Canarias sube al podio de ejecución presupuestaria pese a la ‘parada’ de los inversores


Los presupuestos generales de la comunidad autónoma son el instrumento mediante el cual el gobierno del país fija las cifras de las políticas que pretende desarrollar durante el año. Allí, el dinero se canaliza a todos los departamentos – educación, salud, turismo, justicia … – y también para todos los fines: pagar los sueldos de los funcionarios, gastos de personal, pagar las facturas de luz o agua. edificios públicos – gastos operativos – para pagar intereses de préstamos o créditos bancarios – costos financieros – o para asfaltar una carretera, construir una planta desaladora o renovar ciertas instalaciones de servicios – operaciones de capital -.

Pero una cosa es lo que el Ministerio de Hacienda pone en blanco y negro a la hora de elaborar los presupuestos -un millón para esta carretera, x millones para el sueldo de este departamento, otra igual cantidad para la construcción de un edificio- y la tercera es lo que se gasta en última instancia … Este último es el que mide la ejecución presupuestaria, un indicador que muestra hasta qué punto el gobierno es capaz de cumplir con sus propias proyecciones. O uno que nos permita ver en qué medida este gobierno se ha desviado de sus cálculos y, en definitiva, de las políticas que se ha marcado como meta del año. Por lo tanto, cuanto más se acerque la ejecución presupuestaria al cien por ciento, lo que significa que todo lo que originalmente se dirigió a las cuentas del gobierno se gastó e invirtió, más precisos serán los cálculos iniciales y más correctos serán el gobierno o el gobierno. La institución está interesada en su propia hoja de ruta. Eso sí, cabe señalar que la ejecución presupuestaria al 100% es casi una quimera, ya que puede haber problemas a lo largo del año que no se le pueden atribuir al gobierno en el poder –por ejemplo, cierto trabajo está paralizado– pero eso sí, un porcentaje alto. es requerido. Al cierre de los primeros siete meses del año, en línea con las cifras que acaba de dar a conocer el Ministerio de Hacienda, Canarias tiene una de las tasas de desempeño más altas del país.

69%

Ejecución presupuestaria

  • A 31 de julio, la comunidad autónoma ya ha cumplido el 69% de todos los fondos previstos en los presupuestos originales para 2021.

55%

Ejecución sin costes económicos

  • Si se excluyen las transacciones en activos y pasivos financieros, que podrían distorsionar el indicador, la tasa de cumplimiento es del 55%, la tercera más alta del país.

Cuatro cinco%

Ejecución después de cambios

  • Añadiendo casi 2.000 millones de euros en modificaciones crediticias al presupuesto original, una cifra sin precedentes hasta este año, la tasa de ejecución se reduce al 45%.

104%

Ejecución en 2020

  • En 2020, el “año I” de la pandemia, la ejecución fue del 104% del presupuesto original y del 94%, un porcentaje significativo, después de las modificaciones crediticias.

Al menos desde el punto de vista de la implementación de los costos originalmente planeados. Al 31 de julio, la Comunidad Autónoma ya ha cumplido, es decir, efectivamente gastó o invirtió hasta el 69% de las cantidades previstas en las cuentas estatales. Es decir: de cada 100 euros consignados en el presupuesto, ya se han emitido 69. ¿Es mucho o poco? Bastante, al menos en comparación con las otras 16 comunidades. Solo dos comunidades autónomas -Castilla-La Mancha con un 74% y Mercia con un 76 %- superan el porcentaje de ejecución de la administración autonómica de Canarias, que incluye tanto al Gobierno regional como a toda la red de sujetos dependientes.

Sin embargo, esta es una tasa de interés global que incluye transacciones financieras como un préstamo solicitado a una institución crediticia, banco para pagar un trabajo o servicio. Tanto los activos financieros como los pasivos financieros pueden cambiar la realidad de la ejecución presupuestaria, por lo que el termómetro más confiable para determinar en qué medida los gobiernos se desvían o no de sus pronósticos y sus compromisos políticos es la ejecución presupuestaria si se excluyen. En el caso de Canarias, al eliminar aquellos activos y pasivos que no tienen impacto directo en la economía real, el porcentaje de ejecución del presupuesto original para 2021 será del 55%. Y nuevamente la pregunta es si es mucho o poco, y la respuesta es nuevamente la misma: bastante en comparación con otras regiones.

De hecho, el Archipiélago se repite en la pasarela. A finales de julio, según las últimas cifras oficiales, solo otras dos comunidades autónomas gastaban más del 55% de lo previsto en sus cuentas públicas en los apartados de operaciones no financieras: Cataluña con el 69% y de nuevo, la comarca de Mercia con 61%.

Modificaciones de crédito

En cualquier caso, cabe destacar que el porcentaje de ejecución por parte de la administración autonómica desciende diez puntos –del 55 al 45%, que es cuatro puntos inferior a la media autonómica (49%) – si se le suman 1.932,6 millones de euros, que debería haber sido incluido en las facturas originales como modificaciones de crédito. Esta es una cantidad tan alta, sin precedentes, que nubla la alta tasa de cumplimiento que se habría logrado, incluso con modificaciones crediticias, en números más normales: 323 millones en 2019 fue el más alto hasta la fecha. monto registrado.

“La solvencia final del presupuesto 2021 es muy superior al original, pero aún así a nivel global, lo estamos haciendo mejor que el año pasado”, explica el viceconsejero de Hacienda del Gobierno de Canarias, Fermín Delgado, quien asegura que en la La ejecución presupuestaria de fin de año será la misma que la del año pasado – 104% sobre el presupuesto original y 94% sobre el monto final – “cuando ya logramos un desempeño superior al 2018” –2019 fue Ejercicio con un asterisco debido a un cambio de gobierno en los ejercicios intermedios.

Mole en capítulo 6: Se cumple el 16% de la inversión directa.


decoración

Cuando pone una lupa en cada capítulo sobre gastos, lo que más llama la atención es la baja tasa de finalización de las transacciones de capital. Delgado insiste en que son juegos que tardan más en «madurar», y de hecho se suelen jugar más tarde, pero también es cierto que las Islas Canarias están en la cola aquí.

En el capítulo de inversión real del gobierno regional, la tasa de ejecución es del 16% o del 12%, según se utilice como referencia el presupuesto original o el presupuesto con modificaciones crediticias. Y el porcentaje es aún menor, alrededor del 9% con y sin modificación de crédito, en las llamadas transferencias de capital, es decir, dinero que el gobierno transfiere a los municipios y ayuntamientos para invertir en sus propias carreteras o infraestructura. Solo Aragón presenta porcentajes tan bajos.



Deja un comentario