Arte vivo contra el cáncer


«No hay muros entre la ciencia y el arte. Los artistas y científicos necesitan un pensamiento creativo para explorar y profundizar el conocimiento. Así lo dijo María Blasco, directora del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO), quien contrató al artista Daniel Canogar para incluir una de sus obras en la campaña CNIO Arte que presenta creaciones y ciencia en busca de financiamiento para la investigación del cáncer.

‘Fulguraciones’ es la pieza de Canogar en la que juega con la inmensa base celular de la bióloga e investigadora británica Sarah Teichmann, que tiene millones de elementos. Es un trabajo “vivo” que recrea el comportamiento de las células humanas gracias a algoritmos que generan juegos de luz.

«Es un trabajo generativo que nunca se repite, con vida propia como las células», dice Canogar, quien recrea «comportamientos celulares con peculiaridades como infección y propagación» en doce pequeñas pantallas LED. El candidato de Noich, Teichmann dirige el Atlas de células humanas del Instituto Sanger en Cambridge (Reino Unido), uno de los proyectos más ambiciosos de la biología del siglo XXI. Casi trescientos laboratorios de todo el mundo están colaborando con él para mapear los cientos de billones de células que componen el cuerpo humano.

“Es fascinante pensar en la célula como un componente básico de la vida y en comunicación con millones de otras células”, dice Canogar sobre su ingenio de luz y cables que conectan y desconectan interruptores genéticos.

“En el arte siempre ha existido una ciencia, como la alquimia, tan necesaria para los primeros pintores. Ahora estamos viviendo un nuevo auge de la interdisciplinariedad y el arte está cada vez más vinculado a la ciencia ”, dice. Coincide con Blasco en que «el arte es una herramienta para pensar, como la ciencia, y ambos reman en la misma dirección».

Más investigadores

El dinero recaudado con la venta de la obra, que se ofrecerá por 32.000 euros en ARCO, feria de arte contemporáneo que se inaugura el 7 de julio, se sumará a un programa de investigación financiado con aportaciones de amigos del CNIO. Una iniciativa que ha recaudado 800.000 euros en el último año y que, junto a otras donaciones, ha permitido la contratación de ocho nuevos investigadores. El CNIO tendrá su stand en ARCO, que es la primera participación de una institución científica con espacio propio en la feria. Junto a la obra de Canogar, expondrá otras piezas de la colección del CNIO, que, con el apoyo de la Fundación Banco Santander, previamente invitó a artistas como Carmen Calvo, Cheme Madoz y Eve Lootz a trabajar con Margarita Salas, Ignacio Cirac y Juan Luis Arsuaga sobre ‘big data’, física cuántica o biología molecular que posibilitó la producción de vacunas covid-19.

.

Deja un comentario