El sueño de un niño que llegó solo en un bote.


Ha ganado varios títulos para entrenar, pero quiere llegar a lo más alto. / JL CARRASCO

Deterioro. Mohamed llegó hace nueve años, solo, sin su familia. Pasó su infancia en centros protegidos y ahora solo sueña con tener una familia y una profesión.

Mohamed llegó a Lanzarote en barco con tan solo 9 años. Vino solo con lo que vestía. Su padre lo había enviado al desierto unos días antes, y Mohamed ni siquiera sabía que lo transportarían. Le dijeron que pasaría unos días con algunos de sus amigos, y la tercera noche al amanecer lo colocaron en otro bote con otras 20 personas excepto él. Recuerda haber tenido mucho frío y miedo, mareado todo el camino y con la incertidumbre de que ni siquiera sabía a dónde lo llevaban. Tras varios días de navegación, aterrizó en Arrecife, en la playa donde reposan los restos del buque Telamón. No sabía ni una palabra de español e inmediatamente se encontró solo, todos los que venían con él huyeron, por lo que caminó hasta el bar a la entrada del Puerto de Los Mármoles, donde un par de policías tomaron café y se lo entregaron. Así comenzó la aventura de este joven saharaui de El Aaiún, que ahora tiene 27 años y sigue luchando incansablemente por el pan, labrando para el futuro y su familia, habiendo dejado su hogar en tal hogar desde 2003. de repente, todavía está solo en el mundo.

Los agentes de policía que lo encontraron lo llevaron al centro de menores supervisado por el Cabildo y creció de un centro a otro. Desde su llegada, no ha dejado de temer: «Yo era el más joven y me pasaba la vida escondido, tenía miedo de la noche y extrañaba mucho a mi madre, cosa simple como un abrazo. »

Tuvo que salir del centro a los 18 años, y en los primeros meses uno de los cuidadores lo llevó a su casa, lo llevó a su propia casa con su familia, lo ayudó a tramitar sus papeles y le tendió la mano en cuanto posible … Meses después, Mohamed lo conoció en el centro de menores, se fue a vivir a Playa Honda con los otros chicos y así pasó varios años en un departamento. Desde entonces, no ha dejado de trabajar tanto como pudo, como jardinero, fontanero, salvavidas … y envía dinero a su madre siempre que puede. Actualmente es el socorrista de REM y se ocupa de las piscinas en Punta Mujeres, donde vive solo en un departamento alquilado. Durante este tiempo logró ganar varios títulos, Ciclo de Salvavidas, Horticultura y Jardinería, y algunos entrenadores de baloncesto, gracias a la ayuda de personas como Juan Carlos Arrocha Feo, presidente del Club de Baloncesto Ariagona donde estuvo nueve años, o Miguel del Club Deportivo Haría – desde. Gracias a ellos, Mohamed ahora tiene un sueño: formar una familia y vivir como entrenador.

Mohamed pasó toda su vida solo, lejos de su madre y su familia, luchando por algún día ganarse la vida dignamente.

En el camino, conoció a personas que lo ayudaron, como la ex alcaldesa de Haría, Marci Acuña, a quien conoció en el servicio social, y cuando era el líder del Club Deportivo Haría. También le encanta hablar de Dolores Corujo, la actual presidenta del Cabildo, que fue directora del centro de menores que lo acoge. «Ambos ayudan siempre que pueden», dice Mohamed con gratitud.

.

Deja un comentario