El volcán alimenta los arroyos que desembocan en el mar sin causar ningún daño nuevo


La columna eruptiva del cono y la nube de lava al contacto con el mar. / Contiene

La sismicidad ha disminuido en comparación con hace dos días, especialmente a profundidad media. La llegada de una tormenta podría complicar la situación

Carmen Delia Aranda

El volcán Palmero mantuvo ayer su estabilidad en un día en el que no provocó un nuevo shock a los habitantes del Valle de Aridane. Con mínimos temblores, las vibraciones causadas por la erupción en sí, y una disminución en la cantidad y energía de los terremotos, la lava parece haber encontrado su camino hacia el mar y fluye a través de los dos arroyos que desembocan en la playa perdida de Los Guirres. Además, también llegan aportes materiales a la planta de lavado número 9, cuyo frente estaba a escasos metros del mar en Las Hoyas, en el Mar Fajana creado por el volcán San Juan en 1949 ”, explicó el director técnico de la emergencia volcánica. plan de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, sobre esta aportación, que podría significar una reactivación de este frente. Sin embargo, el portavoz del comité técnico de Pevolca no ha podido determinar si se producirá un nuevo encuentro de lava y mar. en esta área en las próximas horas. «Hemos visto cómo es difícil que la ropa salga del océano. Si hay comida, es mejor que llegue al océano para evitar la hinchazón y un mayor daño a las propiedades». él explicó.

Entre el jueves y el viernes, hubo un aumento de la escorrentía en el borde sur del delta de lava, lo que resultó en pocas enfermedades, incluida la destrucción del chiringuito Los Guirres. «Es una buena noticia que toda esa energía esté saliendo y no aumentando la altura de los arroyos», dijo Morcuende.

La llegada de la lava al mar se reconoce con una «alta turbidez» en el borde costero del delta de hasta un kilómetro y la aparición de peces muertos en los próximos días debido a la captación masiva de «hiaoclastitas». Un tipo de fragmentos no se puede descartar, que se forma bajo el agua, dijo la portavoz del comité científico, María José Blanco.

En lo que a meteorología se refiere, los vientos alisios seguirán soplando hoy y la inversión térmica seguirá siendo alta, lo que favorecerá la propagación de gases y la operación en el aeropuerto de La Palma. Aún más preocupante es la posibilidad de que mañana una tormenta azote el oeste del archipiélago. Sin embargo, no se sabe qué islas se verán afectadas, según Blanco. La precipitación en la ceniza forma un lodo que puede obstruir las bajantes y alcantarillas, y los techos pueden colapsar. Además, las fuertes lluvias pueden provocar un lahar, una devastadora avalancha de lava y agua.

En cuanto a la sismicidad, Blanco señaló que ayer cayó fuertemente, particularmente en el caso de terremotos de profundidad media. En cuanto a los terremotos de gran profundidad, el miércoles se registraron 40; Jueves 25 y este viernes, hasta las 14 h, solo las siete. «Estamos en una tendencia a la baja, pero no tienes que mirar uno o dos días de datos, tienes que mirar las tendencias a largo plazo», dijo.

En cuanto a la calidad del aire en función del dióxido de azufre, los peores valores se midieron en Puntagorda y Los Llanos y oscilaron entre buenos y mediocres. En cuanto a la concentración de partículas, Los Llanos tuvo los peores valores que resultaron desfavorables.

.

Deja un comentario