La agricultura comienza a imponer sanciones a quienes pagan menos del costo de producción



Mejor tarde que nunca. La Ministra de Agricultura, Ganadería y Pesca del Gobierno Autonómico, Alicia Vanoostende, ha anunciado que Canarias comenzará a aplicar la ley de la cadena alimentaria el próximo mes. Este texto obliga a todo «operador» de la cadena a pagar al menos el coste de producción en el eslabón anterior, si no quiere hacer frente a las sanciones previstas por la normativa aprobada en 2013. Nueve años después, el Ejecutivo regional asegura que tener «Todo más o menos ordenado» para poder empezar con la comprobación de la regla. Así lo aseguró Vanoostende durante una entrevista con Hoy por Hoy El Drago, en Cadena Ser, el pasado martes.

“Llevamos nueve años con esta ley y llevamos casi tres años en el gobierno. Es cierto que estamos atrasados, pero tuvimos una pandemia«, señaló la consultora para justificar la demora. Lo cierto es que ha pasado tanto tiempo desde su adopción que la norma ya ha sido modificada, la última en diciembre de 2021, que incluye mayores sanciones para «ofrecer más garantías» en el sector primario. La destrucción de valor en la cadena está tipificada como infracción «grave» y conlleva una multa de 3.001 euros a 100.000 euros. Para los reincidentes, la cantidad puede llegar hasta el millón de euros.

El ministerio no precisó cómo se realizará la inspección, pero dijo que las Direcciones de Agricultura, Ganadería o Pesca, así como el Instituto Canario de Calidad Agroalimentaria, cuentan con «personal en funciones de inspección» y la idea es que parte de este personal “también se compromete a revisar la ley”.

La verdad es que los auditores van a trabajar mucho con los criadores ya que llevan años vendiendo a pérdida. Esta situación se ha visto exacerbada por el aumento de las tarifas de feed, feed y fare debido al conflicto en Europa del Este, que ha llevado a la industria a sus «límites». Un litro de leche se pagó en abril por 48 minutos y en mayo por 50, pero su producción cuesta 60 a los agricultores, lo que refleja una clara violación de la ley sobre la cadena alimentaria.

Hasta ahora, el mayor esfuerzo del gobierno de Canarias para detener las violaciones ha sido reunir a los agricultores, las industrias queseras y las cadenas de distribución a principios de mayo para acordar un aumento de precio justo. En la reunión se acordó que los fabricantes y supermercados reducirían sus márgenes comerciales para pagar más a los ganaderos por la leche: llegando a 0,60 céntimos la leche de vaca ya 0,90 o 1 euro la leche de cabra y oveja. Y aunque hubo buenas intenciones y promesas, desde entonces el aumento ha sido de dos centavos, lo que todavía está lejos de cubrir el costo de producción. Los productores no merecen un aumento lento y progresivo. Durante meses, han estado pidiendo medidas inmediatas para hacer frente a los altos costos y no recurrir al dumping de leche o al sacrificio de animales.

Vanoostende reconoce que a pesar de la subida paulatina de los precios, aún es insuficiente, por lo que espera que en la próxima reunión, prevista para junio, se pueda implementar un aumento para cubrir los costes de producción de los agricultores.

Los agricultores también están a la espera de la llegada de ayudas al sector, como el anticipo de las incluidas en el Programa Comunitario de Apoyo a la Producción Rural en Canarias (Posei), el paquete de 2,5 millones del Gobierno español y los 8,2 millones del Ejecutivo autonómico. .

.

Deja un comentario