La administración pública arrastró la recuperación y una cuarta parte creó nuevos puestos de trabajo


Ayuntamiento de Arrecife. / C7

Hay alrededor de 215.000 empleados gubernamentales más que en 2019 debido al aumento de los esfuerzos para combatir la epidemia, mientras que el sector privado pierde afiliados.

La administración pública eliminó puestos de trabajo durante la epidemia y ahora los está recuperando. El caso es que es responsable de una cuarta parte de la nueva facultad que incorporó el año pasado. Pero no solo eso, si se compara con hace dos años, los contribuyentes solo ganan en el sector público, mientras que el sector privado incluso pierde.

Esto es según las últimas cifras publicadas por el Ministerio de Seguridad Social esta semana. Un año y medio después de que comenzara la epidemia, el sistema no solo ha podido volver al nivel de contribuyentes antes de Covid-1, sino con 19,531,000, 208,000 empleados para septiembre, batiendo aún más récords que en la cifra del verano de 2011. Desde ese verano, se han contratado alrededor de 215.000 empleados del gobierno (los últimos datos están disponibles de agosto), mientras que en el sector privado se han perdido 600 puestos de trabajo.

Y es que la epidemia requiere un fuerte fortalecimiento de los trabajadores del gobierno, principalmente en el sector salud, para combatir las nevadas de contagio y ahora, para participar en la campaña de vacunación. El ramo ha creado más de 75.300 puestos de trabajo desde septiembre del año pasado, una cifra que solo puede superar al sector de la hostelería, que pasó por muchas situaciones complejas hace un año.

Pero no solo eso: Kovid-119 también ha fortalecido el campo de la educación, ya que el año pasado se redujo el número de niños por clase por los protocolos de salud, lo que llevó a una contratación masiva de maestros. Todavía hay 45.000 académicos más ahora que hace un año.

Además, los Servicios Públicos de Empleo (SEPE) también tuvieron que contratar trabajadores debido a la implementación de las nuevas ayudas así como a las prestaciones del desempleo y la nevada de la seguridad social. Desde septiembre se han creado 600 puestos de trabajo en actividades administrativas y servicios de apoyo, y otros 2.100 en la administración pública, defensa y seguridad social.

Sin embargo, cabe señalar que la mayoría de estos nuevos puestos de trabajo creados por la administración pública tienen fecha de caducidad, es decir, no son empleados públicos, sino que tienen un contrato temporal, como se refleja en la tasa de empleo temporal que se disparó hasta el 30,6%, en comparación con el sector privado Más de siete puntos. Actualmente hay más de un millón de pasantes, según la Encuesta de población activa (EPA).

Todos estos puestos de trabajo públicos se han incluido en el sector de servicios, creando el 88% de los más de 650.000 nuevos puestos de trabajo del mes pasado. Y todavía le queda mucho camino por recorrer para volver a utilizarlo, y el turismo sigue siendo la mitad del gas, según las previsiones de los expertos. Por el contrario, la industria recibió sólo 48.941 cotizantes y, aunque tenía más trabajadores que antes de la epidemia, alcanzó un nivel récord en 2007: 425.000 cotizantes menos.

Disminuye el peso de la industria

¿Qué provocó esta fuerte caída? Valentin Boat, director de Randstand Research, explicó que el tema de la pérdida de peso en la industria es un «fenómeno estructural en los países desarrollados». Esto ocurre no solo en España, sino también en Alemania, Francia, Italia … «Hay un movimiento del sector industrial al sector servicios», dijo, explicando que hay algunas empresas cuyas actividades han sido clasificadas, por ejemplo , el sector de servicios como IBM.

Otro factor que pudo incidir en esta caída fue el aumento de la productividad por la introducción de robots y máquinas, que fue mucho más intenso en la industria que en otras actividades, explicó Raymond Torres, director de condiciones económicas de Funkas. Sin embargo, este experto asegura que no solo se mantiene estable por el tirón de las exportaciones, sino que no ha podido recuperarse de la recesión que sufrió tras la crisis financiera.

Y lo mismo ha ocurrido con la construcción. El sector está evolucionando y recibió 45.800 empleados el año pasado. Así, se acerca a los 1,3 millones, mucho mejor que antes de la epidemia, pero lejos de alcanzar su pico en la burbuja inmobiliaria, cuando reunió a unos 2,5 millones de asociados.

En cambio, el campo, en medio de la crisis, es el único sector que ha perdido terreno en el último año y se encuentra en su punto más bajo por debajo de la barrera de alrededor de 1,1 millones de cotizantes.

.

Deja un comentario