Dos nuevos «monstruos» que iluminan la noche en La Palma.


Jorge, que vive al borde de la zona restringida del volcán La Palma, acude a la iglesia de Tahuya para ver con binoculares cómo evolucionan dos nuevos coladas de lava, que nacieron la mañana pasada a escasos metros del cono principal. Una masa de rocas bajo mil grados fluye fluidamente al norte de otro río de magma, el que llegó a las cercanías de La Laguna y ya ha cruzado la carretera a Takand. Por el momento, su hogar no está en peligro. Pero ya ha aprendido que puede pasar cualquier cosa. «De esto [en referencia al volcán] puedes esperar cualquier cosa. Estos dos lavados pegaron fuerte. Un par de horas después, se llevan el edificio que estaba allí. Conocía la casa. Y, por supuesto, hay otros «.


Las emisiones de dióxido de azufre están aumentando rápidamente y se espera que la erupción sea la más larga de los últimos 500 años.

Las emisiones de dióxido de azufre están aumentando rápidamente y se espera que la erupción sea la más larga de los últimos 500 años.

Aprender más

Desde el punto de vista de la iglesia de Tajuya, la ceniza golpea con tanta fuerza que parece que la lluvia de las pelotas de goma que se usan en las canchas de fútbol artificiales rebota en la cabeza. Existe una paradoja difícil de explicar. Jorge mira la lava, esperando que no baje a la rotonda donde está la casa de sus padres, y después de la erupción, la suya también. A su alrededor, decenas de personas se sientan en trípodes, se enderezan las capuchas y esperan a que tomen la mejor foto de dos nuevas corrientes de fuego que descienden a gran velocidad, «como agua», repitiendo aplausos.

Este domingo se cumplen diez semanas del descubrimiento de tierras en el monte Cabeza de Vaca en el municipio de El Paso. Los últimos días han estado llenos de esperanza por lo que parecía llevarse el «escarabajo», el «gallo» o el «monstruo», según a quién le preguntes, que ilumina las noches en la isla. Sin embargo, para los especialistas, que empezaron a hablar de algún debilitamiento de la actividad eruptiva (siempre dejando claro que nada está fuera de discusión), el jueves se sorprendió un poco cuando se abrió una nueva boca al sur del cráter. Y otro este domingo, con dos nuevos centros de emisión apareciendo y amenazando con ser evacuados nuevamente.



“Este es el zumbido que se puede escuchar aquí todo el día. Es posible que lo vuelvan a evacuar ”, apunta Jorge. Las familias de Takanda de Abajo, Takand de Arriba y Tazhuya han tenido que huir de sus hogares en varias ocasiones, especialmente debido a la liberación de gases tóxicos. Se interponen en el camino de por vida en caso de que tengas que cerrar la puerta de la casa por última vez. «En uno de esos episodios [de salida inmediata]“Me llamaron para atrapar al perro”, dice Juan, el amigo de Jorge. ¡He estado en Santa Cruz de La Palma! «, Que está a más de media hora en coche. «Este lavado, el último, se está derramando, viene, pero hay un pequeño barranco, así que no creo que venga».

La isla tiene que aferrarse a algo en medio de tanta incertidumbre. Como se indica en el Plan de Acción de Catástrofes Volcánicas de Canarias (PEVOLCA), las emisiones de dióxido de azufre (S02), uno de los indicadores que refleja el estado de vigilia del volcán La Palma, aumentaron este sábado a un ritmo de 30.000 a 49.999 toneladas anuales. . día. La sismicidad a profundidades medias ha aumentado en las últimas 24 horas. Las vibraciones del volcán también aumentaron. Todo indica que la erupción aún está lejos de terminar y será la más larga de los últimos 500 años. La gente de La Palma ya se está acostumbrando a recoger uvas entre choques y terremotos.



Todo este domingo Julia dio la vuelta a la casa por si aparecía la Guardia Civil y le pedía que saliera de la casa. Este es uno de esos planes extraordinarios que se llevan a cabo en La Palma desde septiembre. Ella se preocupa. Al fondo, parece que los nuevos estuarios en erupción querían desnudar el cono principal que sobresale del volcán, creando dos coladas de lava que corren hacia su hogar. Pero este es un efecto óptico volcánico (otro fenómeno sin precedentes que ocurre en esta isla). En principio, estos ríos se unirán a los antiguos y no llegarán a sus raíces. Sin embargo, tiene una petición: “Que vengan y digan: mira, cocina algo, porque esto [en referencia a la colada] se puede ampliar y puede entrar en una rotonda «.

“Si lo ven caminando”, y Julia señala la calle por donde debe fluir la lava, “déjenlos ir y díganos que estemos en guardia. ¿Pero has visto a alguien por la zona? «- hace una pregunta. Ella tiene una buena razón, después de todo. Compró una secadora este sábado y quiere quedársela a toda costa. «Avísame con anticipación. Si no lo hacen y me dicen ‘vete’, les diré: no, me quedo con la secadora primero».

suscríbete a nosotros en Telegram



Deja un comentario