España mira fuera de Europa para reforzar la recuperación


La recuperación económica ya ha comenzado en España, pero debemos superar a Europa para compensar la caída histórica del 11% del PIB en 2020. Esta es la firme convicción del Primer Ministro, quien dijo hace unas semanas que estamos «confiando demasiado» en los mercados europeos, para lo que ha sugerido «más presencia en otros mercados como Asia, Estados Unidos y Latinoamérica». «

Según él, la epidemia ha acelerado el desafío de hace muchos años, por lo que «necesitamos ampliar aún más nuestra base exportadora» de las grandes corporaciones, especialmente las pymes. Actualmente, 55.000 empresas exportan regularmente a España y aunque hace 10 años eran más de 16.000, todavía no son suficientes. Y para ganar presencia en el exterior, Sánchez viajó esta semana a Latinoamérica, donde analizó la situación económica y las oportunidades de negocio e inversión de los españoles con empresas interesadas en los mercados argentino y costarricense, junto con la ministra de Industrias Reyes Maroto y el director general Antonio Garamendi.

Ya durante la crisis de 2006, la internacionalización de las empresas españolas fue un tema clave en la recuperación. Así es como se trata a José Lewis Bonnet, presidente de la Cámara de Comercio, creyendo que era entonces y ahora significará «supervivencia» para muchos. Según él, la integración de este proceso de apertura es «necesaria para el futuro de la economía española». Por ello, será un trampolín para el plan de recuperación y resiliencia enviado a Bruselas.

En este sentido, Sánchez anunció en un acto en el Instituto de Comercio Exterior (ICX) que el Plan de Acción para la Internacionalización de la Economía movilizaría más de 4.500 millones de euros en inversión. En esta lluvia de millones de personas, el mandatario destacó la inversión de 200 millones para apoyar a las empresas en la exploración de nuevos mercados exteriores, principalmente para las pymes. La estrategia del gobierno es «lograr la diversidad geográfica» para que Europa no se vuelva tan dependiente de ella.

Los dos primeros países que visitó Sánchez no son accidentales. En Argentina, nuestro país es el segundo mayor inversor extranjero, solo por detrás de Estados Unidos, un 10% del total y por valor de más de 1.500 millones de euros. Según el secretario de Comercio, las exportaciones españolas destacan de alto valor añadido, material eléctrico (alrededor del 10% de las ventas totales), maquinaria industrial (maquinaria..6%), medicinas (%%) y petróleo (4%).

En el caso de Costa Rica, las inversiones españolas son aún más tímidas (166 millones en 2020), pero las exportaciones son muy diversas. Compran cerámica (8%) de España (9%), productos químicos y los principales equipos básicos que siguen a las bebidas.

El turista más lucrativo

Sin embargo, España no solo puede lograr una competencia a largo plazo a través de las exportaciones, sino que también tiene un enorme potencial turístico. Como una de las potencias turísticas más grandes del mundo, los expertos creen que si el sector pasa más tiempo en nuestro país y gasta más dinero, enfocándose en los viajeros de larga duración, entonces el sector puede ganar más.

“La excelencia de España tiene cabida para hacer crecer el turismo” porque ocupa el segundo lugar en términos de visitantes totales, pero en esta región ocupa el sexto lugar, por detrás de otros en un entorno como Italia o Francia. Para mejorar a medio plazo, el reto de España es “diversificar y ajustar las estaciones” para conseguir que nuestro país tenga más que un destino de playa y que vengan turistas los doce meses del año.

Así, como objetivo de Japón y Corea, se centró en alcanzar el potencial de desarrollo de Asia, especialmente China. Para hacerse una idea del impacto de la etapa de larga distancia, Valdés aseguró que en 2012, más de 600.000.000 de visitantes de Japón ganaron unos 1.500 millones de euros en el sector. El informe Best Tourism de Boston Consulting revela que un turista de alto impacto gasta una media de 35.000 euros al año en sus experiencias de viaje, con vacaciones que duran más y compras de empresas locales que valen mucho más la experiencia gastronómica. Por tanto, los expertos coinciden en que este tipo de turismo es mucho más resistente a las crisis económicas.

.

Deja un comentario