El Ayuntamiento defiende la gestión pública del monopatín «para llegar a más gente»


Un ciudadano circula en monopatín por un carril bici en la zona portuaria de la capital grancanaria. / JUAN CARLOS ALONSO

La capital grancanaria ha puesto en marcha la gestión directa de estos vehículos a nivel nacional en una prueba piloto que tendrá una duración de dos años

Javier Darriba

JAVIER DARRIBA Las palmeras de la Gran Canaria

El sistema de préstamo de patinetes en la capital grancanaria será gestionado directamente por el Ayuntamiento a través de la Sociedad Municipal de Aparcamientos (Sagulpa). El grupo de Gobierno decidió apostar por este tipo de explotación tras la “buena experiencia” del servicio público de bicicletas (Sitycleta) y su intención de “llegar a más gente”,
expandir el servicio de patinetas a zonas a las que una empresa no puede llegar por entender que son poco atractivas desde el punto de vista de la rentabilidad económica.

De esta forma, la ciudad se diferenciará de otros grandes municipios españoles, que han optado por explotar el servicio a través de modelos de gestión indirecta. Así se refleja en el ‘Estudio Económico del Servicio Público de Patinetes Eléctricos Compartidos en Las Palmas de Gran Canaria’, que sirvió de base para la puesta en marcha, este año, del patinete público de la marca Sítyneta.

En este informe se escogieron tres ciudades para ser tomadas como referencia para entregar el sistema a empresas especializadas. Así, diecisiete empresas diferentes operan en Madrid; en Sevilla, tres; y en Málaga, cinco.

Sin embargo, en Las Palmas de Gran Canaria hubo una apuesta por la explotación directa. “Hemos analizado la situación en otras ciudades, así como en Santa Cruz de Tenerife (donde operan cuatro empresas), y en la mayoría de los casos han dado problemas, lo que no quiere decir que estén funcionando mal”, explica el concejal de Movilidad. , José Eduardo. Ramírez. Esto se refiere, entre otras cosas, a problemas regulatorios que se han producido en algunos municipios o, más concretamente, al abandono descontrolado de estos vehículos en las calles y aceras de esas ciudades. El informe Sagulpa menciona esto, cuando dice que
muchas empresas, al no tener bases fijas para las patinetas, “causaron el caos al entregar vehículos a las ciudades donde estaban plantados”.

Por ello, entre otros factores, el compromiso público. “Creo que seremos los primeros en tener un sistema público de gobernabilidad directa”, dijo Ramírez, “en Sítycleta, demostrado que la gobernabilidad pública funciona bien”. Y apunta que en pedidos anteriores «fallaron dos intentos de concesión del sistema de bicicletas, hasta que se hizo el pedido en Sagulpa».

Además, la explotación sin intermediarios permitirá ampliar la red de patinetes eléctricos por toda la ciudad. “Nuestro objetivo es democratizar la movilidad sostenible y llegará también a la parte alta de la ciudad, a más gente mejor”, prosiguió el alcalde, señalando que este objetivo político se puede ver de una forma más asequible política de tarifas asequibles.
“Vamos a poner estaciones en lugares donde una empresa privada no lo va a hacer porque no es rentable”, dijo Ramírez, “nuestro objetivo no es ganar dinero usando patinetas sino que el servicio funcione con normalidad”.

Por ello, las tarifas serán más bajas en otras ciudades para los abonados, pero no para los usuarios ocasionales, ya que el objetivo es que el monopatín se convierta en un medio de transporte habitual, no turístico ni de ocio.

PRECIOS

  • 20 minutos.
    El precio medio de otras ciudades es de 4 euros. Aquí nadie paga el abonado y el no abonado, 4 euros.

  • 1 hora.
    Los abonados pagarán 8 euros y el resto, 12 euros. En otros municipios, esta vez cuesta 10 euros.

  • 1 hora y 20 minutos.
    El abonado aquí pagará 12 euros frente a los 13 de otras ciudades. El no abonado, 16 euros.

  • 2 horas.
    Los abonados pagarán 20 euros y los no abonados 24. Es más caro que la media española (19 euros).

Además, para evitar la proliferación de vehículos dispersos por cualquier punto de la ciudad, se impondrá que la retirada y devolución del monopatín se realice en las bases habilitadas para ello.

El servicio operará bajo el paraguas de la gestión pública durante los próximos dos años. Con la información recopilada durante este período, decidir si preservarla, ingresar a un modelo indirecto o elegir un sistema mixto.

.

Deja un comentario