Dos machos y un destino heredado


Victoriano Suarez Alamo

Rural tiene sus códigos. Quienes viven de la agricultura y la ganadería han heredado su forma de vida, ni mejor ni peor que los considerados urbanos. El apego a la tradición y el supuesto carácter grosero atribuido principalmente a los hombres del entorno es el germen de ‘Rendir los machos’, el primer largometraje de David Pantaleón en Gran Canaria, que se proyectó esta semana en el Festival Internacional de Cine de Goa, en Goa, tras ganar el Premio Español de Acción Cultural (AC / E) en el Festival de Cine de Sevilla, donde se estrenó, y la mejor película nacional en el 28º Festival Internacional de Cine Independiente de Barcelona, ​​L’alternativa. Su lanzamiento comercial está previsto para el verano de 2022.

La película cuenta la historia de dos hermanos que se pelean y cuyo padre, que acaba de morir, deja un legado al trasladar una serie de machos cabríos del norte al sur de Fuerteventura, para llevárselos a su ganadero Don Oswald. . Si no emprenden este viaje a pie, no recibirán su parte justa de la herencia.

‘Render the men’ estaba hirviendo. “Han pasado siete años desde que surgió la idea y empezamos a trabajar en ella. La idea nació en conexión con un taller de escritura de guiones dirigido por Andrés Koppel y Rolando Díaz. Realmente no recuerdo cómo surgió, pero se encendió la luz y seguimos adelante ”, recuerda el director Gran Canarie, uno de los autores de cortometrajes más famosos del cine español.

«Hacer una película es casi un milagro, pero rodarla con tus hermanos como personajes principales es un milagro más grande».

“En el camino, conocimos a Chan (Sebastián Álvarez, de la productora Volcano Films) y él fue el detonante para que esto realmente comenzara. Si me lo dijeras a priori, no haría nada, porque parece demasiado tiempo. Pero pensar en el tiempo no es lo mismo que vivir el tiempo. Me di cuenta de que la paciencia es una de las grandes virtudes que debes tener para trabajar en este gremio. Los tiempos no están marcados por uno sino por muchos componentes que te envuelven en un acto creativo ”, señala quien tuvo que aparcar un proyecto de largometraje para desarrollar su cortometraje ‘Perro rojo, con Zentrop España y Muack Canarias, cuando la crisis económica generó una burbuja inmobiliaria. “Esta idea de que pasa un tren … es una idiotez, hay que relajarse y no ser dramático y tener paciencia”, repite.

Con sus hermanos

Ahora, después del lanzamiento de ‘Surrender the machos’, Pantaleón dice que está ‘lleno de amor’. “Siento que no fue una experiencia traumática para todo el equipo de filmación. Todos sentimos que es nuestro. Hay algo en el alma de la película, en la forma en que se hizo, que se traduce en lo que ahora recibimos como comunidad ”, explica. Cerca de una treintena de participantes de esta Producción de Volcán y Fideos viajaron a Sevilla. Incluidos sus hermanos Alejandro Benito y Julio César, quienes protagonizan la película.

David Pantaleón, en el centro, con dos de sus hermanos, protagonistas de la película ‘Render a los machos’. /

Sebastián Alvarez

“Fue una experiencia increíble que los protagonistas sean mis hermanos. Hacer la película es casi un milagro, pero rodarla con tus hermanos como protagonistas es un milagro mayor. Es asombroso cómo lo aceptaron. Ahora el círculo está cerrado, se ve a sí mismo en toda la vorágine de fiestas como Sevilla ”, dice el autor del cortometraje ‘El ternero pintada’.

“Sabía que quería trabajar con actores naturales o no profesionales. Buscábamos gente en Fuerteventura con las características de mis hermanos y en un momento me decanté por ellos. Les consulté y se unieron. Eso nos dio una especialidad. Tenemos las herramientas para trabajar con profesionales, y ellos, como Luifer Rodríguez, Luis Monzón o Lili Quintana, tienen las habilidades para hacer lo que se les exige. No tuve eso con los hermanos, pero podría haber explicado de otra manera lo que quería. El «trasfondo» que tenemos desde la cuna. Les dijo, por ejemplo, que dijeran las cosas como les decía papá, les recordaba cuando se enojaba con los trabajadores de la empresa y cómo les hablaba. Lo jugamos todo en beneficio de la película ”, dice.

Durante la Feria de Agricultura, Ganadería y Pesca de Fuerteventura (Feaga) se encendió la mecha. “Fui con mi hermano Alejandro y encontré una realidad muy atractiva. Es como una feria de música y cine en la que llevas a tu rebaño. Tienen ‘backstage’ para los ganaderos, que son como estrellas de rock ”, recuerda. En ese enclave se cruzó con Juan ‘El Chapu’, quien finalmente aparece en esta película. “Canta una corrida de toros en la película y lo conocimos en Feagi, cuando apareció en silla de ruedas con parlantes, se vistió como un mexicano y se puso a cantar con todos esos vaqueros que en realidad son cabreros y que cantaban y lloraban con él. Descubrió algo muy interesante para mí para rascar y seguir adelante con el proyecto ”, enfatiza.

David Pantaleón habla de ‘vaqueros’ y es que ‘Surrender to the Males’ podría entenderse como un híbrido entre un western moderno desarmado y una ‘road movie’. “Los protagonistas son dos tipos fuertes que son realmente lindos. De los conflictos, el de ellos también, no se habla, es una idea muy masculina. Mantienen ese aislamiento verbal, pero por otro lado se comunican como si fueran niños – dice.

La principal «idea» en la que se basa la reflexión fundamental de la película es «que las tradiciones se perpetúan porque hay funcionalidad en ellas». Es como la cosa del gato negro. Tiene funcionalidad y es que puedes toparte con él de noche porque no lo ves. La idea de tradición es lo que hace viajar a estos hermanos tras la división de la herencia. Esto nos hace ver que tiene un significado funcional y por tanto podría ser una tradición que se mantenga en el tiempo. Esto crea el ‘Deus Ex Machina’ en la película, y ese es ese padre muerto que no está, pero que mira y se convierte en la piel de esa hermana de los dos cabreros como la mano de ejecución. Se retrata la idea patriarcal del pasado, pero es la que, escondida, como es habitual en nuestra sociedad, realmente busca en el fin del mundo ”, dice el cineasta.

Los protagonistas son las cabras

Los dos «hombres» principales de esta ficción conviven con otros siete amigos de cuatro patas, cuya elección fue crucial para el rodaje de la película. “Fue un momento crucial para saber si todo era factible: ‘lanzar’ a los machos y saber trabajar con ellos. En Fuerteventura encontramos el susurrador de animales que necesitábamos. Solo una cabra es de Fuerteventura. La gente de allí es muy salvaje, muy fuerte y difícil de soportar. Los Jairos fueron registrados en Lanzarote y Gran Canaria. Así que un mes antes se reunieron siete machos mansos para ser tratados por Cerpa. Luego incluimos a los actores durante otra semana anterior, para ver si estaba tirando de la cosa o no ”, recuerda Pantaleón.

Los animales generaron momentos “mágicos”, dice el cineasta isleño. «Simplemente llegó a nuestro conocimiento entonces. Queríamos que hicieran una cosa y encontramos oro en la película en lo que no estaba planeado. Queríamos que salieran por la derecha y salieran por la izquierda porque los actores no podían redirigirlos. No fue planeado y hubo casos en los que salió muy bien. No es una película de muchos planos, sino de planos generales y abiertos. Fue un trabajo de disparar más que tiros. Así nos funcionaron muy bien las primeras grabaciones, que fueron como ensayos – explica.

Tener un “equipo técnico muy aceitado”, dice el director, permitió un espacio de improvisación y maniobra que de otra manera hubiera sido impensable.

Todo en un entorno natural que es otro personaje de «Render the machos». “No se puede entender una película fuera de Fuerteventura. Es un paisaje caprino por excelencia del archipiélago y su paisaje es como un espejo de esos personajes secos y toscos que cuando miras al fondo crean destellos de micro-paraíso ”, señala desde la isla, que la película retrata en un De manera espectacular, incluyendo una serie de drones. El trípode y la mirada de ese padre ausente ”de la que surge toda la historia.

.

Deja un comentario