El Risco de Famara, el primer jardín experimental de especies protegidas


Una imagen de las parcelas del Risco de Famara en las que se cultivarán los endemismos. / JL CARRASCO

El Escuadrón de Monitoreo de Defensa Aérea preparará parcelas para el cultivo de semillas endémicas en el plan de desertificación.

Las instalaciones del Escuadrón del Observatorio de Defensa Aérea (EVA-22) en el punto más alto del Peñón de Famara acogerán un proyecto piloto pionero en los próximos dos años en el claro proceso de restauración del hábitat, consistente en parcelas de cultivo con especies vegetales en peligro de extinción.

El proyecto es fruto de un convenio de colaboración entre el Ministerio de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y el Ministerio de Ordenación del Territorio del Gobierno de Canarias y el Ministerio de Defensa y servirá para la recogida de semillas endémicas para su posterior jardinería. . se instaló en esta base aérea, que ahora se utiliza para proteger el espacio aéreo de las Islas Canarias.

El enclave elegido para este estudio, pionero en Europa, Famara se considera ideal en esta zona rocosa, no solo por las numerosas especies endémicas que viven en él, más de 450 en las islas y un centenar de Lanzarote único. – pero también porque esta zona ha sufrido las consecuencias de la desertificación y los efectos nocivos de otras especies herbívoras invasoras que viven allí, como cabras salvajes, conejos y otros roedores, sobre estas especies endémicas.

El proyecto se dio a conocer ayer en el citado recinto militar y fue presentado por el viceministro Miguel Ángel Pérez, segundo jefe de Estado Mayor del Comando Aéreo de Canarias, Juan Pablo Sánchez, y el Cabildo de Lanzarote, consejero de Medio Ambiente, Ariagona González. . Otras autoridades, como el alcalde de Haría Chaxiraxi Niz, también estuvieron presentes en el evento.

1,5 millones de presupuesto

Está financiado con 1,5 millones de euros en el marco del Programa Operativo de Fondos Europeos Feder 2020. Su desarrollo está a cargo de los técnicos Sofía Rodríguez y Carlos Samarín, quienes llevan meses trabajando en terreno recolectando semillas y desarrollando las bases y metas del programa. el proyecto, que tiene como objetivo involucrar a las universidades, institutos de investigación de Canarias y el Instituto de Formación Profesional de Teguise, donde los estudiantes del ciclo de formación profesional se involucran en la producción de semillas.

.

Deja un comentario