El propietario de La Florida fue acusado y procesado por intrusión al ejercer presuntamente como dentista sin título


Francisco José Fajardo

El propietario del pub La Florida, el local de Vegueta que acaparó los titulares el fin de semana del 21 al 23 de enero cuando la policía local presentó varias denuncias por infracciones graves a la normativa de locales de ocio nocturno y Covid, fue
imputado y juzgado por la presunta comisión de un delito de injerencia profesional porque supuestamente trabajaba como higienista y dentista sin título oficial.

El juicio, que se encuentra pendiente de resolución, se celebró en el Juzgado de lo Penal número 3 de Las Palmas de Gran Canaria y dentro del mismo,
La Fiscalía pidió una condena para Carolina Palacios Orgaz -que así se llama la imputada y propietaria del bar- a dos años de prisión. y la accesoria de inhabilitación para el uso de su profesión durante la pena. Su defensa argumentó que los hechos de la acusación eran falsos.

Según el Ministerio Público, Carolina Palacios
Ejerce “la profesión de higienista dental y en ocasiones de odontólogo de forma constante y intensa”, en la clínica dental Ortodoncia Orgaz, en la calle de Juan Manuel Durán González, en la capital grancanaria. Además, es el director, recepcionista y administrativo. Según el Ministerio Público, Palacios «no tiene título oficial de higienista dental» y «tampoco tiene título universitario en Odontología», además de que
no está «inscrito en ningún colegio de dentistas y estomatólogos de España». Solo contaba con un “diploma expedido por el Centro de Formación Neptuno, con fecha 16 de octubre de 2017, que no le permitía ejercer como higienista dental en España”, precisa el apartado.

De esta forma, el 14 de agosto de 2018, el imputado atendió a un paciente en el mostrador y “lo valoró abriéndole la boca y le dijo que necesitaba un empaste estético”, diciéndole que
«La reconstrucción debe hacerse de inmediato porque existe el riesgo de que los daños se extiendan». Por todo ello cobrará 55 euros y, si es pequeño, 45.

El mismo paciente regresó a la clínica el 4 de octubre y “observó que el imputado atendió primero a un hombre y luego a una mujer, como única persona en la clínica”. Cuando le tocó el turno, “Palacios se ayudó de un vaso redondo y de un instrumento dental para sujetar las piezas y se puso a examinarle la boca” y le informó sobre el estado de su dentición,
«para realizar una limpieza dental que tomó alrededor de media hora», dijo el fiscal. Todo ello sin utilizar anestesia y con un coste de 30 euros. Al día siguiente, el cliente le pidió una factura y no mencionó a la «persona que limpió los dientes».

También -supuestamente- el 22 de enero de 2019 atendió a otro cliente que acompañaba a su hijo. La Fiscalía apoyó el juicio de Palacios
“Él le dijo que él era el médico y le limpió la boca a su hijo y no pagó nada”, porque era parte del “tratamiento del Seguro Social Padican”. Además, “le recomendó que se hiciera un examen a los 6 meses”, según la acusación. Detalló que Carolina Palacios “no llevaba un registro de pacientes en la computadora”.

Esta mujer fue dada de alta en el Servicio Canario de Salud el 17 de septiembre de 2018”, consignándose que era la
jefe y el jefe-director de la clínica».

La mujer emprendedora, para captar clientes, «
Se publicitaba en la web como Clínica Dental de Ortodoncia Orgaz, donde se anunciaba que tiene 15 años de experiencia y todo el seguro funcionó y se ofreció un 25% de descuento”, dijo el acusador en la audiencia oral.

Qué más,
en su perfil de Facebook «desde junio de 2018 decía estudiar odontología en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, también coloca imágenes promocionales de la clínica y anuncios de tratamientos».

carolina
Palacios fue condenado a sentencia firme el 28 de enero de 2014 por un delito contra la seguridad vial, en 22 días hábiles en beneficio de la comunidad y le quitaron la tarjeta por ocho meses y dos días.

Foto de policía fuera del área. / Juan carlos alonso

Hay muchos registros de infracciones graves.

Cabe señalar que el pub La Florida incumplió gravemente y según la policía, la normativa Covid al albergar a más de 200 personas sin mascarillas, sin distanciamiento y bailando, además de infracciones de horario de cierre. Los agentes incluso identificaron al menos a cinco menores. Palacios negó todo y dijo que “los registros policiales no son ciertos”, que carecían de “veracidad” y los agentes continuaron.

.

Deja un comentario