Hacienda abre la puerta a aumentar el tiempo de reducción de impuestos a la electricidad


El ministro Montero cree que el estado tiene «espacio» para actuar, retirando cerca de 2.000 millones de cuentas públicas al año.

José María Camaro

El gobierno ha negado reglas para mantener las medidas aprobadas en los últimos meses para aumentar la electricidad. La ministra de Finanzas, María Jesús Montero, al presentar el plan presupuestario estatal para 2022, insinuó que si bien hay «espacio» para las reducciones del IVA de los ejecutivos, los impuestos especiales a la electricidad, así como el impuesto a la generación que pagan las empresas.

Montero no descarta esta posibilidad, aunque representa una merma de la recaudación estatal. En el Congreso, explicó, «la recaudación puede comportarse mejor de lo esperado, y en ese sentido y en el caso de interés, hay espacio para ambos costos potencialmente bajos».

El jefe de Hacienda recordó que la reducción o suspensión de estos impuestos asociados a la factura de la luz costaría unos 2.000 millones de euros en rentas públicas en el segundo semestre de 2021. Si estos se incrementan a lo largo de 2022, el coste estimado aumentará hasta los 4.000 millones de euros. Sin embargo, Montero señaló que «hay recursos que podrían permitirnos reducir estas medidas si es necesario reactivar estas cifras financieras tras este juicio».

El primer paso lo dio el ejecutivo para reducir el IVA en las facturas de la luz a finales de junio, cuando el coste de generación de energía pasó a ser de 100 EUR / MW. Hoy ya está por encima de los 200 EUR / MWh. A partir de entonces, el IVA bajó del 21% al 10% actual, hasta el próximo 31 de diciembre.

En ese momento, Hacienda también aprobó una suspensión del impuesto a la generación, que impondría una tasa del 7% a la generación eléctrica de las empresas. Además, en septiembre aprobó una rebaja en el impuesto especial a la electricidad, que aplica una tasa del 5,1% a los recibos y actualmente es del 0,5%.

Esta cifra fiscal final es una renta que va directamente a la comunidad autónoma, por lo que el gobierno asume que con esta reducción de la renta hay que compensar a su entidad autonómica.

.

Deja un comentario