El techo olímpico español es de 2,21 metros


El techo del Olimpismo español tiene 221 centímetros de altura. Roberto Dueñas, la historia de Barcelona -su camiseta número 12 colgada del techo del Palau- superó el récord del Comité Olímpico Español cuando el pívot de Móstoles (1975) fue invitado a Sydney en 2000 y Atenas en 2004. Fue la culminación de 84 partidos para la especial de un jugador, un talento cuyos problemas de espalda hicieron lo suyo y lo obligaron a retirarse a los 31 años, y todavía había mucho baloncesto en su cuerpo.

Con información disponible en la base de datos del COE, que contiene datos sobre la estatura de la gran mayoría de deportistas que compitieron en algunos juegos de este siglo, desde Sydney 2000 hasta Río de Janeiro 2016, Dueñas da libremente el primer paso en el podio, donde lógicamente comparte el cetro con otros jugadores de baloncesto, los hermanos Gasol, cada uno de 2,15 de altura. Y así hasta 20 deportistas que recorren dos metros. Por ejemplo, otros gigantes del deporte español que compitieron antes no aparecen en esta lista, como Fernando Romay y sus 2.13 (1980 y 1984) o Juan Antonio Orenga y sus 2.07 (1992). O, en esgrima, Pedro Cabrera y sus 2.06 (1960).

El baloncesto nacional también ocupa el primer lugar en el ranking femenino, donde la lista la dominan Cindy Orquidea Lima García y Luca Pascua con una altura de 1.96, y donde la campeona olímpica como Ruth Beiti, quien dominó el salto, se cuela en el top 10 de la alta. Rio’2016 con su 1,91.

Enfrentando una leyenda china

Pero sin duda el rey de estas estadísticas es Roberto Dueñas, un deportista que se ha distinguido en las villas olímpicas de Sydney y Atenas y que estuvo marcado por la primera experiencia de los Juegos en repetir. Porque renunció a la selección nacional en diciembre de 2001 debido a su dolor crónico de espalda. Se suponía que debía descansar en el verano y luego aguantar el resto de la temporada. No estuvo en el Campeonato de Europa de Turquía ’01 (bronce), ni en el Mundial de Indianápolis ’02 (quinto), en el que Estados Unidos fue derrotado, ni en el Campeonato de Europa de Suecia ’03 (plata).

Sin embargo, cuando Mario Pesquera lo probó para ir a Atenas, su respuesta fue diferente. “Me habló y me preguntó si estaba dispuesto a jugar, si quería ir y cuál era mi predisposición. Y le respondí que estaba muy ilusionado de estar en los Juegos Olímpicos y que no había ningún problema de mi parte ”, explicó el pivote madrileño en un reportaje, donde admitió que la experiencia australiana tuvo su peso.“ Tuve suerte de estar en Algunos «Tenía muchas ganas de repetirlo. Los partidos son un motivo adicional, por lo que significan, porque van los mejores equipos y los mejores jugadores», añadió.

En Atenas, aunque fue techo del deporte español durante mucho tiempo, Dueñas tuvo que enfrentarse en su debut a una leyenda china, que le superó por 8 centímetros en un duelo memorable. Porque Yao Ming, el centro de los Houston Rockets, la historia es C0I porque es el atleta más alto que ha estado presente en los juegos. Y tiene otro récord, el de mayor abanderado, ya que desfiló frente a la selección china en El Nido, Beijing, en la ceremonia inaugural en 2008.

Tras los hechos de 2004, Dueñas inició el final de su carrera. Dejó el Barça y cerró su carrera deportiva en 2007 tras pasar por Girona y Joventut. Era el final de la trayectoria del niño, que fue descubierto en la estación de autobuses por el entrenador del Fuenlabrada, Miguel Ángel Fernández, a quien le dijeron que habían «visto a un niño muy alto esperando en la estación» y debutaron en la ACB en 1995 después de ser firmado por el Barça., con el que logró 6 Ligas, dos Copas, una Euroliga y una Korać.

Dueñas mantiene una conexión con el baloncesto, aunque ya no quiere oír hablar de veteranos amistosos. Su creación es la escuela de baloncesto del Barça. Además de crear una historia en el deporte español por su altura, se estaba preparando para hacerlo saltando a la NBA con los Chicago Bulls. De hecho, fue seleccionado en el draft de 1997. Sin embargo, el salto a Estados Unidos no convenció a Dueñas, que prefirió disfrutar de su carrera en Barcelona.

71 centímetros de diferencia

Desde el techo de los deportes olímpicos españoles hasta los atletas más bajos en algunos juegos hay una diferencia de 71 centímetros. Y si, por lógica, el baloncesto destaca por encima, la gimnasia rítmica o el judo significa la estatura por debajo. Yolanda Soler, Sara Moro, Elena Gómez, Laura Campos, Patricia Moreno, Tania Gener o Julia Figueroa tienen en común que aparecen en la lista del COE con una altura de 1,50, pero eso no les impidió tener una gran carrera deportiva, y Incluso conquista medalla olímpica, como en el caso de Yolanda Soler en judo, bronce -48 kilogramos en Atlanta’96.

El Comité Olímpico Español en su base de datos contiene los nombres de miles de deportistas que han participado en los últimos cinco Juegos Olímpicos, desde Sydney 2000 hasta Río’16. De estos, tiene datos sobre su altura en casi 900 casos, lo que representa alrededor del 85% del total. La mayoría de los datos que faltan corresponden a participaciones en la primera fecha de este siglo, y la estatura media resultante es de 1,75 metros, siendo 1,80 para los niños y 1,69 para las niñas.

Entonces, en cuanto a las disciplinas en las que juegan los mejores deportistas, no hay mucho misterio: el baloncesto ocupa el primer lugar con Dueñas liderando con 1,99 metros de media para los chicos y 1,83 para las chicas. Detrás están los jugadores de voleibol, con 1,96. Y entre las chicas, las deportistas de voleibol de playa Elsa y Lili elevan la media a 1,79. Entre los chicos, el balonmano ocupa la tercera posición con 1,92 centímetros, y entre las chicas, las jugadoras de waterpolo con 1,75 metros.

En la parte inferior de la mesa, las gimnastas cierran en modalidad artística. Su promedio es de 1,53 metros y el de ellos 1,67. En cuanto a los chicos, los boxeadores siguen siendo más bajos. Aunque son unos milímetros. Por ejemplo, en el caso de los luchadores, estas alturas van desde los 1,82 metros para Youba Sissokho Ndiaye en Río’16, que compitió en los 69 kg, hasta los 1,55 metros para Rafael Lausanne Muñoz, que entró al ring en Sydney en 2000 y Atlanta en 1996 en una mini mosca. categoría, incluidas medallas de plata y bronce.

En esta comparación por género, los hombres siempre son más altos. La diferencia que pasa de los 15 centímetros en balonmano, tiro con arco, baloncesto, hockey y ciclismo en pista, y que es apenas un centímetro en lucha libre, hípica y tiro olímpico.

.

Deja un comentario