El Gobierno cancelará el uso obligatorio de mascarillas en la calle a partir del próximo martes | Islas Canarias


TELDEACTUALIDAD/Telde

La próxima semana, las mascarillas callejeras ya no serán obligatorias en España. El Consejo de Ministros aprobará el martes 8 de febrero un Real Decreto que suprimirá el uso obligatorio del aire libre, tal y como ha confirmado la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

La medida entrará en vigor inmediatamente después de la publicación del Real Decreto en el Banco de Inglaterra. La publicación podría tener lugar al día siguiente del Consejo de Ministros, es decir, el miércoles 9 de febrero, según las mismas fuentes.

Hace apenas dos días, la ministra de Sanidad aseguró que las mascarillas callejeras obligatorias son una medida «coyuntural» y su supresión se está «aproximando». De esta forma, Darias trató de defender el mantenimiento de la restricción más simbólica de la pandemia, que es la más controvertida por la falta de evidencia científica que la justifique, después de que su departamento y las comunidades autónomas mostraran el pasado miércoles en el Consejo Interterritorial de Sanidad, grandes discrepancias, según publicado Canarias 7.

La resistencia a las máscaras obligatorias para exteriores ahora se ha intensificado, especialmente después de una controvertida revisión en el Congreso el martes pasado de una orden ejecutiva que amplía su uso (votada junto con otros temas no relacionados con la salud, como las reevaluaciones de pensiones). La afirmación una vez más provocó controversias que dividieron a las comunidades. Madrid, Cataluña, Castilla y León y Galicia reclamaron al Consejo Interterritorial el levantamiento de esta restricción, mientras que la Comunidad Valenciana, Cantabria, Andalucía y País Vasco insistieron en que se mantenga hasta que la incidencia acumulada baje aún más.

En esta disputa, las decisiones de los políticos no coinciden completamente con las decisiones de los científicos. Con diversos matices, los expertos destacan que el uso obligatorio de mascarillas en exteriores no es una de las medidas más efectivas, y recuerdan que esta restricción fue controvertida, ya que se renovó a fines de diciembre. “Es inútil, y el visto bueno que dio el Congreso el martes me parece fuera de lugar”, explica Óscar Zurriaga, vicepresidente de la Sociedad Española de Epidemiología. Surriaga cree que los cambios de discurso y la falta de evidencia científica están lastrando restricciones que en algún momento tendrían algún sentido.

“El verdadero problema es establecer una medida de las malas formas. Desde fuera solo podría tener algún sentido cuando hay aglomeraciones o si no es posible mantener la distancia de seguridad, pero en general esta restricción se podría haber levantado hace unos meses”, apunta este epidemiólogo, que admite que se trata de una medida “histórica”: “Quitarse la mascarilla dará la impresión de que la pandemia ha terminado”.

Legitimar el «sentido común»

El presidente de la Sociedad Española de Inmunología, Marcos López Hoyos, reconoce la dificultad de legislar por «sentido común» que aconseje usar mascarilla al aire libre solo si no se puede mantener la distancia. Por ello, afirma que se podrá retirar la obligación “cuando la sexta ola esté bajo control”, pero mientras la incidencia siga disparándose, cree que se debe mantener. “Obviamente si una persona anda sola por la calle no hace falta mascarilla, pero hay situaciones en la calle, por ejemplo, en una multitud o en contacto cercano, cuando parece necesario”, apunta.

El epidemiólogo y pediatra Quique Bassat dice que la decisión de imponer el uso de mascarilla también al aire libre fue «cosmética». “Cuando llegó la sexta ola, todos pedían hacer algo”, dice Bassat, quien cree que ahora sería “sabio” eliminar la restricción. «Pero esto tampoco es urgente. Quizá esperemos a fin de mes, cuando la incidencia será menor», recalca.Eso sí, Bassat incide en que primero se deben retirar las escuelas donde los niños todavía van al recreo.

Deja un comentario