La capital saca billetes del cajón y paga 38 millones de euros


Javier Darriba

JAVIER DARRIBA Las palmas grancanarias

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria ha reconocido cientos de facturas que acumula desde hace tiempo en los cajones -el más antiguo desde 2016- en un trámite que posibilita su pago. En total, la deuda a liquidar por el ayuntamiento asciende a 37,7 millones de euros.

Se trata de una operación financiada con el dinero que tiene el municipio en sus remanentes -casi 316 millones de euros- y se afronta gracias a la suspensión del techo de gasto aprobado por el estado para acelerar la salida de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus mediante el uso de fondos públicos.

Con ello, la cuenta 413 -donde se acumulan todas las operaciones cuyos gastos no están incluidos en los presupuestos- se reduce en la práctica a casi la mitad del año 2020 y asciende a 72,41 millones de euros.
Las facturas que aún no han sido aprobadas por el ayuntamiento quedan de esta forma aproximadamente 35 millones de euros.

El Pleno tuvo como telón de fondo constante las sucesivas protestas que tuvieron lugar en la Plaza de Santa Ana: las de funcionarios públicos criticando el abuso de la temporalidad; los de los 187 que fueron despedidos del Servicio de Limpieza; y los excluidos del proceso selectivo de conductores de buses municipales.

Concentración de los funcionarios despedidos del viernes, a las puertas del Ayuntamiento, donde se celebró la reunión. /

C7

El pago de estas facturas se realizó con el apoyo unánime de todas las partes. La concejala de Hacienda y Economía, Encarna Galván, sumó a los 37,7 millones de euros, los dos millones con los que se incrementará el servicio de ayuda a domicilio y los 2,34 millones que se cederán al Instituto Municipal de Empleo y Formación (IMEF). “Se inyecta una liquidez de más de 42 millones de euros en empresas, pymes y autónomos”, defendió, “invertimos en la economía, en las empresas, en los servicios públicos y en la asistencia social”.

La consideración de estos pagos como una inversión fue criticada por los grupos de oposición, quienes a pesar de su apoyo no dudaron en criticar la operación.

La portavoz del grupo municipal del PP, Pepa Luzardo, señaló por tanto que la morosidad en el pago de facturas es un termómetro que indica la mala gestión del grupo de gobierno. «No se paga el mantenimiento de las fuentes, los parques y jardines, ni las carreteras, ni los ascensores de Obispo Romo y Las Rehoyas», dijo. “Parece increíble que las empresas de una ciudad como Las Palmas de Gran Canaria, con dinero en sus cuentas, tengan que mendigar para conseguir dinero”, dijo. Y agregó que «hoy nos enteramos de que una inversión es demasiado tarde y es mala para pagar».

La portavoz de Ciudadanos, Lidia Cáceres, tampoco aceptó que el discurso oficial de inversión esté hablando de pagar facturas. “En mi ciudad hay una diferencia entre invertir y pagar”, dice el concejal, “dejar de vender humo, es decir, actualizar el pago pendiente que tienes desde 2016”.

A su vez, el portavoz de la Coalición Canarias-Unidas por Gran Canaria, David Suárez, criticó que se paguen ocho millones de euros demasiado tarde porque no se pagó a tiempo. “Pagan más intereses que por los servicios que brindan”, explicó, “es porque este gobierno municipal no sabe administrar el dinero público”.

Fortalecimiento de la atención social

La sesión plenaria se caracterizó por el uso de los remanentes para fortalecer también servicios, como el área social. Además del millón de euros que se abonará en la cuenta desde la que se concede la concesión de primeros auxilios sociales, también se ha concedido el visto bueno a la modificación de créditos para reforzar el contrato del servicio de ayuda a domicilio en 2,07 millones más. máximo permitido por el contrato vigente.

Con respecto a los beneficios económicos y aquellos con necesidades especiales,
La concejala de servicios sociales Carmen Luz Vargas ha indicado que llegaremos con el refuerzo aprobado ayer y llegan los 2,6 millones de euros aportados en forma de subvención del Gobierno de Canarias y el Cabildo de Gran Canaria, cómodo al final de el ano «, prosiguió el alcalde, «pero de ser necesario propondríamos otro ajuste crediticio».

David Suárez criticó que esta necesidad no fue en un momento tan complicada como la actual, como lo demuestra el hecho de que el juego de 4,6 millones de euros está casi completamente agotado y actualmente cuesta solo unos 300.000 euros. «Lamentamos que tengan tan mala previsión», dijo el alcalde.

Manifestación para denunciar la oposición de los buses municipales. /

C7

El debate sobre las transferencias urgentes al IMEF también fue tenso, especialmente por la delicada situación financiera que atraviesa actualmente. Como se recoge en la memoria de la solicitud de admisión de 2,34 millones de euros que se aprobó ayer, “es de suma importancia que el Ayuntamiento abone de forma inmediata el pago de estas actividades
El IMEF no cuenta actualmente con la liquidez para afrontar la nómina de julio de 2021, ni el pago de la seguridad social correspondiente., con las gravísimas consecuencias que se derivan de ello. Debe estar muy presente que afectará a un número importante de trabajadores (más de 500) y consecuentemente a más de 500 familias, además de las consecuencias ante la seguridad social por incumplimiento de obligaciones ”. De hecho, se tramitó el expediente IMEF, independientemente del importe total de 37,7 millones de euros, para que el traspaso pudiera realizarse con mayor agilidad que el resto de cambios de crédito.

El concejal del Partido Popular, Ignacio Guerra, deplora la situación a la que ha sido conducido el Instituto. ‘El alcalde Pedro Quevedo (empleo y desarrollo local) ni siquiera podía pedir dinero a sí mismo’, dijo, ‘poniendo en peligro la nómina de 500 trabajadores en un ayuntamiento sano y el alcalde, Augusto Hidalgo, mirar para otro lado y no tomar las medidas necesarias.

Pero Quevedo ha acusado al PP de mantener una actitud demagógica hacia el IMEF. Y explicó que el instituto suele tener un exceso de liquidez al final del año, porque es cuando recibe los subsidios, y un déficit al inicio. ‘Si hay liquidez no se pide y ahora se pide pagar el próximo mes’, es un procedimiento regulado. ‘

El cuarto cambio de crédito aprobado este viernes fue el único que no se alimentó del superávit de caja. Se trata de utilizar 200 000 euros para la compra de coches para la policía local. En este caso, el dinero se retira de una parte del guardarropa del agente que no se utilizará. Explicó el consejero de Seguridad Josué Íñiguez
El concurso de disfraces para policías y agentes de movilidad está en marcha y se resolverá en septiembre..

Asignaturas

Augusto Hidalgo, Encarna Galván, Pedro Quevedo, Pepa Luzardo, Cabildo de Gran Canaria, Coalición Canaria, Formación, Gobierno de Canarias, Municipal Guaguas, Partido Popular PP, Unidos por Gran Canaria, Partido Ciudadanos de la Ciudadanía, Las Palmas de Gran Canaria, Coronavirus, servicios sociales, recursos sociales, ayuntamientos, gasto público

.

Deja un comentario