Dos expertos en seguridad en cuevas aconsejan levantar la visera de Fallen Cliff


Vea la visera y las cuevas principales del sitio arqueológico Risco Caído. / Arcadio Suárez

Los socios de la empresa Tecminsa creen que esta es la mejor solución posible para lograr la seguridad, protección y autenticidad del sitio.

Jesús Quesada

JESÚS QUESADA Las palmas del Gran Canaria

Sujetar la visera que cubre el sitio arqueológico de Risco Caído con varias columnas estratégicamente distribuidas, coser las fracturas que proporciona esta piedra con pernos para convertirla en un bloque y luego quitar las columnas es la recomendación adaptada por los expertos en seguridad subterránea para la visita a La Geoda. de Pulpí, en Almería, realizaron el Cabildo para evitar deslizamientos de tierra y caída de rocas que impiden las visitas al santuario del Paisaje Cultural de las Montañas Sagradas, cueva número 7 de ese yacimiento de Artenara.

Aunque necesitan más datos sobre la penetración de diferentes fracturas para seleccionar una solución concreta, los socios de la empresa Tecminsa SL, que participaron en la adecuación y puesta en valor de diferentes espacios bajo tierra como lugares de esparcimiento y dispersión, están a favor de esta intervención. , que consideran «mínimamente invasiva», como la mejor solución para combinar seguridad, protección y autenticidad del sitio.

Siempre tras el seguimiento de la cornisa aportando un mapa de las fracturas existentes y el deslizamiento de la visera, estimado en un peso estimado de 5.000 toneladas, se expuso cuidadosamente la propuesta del geólogo Francisco Javier Fernández y el ingeniero técnico de las minas José Ángel Solanilla en la reciente VIII Jornadas de Cumbres del Patrimonio Mundial, dedicadas a la preservación del patrimonio troglodita.

Fernández y Solanilla, quienes han trabajado con Cabildo en Risco Caído durante muchos años, tanto en trabajo teórico como aplicado, argumentan que el soporte inicial de la visera, la sutura de fracturas para evitar que se expandan más y la remoción final de las columnas resulta en la mejor opción desde el punto de vista de la seguridad, el cuidado y la autenticidad, incluso si la presencia visual de tales columnas durante un período que estiman es de al menos dos años, reduce la autenticidad temporal del sitio.

También partidarios de la limpieza de las plantas que aquí crecen y el sellado de grietas visibles de la visera cada dos años, los socios de la empresa que consigue hacer posible la apertura de espacios subterráneos como las Cuevas de Fuentes de Denied de León (Badajoz) , Mina La Pastora de Aliseda (Cáceres) y Cova del s’Aigua de Ciutadella (Menorca) el uso de agujeros para coser la cubierta del Risco Caído, así como el derribo de la cornisa porque protege las cuevas y será difícil controlar sus efectos «sobre la herencia troglodita.

La decisión de cerrar la cueva número 7 de Risco Caído, con réplica exacta en el museo de Paisaje Cultural ubicado en la localidad de Artenara, en visita pública para su conservación y seguridad, fue acertada tanto para los expertos como para la limpieza de plantas realizadas en la cornisa y la apertura de unos huecos en las puertas de las cuevas para su ventilación y para evitar la humedad por condensación en su interior.

En sus impresiones de la estabilidad de las cuevas trogloditas del Paisaje Cultural de las Montañas Sagradas, ambos expertos en seguridad subterránea defendieron la implementación de una intervención urgente y de corto plazo en El Solapón por fracturas tanto en el macizo rocoso que lo protege. cueva y en su acceso.

También recomiendan intervenir en la localidad troglodita de Acusa Seca, donde se han registrado deslizamientos de tierra en los últimos años y hay varias cuevas que han sido especialmente dañadas.

En Cuevas del Rey, y a pesar de las vallas antideslizamiento instaladas hace tres años, han propuesto reubicar a los vecinos que aún viven allí.

.

Deja un comentario