El canario que plantó Ayuso



Especialista en medicina preventiva, es una de las vecinas célebres de esta ciudad, condición que padece hasta tal punto que tras 21 años en Madrid, mantiene un esmerado trato que distingue al canario por no sucumbir a la apariencia de grandeza por la responsabilidad que ha tenido en la gestión de la salud pública, primero durante la crisis del ébola, con la presidenta Cristina Sifuentes -entre 2015 y 2017- y en la segunda fase (en los últimos cuatro meses de 2020) con Isabel Díaz Ayuso, nuevamente en la Dirección General de Salud Pública de la capital del estado. … «Hasta donde yo sé de ellos, a nivel político, no tienen nada que ver con esto». «Como persona, prefiero a Cifuentes».

Durante la crisis del ébola dimitió por malas relaciones con el entonces ministro de Sanidad, Jesús Sánchez-Martos. Luego, tras su regreso a la jefatura general, durante el coronavirus, también dimitió por su disconformidad con la decisión de Ayuso de solicitar una transición a la fase 1 ya que «no se basaba en criterios de salud». “Renuncié porque se tomó una decisión muy seria en contra de mi criterio técnico y de mi equipo, que pone en peligro la vida de las personas. Para aquellos de nosotros que no tenemos más que nuestros principios, no debemos abandonarlos «.

Yolanda Fuentes dice con orgullo que nació en el seno de la familia San Andrés que había que superar muchas necesidades. Su padre, trabajador del astillero Nuwas, plantaba huertos y se hacía a la mar los fines de semana y festivos, mientras su madre cuidaba de sus cinco hijos; ella es la más pequeña. De niño, recuerda que no había camino a la montaña y, sobre todo, sus hermanos debían trepar al colmado en hombros o cabeza; Ni siquiera había agua potable.

Aprendió sus primeras letras en la antigua sede del colegio República Argentina, y luego ingresó al instituto del Bachillerato de Anaga. Tuve que ir a la escuela como chola del Muelle Norte «. Fue en el segundo BUP, cuando le ofrecieron convertirse en médico de cabecera debido a un accidente de motocicleta en el que resultaron heridos algunos de sus compañeros. “Me gustó mucho la ciencia y las matemáticas; la medicina fue mi primera opción.

Tras estudiar y cursar Medicina y Cirugía en la Universidad de La Laguna, se trasladó a Madrid para reunirse con el MIR, recibiendo el puesto de Especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública en el Hospital Universitario el 12 de octubre.

Primera oracion

Yolanda Fuentes recuerda que la primera vez que le ofrecieron un alto cargo en la gestión sanitaria, trabajó para la Infanta Cristina en Parla, y le ofrecieron ser directora médica del Hospital Carlos III, donde ejercía de médico preventivo. practicando. “Como tengo la mala costumbre de usar todos los uniformes, dije que sí”, se ríe. Aquí es donde comenzó lo que él llama su gira. Primero en la Dirección Médica Carlos III durante cuatro años, hasta que en 2012, por una crisis de salud, dos años después, el centro se integró en La Paz, y el gerente le ofreció el puesto de Subdirectora de Medicina, a lo que accedió. . Y Crisis del ébola en 2014, “Y me lo comí con patatas”, y “en 2015 recibí la primera llamada para decir si quería ser Director General del Departamento de Salud Pública de Madrid, y también dije que sí”.

Cuando se le pregunta si alcanza el cargo por Cercanía política, Yolanda asegura que “nunca nadie me ha pedido ni exigido cercanía política.… Y desde lo alto del monte San Andrés, no es que tenga una agenda amplia ”, dice en tono de broma.

Durante la crisis del ébola, tuvo la oportunidad de reunirse con Soraya Sáenz de Santamaría, quien presidía el comité de expertos en ébola. Este comité de expertos sí existió, y el Dr. San Andrés es corporativista y rompe la lanza para el comité de Covid: «Conociendo al personal del ministerio que son mis colegas, debe haber habido un comité de expertos en coronavirus también». “Conozco a Fernando Simón, que también estuvo en el Comité de Expertos en Ébola, Director General del Departamento de Salud Pública, y son personas muy serias; políticamente trabajaron con todos «. Recordemos que Fernando Simón llegó a la comisión “porque el ministro del PP le creyó; son técnicos, no cargos políticos; e idealmente persisten en el tiempo independientemente de la coloración política existente «. “Si los políticos deciden todo sin depender de los técnicos, es malo para los países; Otra cosa es que le presten atención para poder mostrar el botón ”, dice, refiriéndose a su experiencia personal. “Me llamaron y no conocía a Cristina Sifuentes ni a la consultora”, cita como ejemplo.

Mala experiencia

Después de una mala experiencia como director de salud pública … ¿volverías a trabajar en la gestión sanitaria? Yolanda Fuentes admite que probablemente lo habría rechazado, pero no lo dice categóricamente. “Recuerdo la segunda vez que me ofrecieron tomar la iniciativa y le dije a la madre que me dio a luz, ella me dijo: haces lo que quieres, pero ¿dónde crees que puedes hacer más? ¿Mejorar la atención médica? Y eso me metió en problemas porque no me dijo dónde iba a conseguir más o dónde iba a trabajar en el mar, sino dónde podía hacer más para que la gente mejorara las cosas.

“Siempre me ha motivado la ilusión de que puedo mejorar las cosas en mi lugar”, admite Yolanda Fuentes, y “esa es la motivación que siempre me ha guiado, porque políticamente no represento a nadie; Nadie me preguntó ni insinuó nada «.

Sobre la situación actual con el coronavirusYolanda Fuentes dice que la propagación del virus en interiores no es negociable, pero siempre es necesario evaluar si se producen brotes. “Dado lo que pasó con los viajes a fin de año, es un poco triste que los esfuerzos de tantos profesores y directores de secundaria se hayan tirado por la ventana, y no me refiero solo al caso de Baleares, que fue abrumador . » Y eso marca la diferencia entre el ruido y las regulaciones de las redes sociales, los protocolos de salud pública y qué hacer. Esto recuerda el caso de los pasajeros de avión que tuvieron que pasar por cuarentena cuando volaban a Galicia porque otros no seguían las normas.

En lo que respecta a la lucha contra el coronavirus, se pone en el papel de gestores de salud pública: “Es muy difícil, es una pandemia mundial y es muy difícil tomar decisiones. Una relación que no vale la pena es salud-economía. No hay economía sin salud; Cuanto antes detenga el negocio, más probable será que la economía funcione mejor, porque si no lo hace, tendrá que cerrar el trato con la bestia y las dificultades empeorarán; este equilibrio es muy complejo. Yolanda Fuentes considera normales los «altibajos» de la morbilidad Covid, porque tienes medidas muy estrictas, el número de casos disminuye, nos relajamos a medida que crece la población y aumenta el número de casos. «Estas son las olas de la epidemia». “Tenemos una herramienta mejor con la que nunca soñamos hace un año: una vacuna maravillosa, y estamos avanzando muy rápido. Esto es un lujo. Debemos acelerar la vacunación tanto como sea posible y ser muy serios al tomar medidas; Creo que en nuestros centros se encerraba a personas mayores.

“Logramos cuidar con éxito la situación en los centros, para que luego, con las vacaciones, comenzaran los disturbios. No puede terminar la escuela y dejar que todo esto termine. Necesitamos un poco más de paciencia ”, recomienda.

“La máscara será parte del guardarropa interior y no será necesaria al aire libre a medida que avancemos”, dice. Cuando se le pregunta qué se necesita para volver e instalarse en Canarias, es categórico: trabajo, «porque tanto mi hijo como yo tenemos la mala costumbre de comer», se ríe. “Nos enseñaron que nacimos pobres y que teníamos que pagar”, agrega. “Nunca pensé en meterme en política; mi concepto de vida es el trabajo. No sé de política, sino de trabajo honesto.

Mañana volverá a ser una gaviota en Madrid, canta Caco Senante, con su costumbre de levantarse a las cinco y media, llevar el desayuno a la cama para su hijo de 17 años y salir a trabajar a las siete y media con sus compañeros. , para afrontar el futuro de la epidemiología hospitalaria antes de las tres de la tarde o cuando el ritmo de trabajo lo permita, con la ilusión de volver a disfrutar de San Andrés tarde o temprano.



Deja un comentario