El Canary Garden rinde homenaje al caballero inglés que lo dirigió durante 38 años


Amigos, trabajadores y ex compañeros de David Bramwell le trajeron un sencillo homenaje al Tagoror del Jardín. / C7

Amigos y ex compañeros de David Bramwell revelan la talla científica y personal del director del mayor botánico de España entre 1974 y 2012

Jesús Quesada

JESÚS QUESADA Las palmeras de Gran Canaria

El Jardín Canario rinde desde hace mucho tiempo un sencillo y emotivo homenaje póstumo a su director, David Bramwell, fallecido el pasado 20 de enero. Frente a una foto del botánico sonriente, vestido con frac y sombrero de copa, y un jarrón con flores del Rincón de Tafira que dirigió desde 1974 hasta 2012, en el Tagoror del Jardín Botánico Viera y Clavijo, amigos, trabajadores y antiguos empleados acogieron a su viuda, Yoland, y repasaron la trayectoria profesional, personal y vital de este miembro de la Orden del Imperio Británico que se doctoró en los años 70 del siglo pasado estudiando el tajinaste de la Macaronesia y siguiendo los pasos de un sueco, Enrique Sventenius, tomó finalmente las riendas del jardín botánico más grande de España durante 38 años.

El humor, la extensión, la autoridad científica y el carácter de David Bramwell fueron revelados por sus colaboradores más cercanos entre dos piezas musicales interpretadas por Paula Torres al violonchelo. El evento organizado por el Hallelujah Council de Bob Dylan cerró.

Cobiólogas de la talla de Alicia Roca, Julia Pérez y Nieves González reconocieron la admiración con la que se encontraron con la que fue referencia bibliográfica cuando llegaron al Jardín. Su sucesor en la dirección, Bernardo Navarro, su padrino, Juan Manuel López, e incluso el capataz de jardineros Miguel Alemán, han desvelado algunas anécdotas sobre este niño adoptivo grancanario.

Yoland Bramwell fue trasladada este miércoles a la estatua de su marido, fallecido el pasado 20 de enero. /

C7

Su colección de piezas de porcelana, el apodo de Tom Jones con quien coincidió al principio en el Garden, su tendencia a conciliar los enfados y su capacidad para inspirar seguridad, confianza y ánimo derramaron unas lágrimas en la memoria de quienes ampliaron espacios en el Garden. , promovió la investigación, difusión y conservación de la flora canaria y, entre otras cosas, patrocinó la Declaración de Gran Canaria seguida en todo el planeta como estrategia global para la conservación de las plantas de las islas.

El presidente del Cabildo, Antonio Morales, acompañó a Yoland Bramwell mientras colocaba las flores del jardín junto a su estatua y describió al botánico inglés como «un dragón alto».

.

Deja un comentario