Canarias mira con expectación el examen de Sánchez en el debate de políticas públicas



Un punto de inflexión en la situación política española y en el futuro de la legislatura. El Congreso afronta desde este martes un debate sobre el estado de la nación, el primero en siete años, en el que el jefe de Gobierno, Pedro Sánchez, se somete a un escrutinio de la labor política de los últimos dos años en el que deberá ponerse La mesa su hoja de ruta para el año y medio que resta hasta las próximas elecciones generales, en un contexto de fuerte debilidad parlamentaria e inestabilidad económica.

El líder socialista afronta este debate de política pública en medio de una crisis interna con sus socios de gobierno, unidos podemos; También se distanció de algunos de sus aliados parlamentarios, en especial de la Comisión de Equidad y Reconciliación; con perturbaciones en la superficie debido a los altos precios; y abrumado por las malas perspectivas electorales de la izquierda en general y de su partido, el Partido Socialista de los Trabajadores, en particular.

Consciente de que se agota el margen y el tiempo de maniobra antes de entrar de lleno en la campaña para las elecciones autonómicas y locales de mayo de 2023, Sánchez intenta convertir este debate en un punto de partida para reforzar la acción política de su Gobierno anunciando diversas medidas, o implementando otras medidas que ya se han identificado, para hacer frente a la situación económica y tratando de convencer de que España no está al borde de una nueva recesión, y sobre todo para mitigar los efectos de la inflación en las clases medias y trabajadoras.

Además de intentar establecer un sistema interno dentro del poder ejecutivo en cuanto a las relaciones con el socio, y con los aliados parlamentarios, para implementar la ambiciosa agenda legislativa que pretende impulsar, incluyendo, si es posible, los presupuestos del Estado para 2023, así como para superar graves desacuerdos derivados de cuestiones como el giro del desierto, la política de defensa y gasto militar, el caso de la inmigración (caso Melilla), o el espionaje en el caso Pegaso.

Aunque no aportó ninguna prueba al respecto, se cree en las filas del Partido Socialista Socialista que el presidente aprovechará la oportunidad para realizar una reconfiguración de la parte socialista del gobierno, con ministros de mayor peso político y una nueva gobierno. Estrategia de comunicación, con el objetivo de sacar a la calle lo que se considera un esfuerzo político de gran envergadura, con reformas y medidas de escudo social frente a los dos elementos principales que han caracterizado hasta ahora la legislatura, la epidemia sanitaria y la guerra. En Ucrania, en ambos casos con devastadores efectos económicos y sociales.

Sánchez hará hincapié en dos temas que considera un gran éxito de este Gobierno: la reciente e histórica cumbre de la OTAN en Madrid, y los buenos datos de empleo que genera la reforma laboral.

En cualquier caso, el debate de esta semana se presenta con esta doble perspectiva de proyección y proyección de futuro con otras dos circunstancias de fondo como la reciente llegada de Alberto Núñez Vigo como nuevo líder del PP, que estará presente en circulación en su como senadora pero no podrá intervenir Y el lanzamiento hace apenas unos días de la plataforma Somar, encabezada por la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, que pretende competir con el Partido Socialista de los Trabajadores de izquierda en las próximas elecciones procesos.

Agenda en perspectiva

Desde Canarias se observa el debate sobre la política nacional con una amplia gama de puntos de vista e intereses, según donde se encuentre ubicada cada institución o formación política. El Gobierno regional que preside Ángel Víctor Torres, si bien reconoce que no habrá elecciones generales anticipadas, apuesta por la consolidación política del ejecutivo de Sánchez que favorezca la gestión y desarrollo de la suspendida agenda canaria, confiando en que los posibles cambios en el ejecutivo no no supondrá un frenazo en temas en curso, como la Transformación de la administración del litoral, el pago de 407 millones de deudas en las carreteras, la normalización de las relaciones con Marruecos y sus implicaciones para el control del fenómeno migratorio o en las negociaciones de la vía marítima mediador, o la defensa de la REF en Bruselas. Todo ello antes de que esté en condiciones de negociar con un Gobierno central estable y unificado los nuevos presupuestos del Estado que consoliden el registro canario recogido en las correspondientes cuentas estatales, que el Ejecutivo canario considera “históricos” y compatibles con todos los principios de la REF.

El tema de la migración y las medidas adoptadas para paliar los efectos del volcán de La Palma a finales del año pasado, así como para la reconstrucción de la isla, serán algunos de los temas que abordará Pedro Sánchez en sus intervenciones estos días en la conferencia, así como todo lo relacionado con la normalización de las relaciones con Marruecos.

CC: «Modificar todo»

Sin duda, estos serán algunos de los puntos en los que también influirá la portavoz de Alianza Canaria, Ana Oramas, la única representante de los nacionalistas canarios que intervendrá en esta ocasión tras la salida del Congreso en la primera de la entonces Carolina del Norte. representante, Pedro Quevedo, quien ese día se rindió a María Fernández.

Una de las cuestiones que podrían empezar a esclarecerse en el debate de esta semana es exactamente qué tipo de relación intentarán CC y PSOE con el resto de la legislatura una vez que la formación nacionalista tenga dos escaños en la Cámara, Oramas y Fernández, que podrían ser crucial para aprobar varias iniciativas Legislativas en el marco de la debilidad parlamentaria de los socios de gobierno.

De entrada, la portavoz de CC ha dejado claro que seguirá con su lenguaje duro hacia Sánchez y que será una «enmienda a todas» de sus políticas, pero sin cerrar la puerta a acuerdos que beneficien los intereses de Canarias y otras políticas del estado.

En este sentido, se propondrán las tres propuestas de resolución, que se votarán previa discusión y en las que el CC tiene derecho a participar, con la esperanza de que el PSOE las apoye y con las que se pueda iniciar una agenda de cooperación. Ambas formaciones medirán así el margen al que se puede dar acceso a la razón, aunque la CC ya ha advertido que de ningún modo se incorporará a la lista de socios parlamentarios del ejecutivo.

La cesión de Quevedo a María Fernández, que el jueves debutará como diputada defendiendo las propuestas de resolución de la Coordinación Constitucional, es solo una de las razones por las que los votos de esta formación ganan peso en el Congreso. Y el otro escaño es que los dos escaños que podemos ganar en Canarias, que son el escaño Miri Beta para Las Palmas y el escaño Alberto Rodríguez para Santa Cruz de Tenerife, ya no están bajo el control del Gobierno. Rodríguez permanece desocupado desde que se vio obligado a abandonar el hemiciclo en octubre tras ser sentenciado por el Tribunal Supremo, que ahora revisa el Constitucional, mientras que PETA se incorpora ahora al grupo mixto después de que el exlíder de Podemos abandonara Canarias el pasado Marzo.

Un escenario insólito para el debate sobre el estado de la nación en el que tanto se juega Sánchez y que Canarias mira con expectación.

.

Deja un comentario