Cuenta atrás para la España cruel en busca de venganza


Jugadores de la selección española, en entrenamiento el lunes. / Marshall (Efe)

Liga de las Naciones

Las lesiones sacuden al equipo de Luis Enrique, que llega a Italia este martes para disputar la ‘final four’ de la Liga de Naciones

Oscar Bellot

La selección española empezó a prepararse para la participación en la ‘final four’ de la Liga de Naciones este lunes. Los 23 jugadores invitados por Luis Enrique llegaron por la mañana a la Ciudad del Fútbol de Las Rozas, y por la tarde terminaron allí su primer y único entrenamiento antes de partir hacia Milán esta mañana. El miércoles, en el mítico Estadio de San Siro, se enfrentará a la completamente nueva Italia de Robert Mancini, actual campeón de Europa y terrible rival de esta Roja, llena de dudas. En caso de que ganen al Nazionale, les espera otro partido de altura, también en la ciudad de Lombardi, con el ganador de la segunda semifinal, que jugará contra Bélgica y Francia el jueves en el Juventus Stadium de Turín, mientras que si no lo hacen , si pasan la prueba contra Azzurra, tendrán que conformarse con una pelea por el tercer y cuarto lugar en la capital piamontesa.

Un escenario en el que nadie quiere pensar dentro de un equipo que está sacudido por una serie de contratiempos en forma de lesiones. Luis Enrique ya sabía de antemano que tendría que hacer encajes en la delantera, donde el asturiano se vio privado de dos nueves de referencia: Gerard Moreno y Álvaro Morata.

El delantero del Villarreal sigue recuperándose de unos problemas en las patas traseras de su pie derecho que lo mantienen alejado del campo desde mediados de septiembre y que ya le han obligado a dejar la concentración de la selección durante el descanso de ese mes, mientras que el delantero de la Juventus sufrió una lesión en el tendón del muslo derecho frente a la Sampdoria.Evitará que se presente en el país anfitrión. Dani Olmo y el nuevo Abel Ruiz también están en el dique seco, lo que dejó al técnico en la posición más alta.

Sin embargo, el gijonés también ha tenido un trabajo frenético desde que ofreció la lista el pasado jueves. Pedri, Marcos Llorente y Brais Méndez se han ido cayendo sucesivamente debido a los diversos accidentes sufridos la semana pasada. El tinerfeño azulgrana, que jugaba en el centro del campo a los 18 años, se vio obligado a ayudar a su equipo en la Champions League, y el resultado fue una rotura de los músculos del cuádriceps de la pierna izquierda.

Luis Enrique llamó inicialmente a Brais Méndez para compensar su ausencia, pero el centrocampista del Celta cedió el partido la última jornada ante el Elche por un esguince en el tobillo izquierdo, y esta vez se eligió a Sergi Roberto, quien suma su versatilidad y experiencia pero es lejos de su mejor momento, lo que se suma a la polémica ya polémica invitación en la que ya no aparece ningún miembro del Real Madrid, pero aparecen cuatro integrantes del Barça, el equipo con más representantes a pesar de su estado depresivo.

El segundo en entrar en el último minuto fue Bryan Gil, suplente del también lesionado Marcos Llorente. En esta ocasión, Luis Enrique nombró como delantero al polifacético jugador del Atlético, por lo que se decidió por un hábil ala del Tottenham que cubrirá el campo en la delantera del ataque.

Luces y sombras

Entonces, Luis Enrique tiene que servir como sastre en un equipo que está a dos pasos de levantar el título, que no logra desde que cerró en 2012, al ganar la Eurocopa de Kiev, el ciclo de oro que ha comenzado. cuatro años antes en Viena. Es cierto que la Liga de Naciones no tiene la esencia de otros campeonatos, pero jugar metal siempre atrae y la ilusión del éxito de Portugal es máxima.

Aunque el verdadero objetivo del proceso de regeneración desde la llegada de Luis Enrique es el Mundial de Qatar del año que viene, cuya fase de clasificación se ha visto muy comprometida para La Roya, la posibilidad de revancha por la derrota en semifinales de Italia sedujo primero a los nuevos. Europeo. España extrajo entonces su gen más competitivo y demostró que es capaz de luchar contra cualquiera, a pesar de que renunció a lanzar penaltis.

Pero el equipo nacional sigue arrojando luces y sombras. Refrescante y valiente, se ganó el pasaporte a estos ‘cuatro últimos’ de la Liga de Naciones al derrotar a Alemania (6-0 en La Cartuja). Aún así, sigue siendo un equipo lindo que puede tropezar inesperadamente, como sucedió hace apenas un mes en Suecia. Pese a ello, Luis Enrique sigue siendo irresistible a las críticas. Convencido de que el curso es el correcto, tiene una nueva prueba de fuego esta semana y es más buscado que nunca por lesiones.

.

Deja un comentario