Clara Peya: «El piano me salvó»


La artista catalana Clara Peya, en una imagen promocional, canta esta noche en la habitación de Miller en la capital grancanaria. / C7

Esta noche, el artista catalán se enfrentará por primera vez al público canario en el edificio Miller en la presentación de ‘Perifèria’

La pianista y compositora catalana Clara Peya ofrece hoy, a las 20.30 horas, en el escenario del Edificio Miller un concierto acompañada de su banda donde presentará su último trabajo, ‘Perifèria’.

Un creador que no puede ser clasificado ni recibido
El Premio Nacional de Cultura de Cataluña por su trayectoria musical y compromiso social, Siendo la ganadora más joven de la historia de este premio a sus 33 años, esta es la primera vez que ofrece su actuación en directo en las Islas Canarias.

Considerada hoy una de las creadoras más originales y singulares del panorama musical español, compone letras en las que explora el arrabal emocional desde la intimidad del otro extremo de su propia identidad. Peya, quien hace dos años participó en la creación del ‘bar’ de una controvertida canción llamada ‘Los Borbones son unos ladrones’ que fue grabada en la cárcel Modelo de Barcelona con 13 artistas de rap nacionales consagrados para protestar contra los juicios abiertos Valtonyc, Hasél y La Insurgencia , explica que en su presentación en vivo «viajará hasta los límites del sonido, a través del estilo pop con electrónica minimalista y una clara apuesta por el piano vertical con mute como opción estética que también se adapta a la opción política: dar espacio a lo acorralado, despreciado «.

Su undécimo álbum se inspira en «espacios de tránsito, márgenes, aquello que no querían que miráramos. Periferias reales y emocionales creadas por un sistema hostil que no nos abarca a todos. Perímetros que enmarcan y clasifican lo normativo y la necesidad de dinamizar». todo para poblar un nuevo espacio sin fronteras ”. Un creador catalán tras el que se pueden rastrear artistas como Samore Pinderhughes, RY X, RHYE, Patrick Watson Douglas Dare, Beady Belle o referentes consagrados como Portishead, Björk o Bon Iver.

Con la banda

Acompañamiento
cantante Enric Verdaguer, Vic Moliner (bajo eléctrico y electrónico) y Didak Fernández (batería y electrónica)A Peya se le suma una sorprendente colaboración de la cantante que cambia en cada uno de sus conciertos de la gira.

Cuando se refiere al proceso de creación de la letra de sus canciones, advierte que se construyen inconscientemente. “Cuando me decido sobre un tema a tratar en mi música o en mis discos, lo considero un aprendizaje. Lo más interesante de mis procesos artísticos es que descubro y aprendo muchas cosas y creo mi propio discurso y mi propia forma de pensar, al mismo tiempo que me informo y escucho muchas voces diferentes. Es por esta razón que me parece muy interesante que cada uno de mis proyectos tenga una columna vertebral muy consistente. En mi álbum anterior, hablamos de deconstruir la idea del amor romántico, y en ‘Perifèria’ hablo de dónde están los límites de lo que se considera normal o normativo ”, dice. «Primero me gusta retomar el concepto y poder explicarlo a partir de la música que utilizo como instrumento de transformación social».

Sus primeros estudios fueron hace años
piano clasico en la ESMUC de Barcelona para posteriormente estudiar música moderna en El Taller de Músics de la misma ciudad. “El primero me pareció demasiado rígido, y tampoco encontré mi lugar en el mundo del jazz puro, así que decidí seguir mi propio camino, explorando y experimentando en busca de mi propio sonido y estilo musical”, dijo. agrega. El piano y su desnudez sonora como fiel acompañante en su trayectoria la ayudaron de alguna manera a revelar su propia identidad como creadora. “El piano me dio mi lengua materna y sin él no sé qué haría. Siempre digo que el piano me salvó ”, admite Peya.

La pianista catalana Clara Peya. / c7

El equilibrio entre música, poesía y transformación social

Los fuertes mensajes de sus temas, junto con el compromiso constante de los activistas, indican que él tiene la perspectiva y la dimensión de la creación como una herramienta o instrumento transformador para inducir el cambio. “En mis proyectos trato de encontrar un equilibrio entre la música, la poesía y la transformación social. Una mezcla que me cuesta encontrar desde hace mucho tiempo. En cierto modo, mi audiencia es de clase media, así que me programo en el círculo del teatro. Además, el tipo de música que hago, aunque no creo que sea elitista, no es para todos. Soy muy consciente de quién soy y de lo que hago, así que tengo que ir entre no perder mi personalidad y, en base a mi música, intentar colectivizar mi mundo más interior o egocéntrico ”, dice.

“Una forma de hacerlo es mostrar vulnerabilidad y debilidad. Creo que cuando alguien se abre y se lo muestra a los demás, crea mucha más empatía hacia el exterior y más personas pueden sentirse identificadas con su discurso. Hay muchos temas tabú de los que hablas en primera persona y que ayudan a la gente a verlo de otra manera. Y eso es muy poderoso. Demostrar vulnerabilidad nos hace fuertes, no solo individualmente, sino también colectivamente. Cuantas más debilidades se visualicen, mejor se podrá combatir colectivamente contra ellas, porque un problema que no se manifiesta no se puede combatir ”, agrega.

.

Deja un comentario