2021, marcado por una recuperación empresarial «parcial y llena de altibajos»


Debido a la epidemia, el sector turístico ha aprovechado el estancamiento para mejorar sus instalaciones. / C7

Accelerator señaló que la actividad aumentará a partir de abril de este año y ya alcanzará los niveles de ventas previos a la epidemia en 2023.

Canarias 7 Madrid.

El PIB turístico totalizó 88.546 millones de euros en 2021, todavía por debajo del 42,8% de precio preepidemia y en el mismo nivel que en 2003, por el cierre de viajes hasta mayo y la expansión del parón «repentino» desde mediados de noviembre hasta la sexta ola del coronavirus.

Con estos datos, la participación del turismo en el PIB nacional creció un 7,4%, frente al 5,5% de 2020, pero aún lejos del 12,4% de 2019, año récord para el sector español.

Así lo señala un informe presentado el jueves pasado por José Luis Jordá, vicepresidente ejecutivo de Aceleradora, y Óscar Perelli, director de estudios e investigaciones, quienes estimaron que las ventas en el primer trimestre de 2022 caerían igualmente en un 33,2%. Debido a esta sexta oleada el período de 2019 (disminuyó en unos 10 puntos respecto al final del cuarto trimestre).

A pesar de los efectos combinados de la Triple Crisis -salud por Omicron, energía y suministro- con el final de 2021, la actividad aumentará a partir de abril de este año y las ventas previas a la epidemia alcanzarán los niveles de 2023.

En 2021, la recuperación del sector ha sido «parcial y llena de altibajos» como consecuencia de la evolución del Covid, aunque ha mejorado en 36.039 millones la catastrófica cifra de 2020.

El empleo, con un descenso del 23,8% respecto a 2019, mejoró sobre la actividad. Aceleradora lo atribuye al compromiso empresarial de incluir a los trabajadores en la restauración de la normalidad y al apoyo al Expediente de Control Temporal de Empleo (ERTE).

El «pilar» de la reactivación fue el turismo interior, que empezó a registrar estadísticas de la noche a la mañana a partir de mayo de 2019, con mejores números en campings, apartamentos y casas rurales, generalmente ubicados en entornos menos concurridos, mientras que los hoteles presionados para reducir los viajes de negocios (8,1) . %).

Como consecuencia de las restricciones, el turismo extranjero se ha mantenido débil, con una caída de los ingresos del 59,7% o 29.000 millones de euros, y 31 millones de turistas nacionales de otros países (83,7 millones frente a 2019). Alemania y Francia han sustituido al Reino Unido como principal emisor.

Según la categoría de actividad, los mayores descensos se registran en las agencias de viajes presenciales y los menores descensos en destinos como el golf (-14%) y el esquí (-38,1%).

En 2021 hubo más actividad en destinos vacacionales y de interior que en áreas urbanas, con mejor comportamiento en las comunidades de la España verde e interior (Asturias, Galicia, Cantabria, Las dos Castillas, Extremadura, Navara y Aragón), respecto a las ventas registradas . 30% en comparación con 2019.

Las regiones que más lo sufrieron fueron las más dependientes de la demanda internacional y de larga distancia (Cataluña, Madrid, Baleares, Canarias, Comunidad Valenciana y País Vasco), que cerraron por encima del 40%.

En los destinos urbanos, los peores resultados se dan en las grandes ciudades con mayor volumen de turismo de negocios y demanda de larga distancia, por delante de Barcelona (-74%), luego Madrid (-64%) y Sevilla (-60%), mientras que mejor registro fue A Coruña, Santander, Alicante, Gijón y Santiago de Compostela (por Xacobeo).

A finales de este año, Exceltur calcula que el PIB turístico español alcanzará los 135.461 millones de euros, el 87,5% de la actividad preepidemia y 47.000 millones más que el valor del año recién cerrado.

En este nivel, el turismo volvería a aportar un 10,5% a la economía española, pero aún estaría unos dos puntos por debajo del estándar de 2019 (12,4%).

La demanda nacional recuperará buena parte del terreno perdido (será un 2,3% menos que en 2019), mientras que la demanda exterior seguirá perdiendo un 18,9% en ese año, sobre todo por la ausencia de viajes de larga distancia desde Asia.

La alianza de turismo señala que en la primera mitad del año se debe dar prioridad a una mejor recuperación, para lo cual la próxima generación de fondos de la UE debe jugar un papel vital.

Advirtieron que la primera convocatoria de 2021 «creó una profunda preocupación en el negocio turístico español» porque se optó por una gran distribución regional «en proyectos con poco poder de conversión y en lugares con baja oferta turística».

Para reducir el número de municipios que se benefician de estos fondos, dicen, «el potencial de impacto en el sector turístico en su conjunto es muy bajo», centrándose en áreas relevantes, con su oferta turística, especialmente proyectos con capacidad de convertir los destinos de sol y playa, y con una década de retos pendientes”.

.

Deja un comentario