El gigante energético ruso Gazprom se hace con la red social más grande de Europa


Vista de la sede de Gazprom. en Moscu. / AFP

Al mismo tiempo, Roskomnadzor ha presentado dos demandas contra las empresas tecnológicas estadounidenses Google y Meta, que probablemente enfrenten nuevas multas.

El mismo procedimiento que empezó a utilizar el Kremlin tras la llegada al poder de Vladimir Putin, respecto a los principales medios de comunicación y en particular a los canales de televisión, se está aplicando ahora a las redes sociales en un intento de controlar todo lo que aparece en internet.

Gazprombank acaba de transferir el 45% de las acciones de MF Technologies JSC a Gazprom-Media Holding JSC, que curiosamente está dirigida por el ex director de Roskomnadzor, Alexander Zharov. Roskomnadzor es precisamente la agencia reguladora de las comunicaciones que promueve demandas contra empresas tecnológicas extranjeras como Google, Meta, YouTube o Tik-Tok.

MF Technologies posee el 57,3% de las acciones con derecho a voto de VKontakte (Reino Unido), la red social más grande de Europa y una de las más grandes del mundo. El holding VK incluye el portal Mail.ru, Odnoklássniki y la propia red social VKontakte.

Representantes de Gazprom-Media, citados por la agencia TASS, aseguraron que este holding es el mayor productor de contenidos populares y demandados del país. El cambio de dueños de VK también significó otra redistribución en la dirección de la empresa. El nuevo director es ahora Vladimir Kiriyenko, hijo de Sergei Kiriyenko, el número dos del gobierno del Kremlin.

Al mismo tiempo, Roskomnadzor presentó dos demandas contra las empresas tecnológicas estadounidenses Google y Meta, que probablemente enfrenten más multas. La causa fue que no cumplieron con la «obligación» de retirar contenido con veto.

Roskomnadzor advirtió tanto a Google de Alphabet como a Facebook de Meta en octubre sobre las sanciones, cuyo monto es un porcentaje de sus ventas anuales. En tales casos, la ley rusa permite que las empresas sean multadas del 5% al ​​10% de esa facturación. El tribunal Taganski de Moscú convocó a las dos empresas a una audiencia el 24 de diciembre.

En Rusia, existe una clara tendencia hacia un mayor control sobre Internet debido a la fuerte presión sobre las empresas tecnológicas extranjeras. Desde marzo, el tráfico de Twitter ha comenzado a ralentizarse y otras empresas han sido multadas. Google ya ha pagado más de 32 millones de rublos (unos 380.000 euros) en multas este año.

Como si eso no fuera suficiente, en septiembre, Roskomnadzor bloqueó seis aplicaciones de red privada virtual (VPN) de uso común que permitían el acceso a una gran cantidad de sitios web prohibidos en Rusia. En los últimos años, el gobierno ruso ha bloqueado sitios web que se negaban a revelar sus datos y otros que apoyaban al principal opositor de Rusia, Alexei Navalni.

En marzo, el Kremlin advirtió que las redes sociales extranjeras en Rusia podrían desaparecer. El portavoz de Presidencia, Dmitri Peskov, advirtió que «esperamos no tener que prohibir ciertas redes sociales por criterios de moderación, especialmente políticos». Twitter se cerró casi por completo. «Nadie quiere una prohibición total, sería una tontería argumentar a favor de eso. Pero tenemos que obligar a estas empresas a respetar nuestras reglas”, advirtió Peskov. En sus palabras, «ningún Estado que se respete a sí mismo no permitiría que una empresa condicione .”

.

Deja un comentario