Hombre que amenazó con matar e insultar al fiscal de Ródenas enfrenta pena de cárcel, multa e indemnización


Imagen de la entrada a la Ciudad de la Justicia en la capital grancanaria. / C7

El presunto autor de los hechos se encontraba bajo la tutela del Cabildo, quien también ha sido imputado como responsabilidad civil subsidiaria.

Francisco José Fajardo

El juez de instrucción número 1 de Telde enviará a juicio a un hombre llamado César IS después de que el Ministerio Público le pidiera que lo condenara a cinco meses y 29 días de prisión y al pago de 1.440 euros por realizar amenazas de muerte e insultos por parte de los trabajadores sociales. . Redes contra el fiscal anticorrupción de Las Palmas, Javier Ródenas. Además, la misiva acusa al Instituto de Salud Social y Social del Cabildo de Gran Canaria (IASS) como responsabilidad civil subsidiaria ya que el imputado estaba bajo su tutela por padecer un trastorno mental.

El Ministerio Público ha sido informado de que estos hechos comenzaron el 19 de marzo de 2013, cuando César IS, con antecedentes penales anulables, fue juzgado en Las Palmas de Gran Canaria y condenado por un delito de difamación. En ese proceso, el Fiscal era Javier Ródenas, por lo que «como consecuencia de la actuación profesional de la Fiscalía», según la acusación, comenzó a «atentar contra la reputación profesional y la buena reputación de esa persona» y «emprendió a través de las redes sociales una campaña difamatoria y desprestigiosa». , tanto hacia él como en el desempeño de sus funciones como miembro del Ministerio Público «, dice, y agrega que el sospechoso» declara la imparcialidad de la posición de «Javier Ródenas en cuestionado y se refirió a su persona como» corrupto «, «mafioso», «delincuente» o «bastardo» para «asegurar una pérdida de prestigio social para el citado fiscal. También realizó» declaraciones intimidatorias con el aviso explícito de muerte «en su contra, utilizando varios perfiles en la red social Twitter.

En estas cuentas, César IS publicó hasta 28 tweets idénticos entre el 22 y el 30 de mayo de 2019 y otros 29 entre el 17 de abril y el 21 de mayo de 2019. Además, los retuiteó, con la intención de darles la mayor circulación posible. un gran número de usuarios y cuentas oficiales de asociaciones judiciales, asociaciones de fiscales, relatos personales de destacados líderes políticos, agencias gubernamentales y organismos oficiales ”, en alusión directa a la condición de fiscal de Javier Ródenas y“ acompañándolos en la toma de fotografías de él, también identificándolo por su nombre y apellido ».

Con estos tuits, el acusado publicó una foto de primer plano del fiscal y, en algunos casos, «una foto de una persona colgada de un árbol». Para «intimidar» a Ródenas, César IS «utilizó expresiones intimidatorias acompañadas de la foto del tambor de un revólver cargado de balas», y con expresiones cargadas de violencia. Incluso escribió «muerte al fiscal bastardo JRM», «este fiscal bastardo necesita un tiro en el cuello» y «muerte al fiscal bastardo español JRM», acompañó el pie de foto con una foto en la que aparecieron varios justicieros con un ataúd «. cubierto con la bandera de España o el dibujo de una toga con cabeza y garras de águila «.

También videos

Asimismo, la acusación continúa afirmando que el 6 de junio de 2020, el imputado, utilizando un perfil de Facebook, publicó un video de YouTube llamado Canal Cóndor -publicado en esa red social el 30 de mayo de 2019- donde encontré al imputado múltiples fortalezas. De hecho, aseguró que «denunciará la corrupción judicial del Palacio de Justicia de Las Palmas de Gran Canaria, ubicado en el barrio de Vegueta, donde el juzgado es la cueva de Alibaba, donde una banda de delincuentes, compuesta por magistrados y fiscales», para luego reproducir el sonido de varios disparos y argumentar que los disparos son «el barro sonoro del canal que significa el ajuste de cuentas».

Además, insistió en su espíritu ofensivo publicando varias publicaciones más en Facebook, en las que escribió: «Muerte al fiscal bastardo español JRM», la última publicación fue el 2 de mayo de 2020.

Estas acciones han logrado promover la difusión de sus mensajes degradantes a los fiscales, dijo la Fiscalía, con el consiguiente daño a su autoestima.

El Fiscal Javier Rodenas. / Arcadio Suárez

«Falta de vigilancia y renuncia a la función de aprendizaje» del IASS

El fiscal de la Fiscalía contra César IS agrega que se ha emitido un informe por parte del departamento forense en el que describe que «presentaba una condición por delirios persistentes de varios años de evolución, sin conocimiento de la enfermedad, presentándose en el momento de los hechos». una disminución significativa en su capacidad cognitiva. ‘

A raíz del grave trastorno psíquico que padecía el imputado, sin que tuviera conocimiento de la enfermedad, el Juzgado de Primera Instancia nº 15 de Las Palmas de Gran Canaria dictaminó que no tenía «capacidad suficiente para actuar para tratar su psiquiátrico para el control de la salud y someterse a los correspondientes chequeos y valoraciones médicas psiquiátricas y tratamientos que se le prescriban a tal efecto, quedando sujeto al régimen de tutela «, designando al tutor de la misma en el Instituto de Salud Social y Social de el Cabildo de Gran Canaria (IASS).

La Fiscalía describe que, a pesar de que dicho organismo ejerce la protección del sospechoso desde el 23 de octubre de 2014, «no ejerció ningún control sobre él» a pesar del riesgo esperado, y ni siquiera monitoreó su propio perfil. en la red social. «y» No ejercer ningún tipo de control sobre los mensajes difundidos «en las redes. Todo ello, agrega este apartado,» cuando la causa de la incapacidad judicial fue precisamente la actividad procesal del imputado con constantes denuncias y condenas por pronunciados daños contenido en contra de las autoridades judiciales, siendo la enfermedad que padece la que está claramente relacionada con su trastorno de delirios sobre la situación judicial de Canarias ”.

Finalmente, la Fiscalía denuncia en su auto de procesamiento que “la falta de vigilancia y el abandono de la función protectora del imputado por parte del órgano encargado de vigilar su salud psiquiátrica”, enfatiza, le permitió realizar estas acciones.

Por ello, el Ministerio Público acusa de responsabilidad civil subsidiaria a De Cabildo en la solicitud de indemnización de 25.000 euros «por el daño causado como consecuencia de la injerencia ilícita en el derecho a la honra por las publicaciones difamatorias en redes» a la Ciudadanía. Fiscal Rodenas.

.

Deja un comentario