La contratación de personas con discapacidad crece un 32% gracias a la implantación de las nuevas tecnologías


MADRID, 8 de julio (Portaltic/EP) –

los empleo de personas con discapacidad ha aumentado un 32 por ciento en 2022, superando el 13 por ciento generado en tiempos previos a la pandemia, números que se deben en parte a la adopción de nuevas tecnologías que promueven la inclusión en el lugar de trabajo.

Para celebrar el Día Internacional de las Tecnologías Aplicadas el 15 de julio, el fundación adeco, de la mano de Keysight Technologies Sales España, presentó la 11ª edición del informe Tecnología y discapacidad.

Analiza el impacto de las nuevas tecnologías en la adopción de Gente con discapacidades y busca conocer la percepción de las personas con discapacidad sobre el impacto de la revolución tecnológica.

Para la realización de este informe se realizó un estudio en el que hombres y mujeres con edades comprendidas entre entre 18 y 55 años que tienen una discapacidad física o mental.

Para empezar, este estudio destaca que la pandemia ha tenido un fuerte impacto en la calidad de vida de las personas con discapacidad, ya que ha reducido su poder adquisitivo y sus relaciones sociales.

A pesar de ello, esta situación sanitaria ha provocado un proceso de transformación tecnológica brusca y ha consolidado la economía digital, abriendo nuevas oportunidades para su tasa de empleo a medio plazo.

Según los datos más recientes de esta fundación, tras el desplome de la contratación de personas con discapacidad en 2020 en un -25 por ciento, la recuperación en 2020 se ha manifestado en 32 por ciento de crecimiento en la contratación de empleados con alguna discapacidad.

MÁS DE 15 AÑOS PARA LOGRAR LA VERDADERA INCLUSIVIDAD

Aunque una gran parte de los encuestados piensa que la introducción de este tecnologías socialesa su juicio, aún quedan años para que este proceso muestre sus resultados y demuestre esta integración en el lugar de trabajo.

Tanto es así que el 41 por ciento de los encuestados cree que alcanzará su pleno empleo en 2040 gracias a la integración de tecnologías adaptadasel potencial de la robotización para eliminar ciertas barreras o la consolidación del teletrabajo.

Por el contrario, el 11,9 por ciento cree que la tecnología por sí sola nunca tendrá la capacidad de lograr la plena integración laboral de las personas con discapacidad, ya que cree que la mentalidad social es un factor que influye influencias directas.

Este informe señala que las carencias de la inclusión laboral de las personas con discapacidad vienen de la mano de la digitalización, ya que es necesario realizar una labor de sensibilización complementaria al desarrollo tecnológico.


En este contexto, es importante señalar que la participación en el mercado laboral de las personas con discapacidad aún es baja, con una empleabilidad del 34 por ciento. Esto determina que el 65,7 por ciento de personas en edad de trabajar no tiene trabajo y no lo buscamuchas veces porque no tienen los recursos para aportar su talento y habilidades.

En este sentido, el director general de la Fundación Adecco cree que “las nuevas tecnologías son grandes aliadas para facilitar su acceso al trabajo. Sin embargo, no será suficiente para garantizar la igualdad de acceso a estos, sino para que los profesionales con discapacidad adquieran competencias digitales a la altura de las demandas de las empresas».

MEJORAS EN LA CALIDAD DE VIDA

Otro de los datos que arroja este informe es que el 91,8 por ciento de los encuestados cree que la revolución tecnológica ha mejorado su calidad de vida en general.

Esto se puede ver, por ejemplo, en el papel que juegan las redes sociales, ya que el 75 por ciento dice que nuevas tecnologías y redes sociales han conseguido crear un mayor tejido social en torno a la discapacidad.

De hecho, el 48 por ciento utiliza diversas adaptaciones tecnológicas para superar barreras y/o medios audiovisuales, ya sea con ratones virtuales, teclados cubiertos, impresoras braille o funciones de zoom de asistencia. Además, el 27 por ciento utiliza productos de tecnología de asistencia a diario.

Además, mientras el 91,8 por ciento cree que los avances en este ámbito pueden promover la inclusión, el 8,2 por ciento cree que la tecnología no es un aliado en el proceso de inclusión y que no mejora la calidad de vida de las personas con discapacidad, sino que acentúa la desigualdad. brecha.

Algunos de estos encuestados informan que encuentran barreras para administrar nuevas tecnologías debido a problemas complejos de uso o accesibilidad: el 44 por ciento dice que les resulta difícil usarlas y el 32 por ciento dice que tienen problemas de accesibilidad. Esto se debe a que no pueden operar ciertos dispositivos debido a la falta de adaptaciones para su discapacidad.

TELETRABAJO COMO ACELERADOR DE INCLUSIÓN

En los últimos meses, especialmente desde el estallido de la pandemia, el teletrabajo se ha convertido en una de las alternativas elegidas por la mayoría de las empresas.

Por ello y para la elaboración de este informe, la Fundación Adecco ha querido saber qué opinan las personas con discapacidad del teletrabajo.

En este caso los que tener una discapacidad física prefieren trabajar a distancia (70 por ciento de los encuestados), al igual que las personas con discapacidad intelectual (46%).

En menor medida, lo prefieren las personas con discapacidad sensorial (46%) e intelectual (25%). Sin embargo, cuando se toman en cuenta todas las discapacidades, el 46 por ciento de las personas prefiero el teletrabajoen comparación con el 34 por ciento que elegiría el trabajo presencial.

Solo el 20 por ciento opta por una combinación de ambas fórmulas, es decir, una modalidad de trabajo híbrida, que se ha afianzado en muchas empresas a raíz de la pandemia.

Deja un comentario