El nuevo flujo de lava destruye lo que quedó en Todoque


Vista del barrio palmeral de Todoque, destruido por la lava que emana del volcán. / ef

Las lenguas de magma, de 1,5 kilómetros de ancho, ya han arrasado más de 526 hectáreas tras romper el sábado el flanco norte del volcán La Palma, arrastrando grandes bloques «del tamaño de un edificio de tres plantas».

RC

La nueva cera producida tras el colapso del sábado de la parte norte del volcán Cumbre Vieja en la isla de La Palma destruyó las pocas construcciones que aún permanecen al norte del distrito de Todoque, que albergaba a un millar de personas y que anteriormente había estado allí. . empezó a escupir fuego. Según fuentes del Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan), que informaron este domingo, la lava fluye en la zona con una temperatura de 1240 grados.

En las últimas horas, la actividad del volcán ha sido más violenta y explosiva, convirtiéndolo en un fenómeno «más ruidoso y destructivo», según los expertos. Según los últimos datos de Involcan, ya se han afectado 525,77 hectáreas, 33 más que ayer y el ancho máximo de los caudales tras los nuevos ríos de lava es de más de 1,5 kilómetros. De hecho, las áreas devastadas por la acción de la Cumbre Vieja superan a las de la gran erupción de 1949 en la isla, a pesar de llevar solo la mitad de los días expulsando magma y otros materiales. El volcán Teneguía, que rugió en 1971, no afectó las poblaciones de palmeras ni cultivos.

El incesante avance del magma ha afectado o destruido hasta el momento 1.281 edificios e infraestructuras, mientras que más de 6.000 hectáreas de terreno han sufrido de una forma u otra las erupciones. Asimismo, hay 38,3 kilómetros de carreteras en ruinas y otros 3,1 kilómetros que pueden tener diversos daños. Estos datos, obtenidos gracias al programa del satélite europeo Copernicus, no pudieron actualizarse este domingo porque las nubes, el humo y las cenizas impidieron obtener imágenes precisas. Se realizará un nuevo intento el lunes a las 12:00 del mediodía.

A nivel del suelo, la fuerza del último flujo de lava del volcán continuó su avance en varias fisuras, aunque son monitoreadas en todo momento por técnicos del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca) para ver si se desvían más del flujo principal – con especial atención a los ramales más al norte, que amenazan con causar más daños en la zona. Según lo descrito por el Instituto Geológico y Minero, ese gran flujo de lava transporta «grandes bloques del tamaño equivalente a una casa de tres pisos».

Mayor sismicidad

Tres semanas después de que el volcán Cumbre Vieja comenzara a arrojar lava, aún no está claro cuánto expulsó. Según fuentes de Pevolca, si se calculara a partir de mediciones de dióxido de azufre, habrían salido a la superficie 39,6 millones de metros cúbicos de magma. Sin embargo, si la cuenta se hace con observación satelital, alcanzarían los 60 millones de metros cúbicos. En el caso de la fajana o delta de lava creado con la llegada de parte de este material al Océano Atlántico, continúa su expansión en dirección norte-sur, alimentándose desde varios puntos y alcanzando una superficie de 32 hectáreas.

En cuanto a movimientos sísmicos en la zona, este domingo se han detectado más de cincuenta a una profundidad de entre diez y veinte kilómetros. Los expertos confirmaron que eran más numerosos y de mayor tamaño – el más grande alcanzó una nota de 4 en la escala de Richter, aunque esto ocurrió a unos 35 kilómetros bajo tierra – por lo que «probablemente» vean que se pueden notar más en el e incluso menor Los deslizamientos de tierra ocurren en áreas inclinadas. Sin embargo, desde el Cabildo de La Palma se intentó enviar un mensaje de calma vía Twitter afirmando que «los ruidos fuertes y las vibraciones son consecuencias normales de los procesos eruptivos».

Mientras tanto, la calidad del aire registró una mejora con respecto a los días anteriores y los técnicos la encontraron «bastante buena» ya que la nube de cenizas y gases alcanzó una altura de 3,5 kilómetros. Sin embargo, para este lunes se esperan algunos cambios en las condiciones climáticas, especialmente con una caída en la capa de inversión térmica y un giro en las corrientes de viento que probablemente causen problemas no solo para la calidad del aire sino también para el funcionamiento del aeropuerto de La Palma y incluso para los dos en la cercana isla de Tenerife.

La UME, «hasta el último minuto»

Por su parte, la secretaria de Defensa Margarita Robles garantizó que la Unidad Militar de Emergencias (UME) y el resto de las fuerzas armadas en la isla permanecerán «hasta el último minuto» de la erupción volcánica y «mientras ocurra». Así lo confirmó tras participar este domingo en la reunión de la comisión gestora del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias y visitar también las instalaciones del cuartel militar de El Fuerte en la isla, que en las últimas semanas ha servido en parte como refugio temporal. para los evacuados de la zona más afectada por las erupciones.

«La Palma sabe que puede contar con nosotros», insistió el ministro. No regatearemos nada y estaremos con las personas necesarias, los recursos necesarios y las misiones que se nos encomienden. En este sentido, señaló que el próximo lunes la Armada fortalecerá las labores de protección y seguridad en la isla para traer diversos materiales gracias a uno de sus barcos.

.

Deja un comentario