Kassada critica la combinación de «retorno bueno» y «retorno frío y caliente»


Líder popular visita el Hierro este jueves para indagar sobre crisis migratoria

EFE El límite

El presidente del PP, Pablo Casado, atacó este jueves al gobierno por combinar un «bien demagógico» frente al fenómeno de la inmigración, que produce un «efecto desafío», con un «retroceso caliente y frío».

Durante una visita a la isla de El Hierro, a la que han llegado varios kayaks en los últimos días, Kasada destacó que «hay que obedecer la ley» para hacer frente a la inmigración ilegal, en alusión a una vuelta a Ceuta, más que a la «bondad demagógica» de la que Pedro Sánchez debutó en Mancloa.

Criticó el hecho de que pasó de «saludar» a Acuario, al discurso de «papeles para todos» y a «parar la concertinen», lo que provoca un «efecto colosal de la llamada» que supera la crisis del kayak cuando José Luis gobernaba Rodríguez. Zapatero, «volvió en caliente y en frío», al darse cuenta de que «son incapaces de gobernar».

También acusó al gobierno de “abandonar” fuerzas y cuerpos de seguridad, para lo que exigió mayores recursos, así como a las instituciones locales y regionales que más sufren el fenómeno migratorio, como Canarias.

Casado hablaba de una «avalancha» de inmigrantes ilegales en las islas, que en 2020 recibió un 700% más que en 2019, hasta 23.000, y en lo que va de 2021 este porcentaje ha aumentado en un 144%, situación que teme agravará debido a la previsible mejora de la navegabilidad por agua a partir de septiembre.

El líder del PP habló de un “problema adicional” en Canarias, de la presencia de 2.700 “menores no acompañados”, y para los que exigió una “solución urgente”.

El motivo, continuó Kasada, es que el Ministerio del Interior ha hecho de Canarias un “trozo” y la consecuencia es un “desborde de servicios sociales” en el archipiélago y una “preocupación ciudadana”.

Se planteó la pregunta “cómo es posible” que el Servicio Integrado de Monitoreo Externo (SIVE), “que costó 6 millones en 2018, todavía esté empacado en Lanzarote” cuando hay “una realidad tan dura” como “registró 450 muertes” en en las aguas del Atlántico en los últimos meses, 60 niños y más de 150 mujeres.

Pablo Casada también reclamó la cooperación con los países de origen para que quienes «arriesgan su vida en ataúdes flotantes» no resulten ser «mafias explotadas y explotadas», así como la cooperación con Frontex.

Por último, pidió incrementar la cantidad de medios sociales y médicos, dado que “muchos” inmigrantes están “contagiados de COVID y otras enfermedades”, así como la solidaridad del conjunto de las comunidades autónomas.

Sostuvo que era «compatible» tener una «posición firme» sobre la integridad territorial de las fronteras y la «sostenibilidad» de los servicios públicos, así como la solidaridad con los inmigrantes, para quienes pidió «condiciones dignas y seguras», también para la población local.seguridad de los ciudadanos y evitar contagios.

.

Deja un comentario