Ángel Martín: «Ser egoísta es querer estar bien»


Ángel Martín era conocido en televisión por su humor ácido, por su cordura y por la seriedad que demuestra la fina línea de sus labios que nunca desistieron de la risa. Ahora el contexto es completamente diferente. Tras sufrir un brote psicótico que lo mantiene internado durante diez días en un psiquiátrico, no sabe adónde va ni qué historia le ayudará a aferrarse como un clavo ardiendo para seguir viviendo contra su voluntad. De ahí, de esa necesidad, nació Por si vuelven las vocesuna historia que sin duda narra su proceso de pérdida y reconstrucción, que presenta en la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria el miércoles 25 a las 18:00 horas

Solo publica las noticias de la mañana, lo que hace para ahorrar tiempo. ¿Qué pasa cuando guardamos palabras?

No creo que sea malo ahorrarse palabras si se sabe elegir bien. El problema es que, en general, no nos cuesta mucho decir lo que somos, pero sí encontrar a alguien a quien podamos decírselo sin sentir que nos juzgará o nos pondrá una etiqueta rara, que es lo que suele pasar. . . Recientemente, tengo la sensación de que la gente está considerando lo difícil que es hablar sobre salud mental y el problema es que creo que nadie está escuchando. Por lo tanto, empiezo a sospechar que muchas veces no decimos cómo estamos porque nos cuesta encontrar a alguien con quien compartirlo.

¿Y cómo crees que nos cambiamos a nivel social?

No me importa la sociedad. es delicado Mucha gente trata de tirar bolas diciendo que no tenemos suficientes herramientas o que no estamos listos, pero luego a nivel individual no son consistentes en su discurso. Conozco a este tipo de personas, pero cuando llega a casa y le pregunta a su gente ‘cómo están’ y uno dice ‘tuve un mal día’, en lugar de sentarse a escuchar y tratar de ayudar, responde ‘lo estoy’. ‘También hay un mal día, no me dejes meterte con tus cosas’. Muy hipócrita para mí. Presto atención a lo que cada uno está haciendo y mi entorno, en general, hay tendencias que faltan.

«Este tipo de inconsciencia o falta de urgencia en mi mente hace que sea más privado para que la gente se abra un poco contigo»


decoración

James Rhodes contó públicamente su historia sobre la pederastia y ahora hablas del brote psicótico. ¿Cómo es recibido por el público?

Creo que la gente se da cuenta de que no me importa lo que los demás piensen de mí y de mi historia. La sensación fue que tuve la oportunidad de decir lo que experimenté sin preocuparme por las consecuencias. Este tipo de ignorancia o falta de prisa en mi mente de alguna manera hace que la gente se abra un poco más a ti, por ejemplo, a las firmas de libros oa los mensajes que recibo. Tiene que ver con el hecho de que cuando conoces a alguien que ha estado en los mismos lugares que tú, puedes hablar de la misma manera y de la misma manera, sabiendo que te entenderá, lo que crea una especie de burbuja de seguridad donde Tú Puedes charlar tranquilamente y ya sabes si tengo algo que te ayude, te lo diré, pero si no, te escucharé.

En tu papel de humorista, ¿te ayudó el humor en el proceso?

En mi caso, no utilizo el humor como herramienta para hablar de lo que me pasó. De hecho, cuando sales del hospital no hay humor, no está en tu catálogo de emociones. No le pongo más humor al hecho de haber pasado por el psiquiátrico que cuando paro a poner gasolina y tengo un imprevisto. No uso el humor para reforzar algo. En pocas palabras, en mi genética, el humor está ahí, no se eleva por eventos dramáticos. No sé si hay gente que cuando tiene una gran tragedia trata de sentarse del lado de los chistes, pero en cambio esa actitud viene de la inercia.

Cuando tu pareja, la actriz Eva Fernández, dio la voz de alarma, ¿tú mismo no te diste cuenta?

No eres consciente en ningún momento de lo que está pasando porque es normal. No tienes ningún sentido. Habría empezado a preparar café sin agua y pensé que saldría. Estaba varado en el auto creyendo que el combustible era un placebo y ni una sola vez pensé que era extraño no ponerlo y, por lo tanto, algo extraño estaba sucediendo. Para ti, todo lo que haces y sucede es normal. Simplemente imaginas el universo y actúas según los términos que descubres. Entonces, los extraños deben darse cuenta de que estás actuando de una manera que es inconsistente con el mundo. Mientras estás en un brote psicótico no te das cuenta de la mierda.

«Otras personas deberían saber que estás actuando de una manera que no está en armonía con el mundo»


decoración

En algunas entrevistas comentaste que no irías a un psicólogo, ¿crees que este es un mensaje improductivo para quienes están pasando por el proceso, considerando su repercusión mediática?

Hablo desde mi experiencia, así que mentiría si dijera lo contrario. Da la sensación de que tienes que decir lo que ve la sociedad, pero cambiar tu realidad para que tu escaparate sea un poco más grande me parece raro.

Mañana estás en la Feria del Libro de Las Palmas de Gran Canaria, así que cuando decides contar tu experiencia casi como un diario, ¿qué te ha aportado la escritura?

Hice esto porque surgió la posibilidad de escribir un libro que no pude encontrar cuando lo necesitaba. Cuando salí del hospital lo hice sin ninguna esperanza de volver a vivir, como alguien dice que te fuiste y de repente no tiene sentido: no sabes quién eres, no sabes dónde estás y lo único que quieres te quedarás en un rincón para ver como todo se apaga. Busqué desesperadamente testimonios para pasar por lo mismo y aplicar lo que esa persona aprendió… Sí, hay algo en la química del cerebro que explica el mecanismo, pero no me ayudó a responder al craving. Vuelve. Entonces, escribirlo es terapéutico y por momentos difícil, volver a esos tiempos y profundizar lo más posible para explicar qué es, cómo te sientes, cuáles son las cosas que aproveché, el viaje con Conciencia de las áreas donde tienes no haber estado bien siempre cansa. A mi entender, no la presenté como una biografía de aquellos tiempos, sino que tenía la premisa de ser un manual de enseñanza de lo que había hecho para proceder, sobre todo, que fuera rápido y claro de entender, porque si alguien lee esto Es el momento más oscuro del mundo. No puedes molestarte en hablar. Tienes que escribir con la sensación de que cuando abras el libro, te agarraré y haré todo lo posible para no rendirme porque sé que es agotador mantener tu atención. Entonces, si este libro te es útil, lo celebraré para siempre.

«Cuando sales del hospital no sabes quién eres ni dónde estás y lo único que quieres es quedarte en un rincón para ver cómo acaba todo»


decoración

Quizás una intervención física no sea lo mismo que la que experimentaste.

En última instancia, cada uno tiene su propio punto de inflexión. Cosas que para uno no son nada, para otro son marcadores. Es difícil conocer los puntos de inflexión de cada uno, por ejemplo, tengo familiares que se han sometido a una cirugía física grave y esto está directamente relacionado con la mente. El cuerpo y la mente no están separados. Operarse el corazón te conecta directamente con tu mente, quién eres, con lo que sucederá, lo que quieres hacer, si de todos modos continuarás, una vez que te enfrentes a las preguntas de la vida o la muerte, respondió el jefe.

¿La promoción te inspira a través de conversaciones repetitivas?

Entrevistas, en general, no. Es difícil que un entrevistador te conmueva cuando suele estar al teléfono, a la distancia y la intención del interlocutor es hablar más que chatear, lo cual no quiero decir, por ejemplo, nuestra conversación puede ser menos” humano” que una empresa. Con ellos sigo enganchado porque hablas desde lugares comunes y te conectas emocionalmente a compartir con ellos viajando los días que estás así.

¿Qué recomiendas para seguir adelante? Incluso reconstruya su círculo al nivel de padres, amigos, socios.

En este asunto necesitas entender lo siguiente: en este momento la prioridad no son los demás, eres tú. Fin de la historia. No tienes que preocuparte por los demás, tienes que estar bien contigo mismo. Cualquiera que se encuentre en una situación así tiene que hacer un ejercicio de egoísmo extremo, no puede perder el tiempo por la preocupación de su círculo. En un proceso así, cada quien asume las consecuencias y el trabajo a realizar, se van. Lo más urgente es centrarse en el bienestar. No tienes que pasar un segundo de tu día pensando, ‘por qué ya no quiero esto’, ‘si solo dije o hice eso’, no, tienes que concentrarte en lo que te trae emociones positivas. Todo lo demás es lastre. Sin valor. A cualquiera que experimente esto, le recomendaría que se olvide de todo, excepto de lo que genera emociones positivas, desde escuchar una canción en un bucle hasta leer un libro, estar tranquilo mientras camina o se sienta, necesita calma para estar tranquilo. Lo siento, pero es hora de ser la persona más egoísta del mundo y, una vez que lo superas, ya no vale la pena retroceder en el tiempo. Ahora que estás bien, dedica cada segundo de tu vida a establecerte porque caerás en el proceso, te sentirás bien y luego mal, no entiendes, va a ser una montaña rusa muy salvaje, tienes que sacar de la ecuación lo que no eres y estar bien.

Ángel Martín durante la presentación en Valencia de su libro ‘Por si vuelven las voces’. CABALLERO ALEMÁN


El autocuidado es una tarea pendiente.

Nos hacen creer que lo que importa son los demás y esto es mentira. No puedes cuidar a nadie si no estás bien. Dicen que la palabra egoísmo es horrible, pero no, hay un egoísmo incomprensible. Ser egoísta significa querer estar bien y, en ese momento, lo que decidas incluir en tu vida será, incluso con las personas con las que quieras estar, en los lugares donde estés, es decir, serás feliz. porque todos seréis egoístas con vosotros mismos.

.

Deja un comentario