Benito Zambrano: «Lo primero es que la historia me enamora de manera visceral»


El director andaluz Benito Zambrano, al que se le atribuye ‘Pan de limón con amapola’. / JUAN NAHARRO

El director andaluz acaba de estrenar en los cines comerciales ‘Pan de limón con amapola’, que se rodó en parte en Gran Canaria

Somos seres racionales y apasionados. Hay creaciones o realidades que a veces nos «tocan» de una manera tan profunda que no somos capaces de explicar ni justificar. Así le sucedió al cineasta Benito Zambran (Lebrija, 1965) al leer la novela ‘Pan de limón con amapola’, cuya adaptación en la gran pantalla se proyecta en todos los cines comerciales nacionales desde el viernes.

“Para mí, lo primero es que toda historia, ya sea tuya, una novela o un cuento, enamora de forma visceral, sin justificación ni razón. ¿Por qué? Bueno, solo porque. Es como cuando te enamoras de alguien, no hay razones específicas. Necesito que la historia tenga algo que me impacte, me llene, me detone y me ayude a conectar con la historia y sus personajes. La novela de Cristine Campos me conmovió desde la primera lectura. Encontré unas piezas realmente bonitas, de verdad, que me hicieron llorar ”, recuerda el director telefónico andaluz, que filmó parte de esta producción en Gran Canaria a principios de este año.

Confiesa que luego del impacto inicial que tuvo el libro en él, se abrió una segunda fase de análisis que lo llevó a enumerar algunos de los temas que subyacen a la historia. “He visto que hay muchos temas que me resultan muy interesantes, muchos relacionados con el mundo de la mujer, con nuevas formas de relaciones interpersonales y con nuevos tipos de familias”, dice.

Explica que el volumen de Cristina Campos “tiene una forma muy moderna de contar el mundo de las mujeres”, un ámbito que siempre ha interesado a la directora de la película ‘Solas’ (1999), que entre otras cosas ha sido galardonada con cinco premios Goya. Premios. “La película trata temas muy universales, como la familia, las relaciones entre hermanas, la maternidad tardía, el machismo, cada vez más matrimonios fracasados ​​… Hay muchos temas paralelos que se presentan en diferentes niveles. De esta forma se pueden generar distintas capas que le den más profundidad a la película y que vayan más allá de la anécdota, la historia de dos hermanas que se reencuentran después de muchos años debido a un misterioso legado. Este es solo el punto de partida para adentrarse en un universo mucho más interesante ”, explica el director que estrenó este largometraje en la reciente edición de la Semana Internacional de Cine de Valladolid (Seminci).

En concreto, ‘Lemon Bread with Poppy’ se desarrolla en torno a dos hermanas de Mallorca. Marina lleva años trabajando en África como médica para una ONG, mientras que Ana todavía está en su isla natal, casada con un hombre al que no ama, con su hija y sumida en la ruina financiera. Después de estar separados desde que Marina era una adolescente y su familia la envió a estudiar al extranjero, tienen que volver a reunirse para decidir qué hacer con la panadería que les dejó una desconocida en el pueblo de Valldemossa.

No estamos inventando nada nuevo. La película trata sobre el hombre y muchos problemas y cuestiones que le preocupan, como el amor, el corazón roto, la envidia, la ruptura familiar, la reconciliación, la necesidad de los demás, la infidelidad … todo esto se encuentra entre los grandes temas de la humanidad, tanto en la narración como en la narrativa. en teatro y cine. Y esos son los temas que están presentes en todas mis películas ”, admite el responsable de títulos como ‘Habana Blues’ (2005) y ‘Out in the open’ (2019).

Elia Galera y Eva Martín son las actrices que dan vida a las hermanas principales de esta película. “Siempre hago casting para el elenco. Cuando escribo un guión, no pienso en actores específicos. No me ayudes. Lo que me ayuda es la total libertad de elección de actores. Lo más importante es encontrar los adecuados. Esa es la clave de la película. Encontrarlo siempre cuesta dinero, porque cuanto más trabajas en el casting, más lo buscas y más necesitas localizar los adecuados. Termina siendo un juego de rechazo. No vale la pena encontrar una actriz de un lado y otro del otro. El elenco debe ser como un coro, en el que todos canten bien, estén en el mismo punto y sean adecuados para sus roles ”, explica Zambrano.

Elia Galera, en ‘Pan de limón con amapola’. / Rafa Jiménez Barrón

«Hay equipos y empresas de primer nivel en Canarias»

Desde hace dos semanas y desde finales de enero de este año, el rodaje de la película ‘Pan de limón con amapola’ de Benita Zambrana se ha rodado en varias localizaciones de Gran Canaria. El desafío fue enorme y doble, admite el director sevillano, ya que tuvieron que recrear un hospital y un orfanato en una gran ciudad africana y luchar contra la pandemia del covid-19 cuando la vacunación en España y en todo el mundo dio sus primeros pasos.

“Pudo haberse filmado en Dakar o Darfur, pero era imposible hacerlo en África. Suficiente que logramos disparar en medio de una pandemia. Fue un ejercicio increíble hacer que África fuera creíble en las localizaciones de Gran Canaria, que fueron fantásticas. El equipo de arte hizo un trabajo maravilloso. Otro aspecto positivo fue que pudimos contar con los mejores equipos técnicos y de servicio canarios para este tipo de producciones ”, asegura.

Admite que la lucha contra el covid-19 provocó importantes «costes adicionales», pero los resultados fueron satisfactorios. «No interrumpimos ni un solo día de filmación debido al covid-19. Se hicieron más pruebas, con todos los equipos, con los actores y con la figuración. El rodaje en la isla solo se retrasó tres días porque no pudimos salir de Madrid por la tormenta Filomena ”, recuerda.

.

Deja un comentario