La lavandería que forzó el desalojo de la Laguna pierde poder


La lava del volcán amenaza la infraestructura de Los Llanos. / REUTERS / VIDEO: ATLAS

Erupción de La Palma

En el día 25 de la erupción, los indicadores de actividad no dan tregua y el fin de las emisiones volcánicas está todavía muy lejos.

Marcador de posición de Antonio Paniaguaa

El final de la erupción del volcán Cumbre Vieja es impredecible. El día 25 de la actividad, ni el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ni el presidente de Canarias, Víctor Ángel Torres, creen que el cráter está casi extinto. Casi todos los indicadores reflejaron una alta intensidad de emisión este miércoles. El temblor, los temblores que experimentó el magma, no dieron tregua, mientras se apreciaba una mayor explosividad. Tres arroyos permanecieron activos: el primero discurre por el muro norte, que pierde fuerza frente al que avanza por el sur, que avanza a 50 metros por hora. Un tercer idioma apenas registra el aporte de la lava. El volumen de tefra (el material sólido expulsado al aire por el volcán) se estima en entre 8 y 9 millones de metros cúbicos desde el inicio de la erupción, según estimaciones que gestiona el Instituto Vulcanológico de Canarias (Involcan).

Hoy, el Instituto Geográfico Nacional ha detectado cerca de 66 sismos en la zona de ebullición de la lava, uno de los cuales alcanzó 4,4 en la escala de Richter en la localidad de Mazo, aunque las profundidades del sismo oscilaron entre 12 y 37 kilómetros, circunstancia que tranquiliza a los expertos. . La deformación del terreno, que tendió a disminuir en los días anteriores, se mantuvo estable.

Las emisiones de dióxido de azufre, uno de los mejores indicadores para medir la virulencia del volcán, se situaban en 17.700 toneladas por día a media tarde, en comparación con los días anteriores. Para acabar con la actividad volcánica, estos gases deberían reducirse a 100. La columna de gases y cenizas, a su vez, se eleva a más de tres kilómetros de altura.

Video.

Primeras imágenes de la fajana en el agua. /

Atlas

El director técnico del Plan de Emergencia Volcánica de Canarias (Pevolca), Miguel Ángel Morcuende, señaló que el frente se desliza por el flanco norte del volcán, lo que obligó a evacuar este martes a unos 800 habitantes del barrio La Laguna de Los Ángeles. Llanos de Aridane, «avanza muy lentamente». Según Morcuende, existe la posibilidad de que «haya tenido un aborto y ya no pueda caminar». Sin embargo, la destrucción ahora es irreparable y el lavado norte ha arrasado con todo el polígono industrial del Callejón de la Gata, del que solo se ha salvado una planta de empaque de aguacate y parte de un desguace.

Visitas a la isla

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, dijo que no veía señales de que la Cumbre Vieja aliviaría. «Es la cuarta visita que hago a la isla de La Palma y lamentablemente no será la última», dijo. Por ahora, las rocas volcánicas todavía están calientes y poco se puede hacer para reconstruir la isla, excepto proporcionar refugio de emergencia a los evacuados. Así que las cosas, Sánchez pidió «paciencia» a los palmeros. El Ejecutivo canario ya ha comprado 18 viviendas y se prepara para adquirir otras 45, aunque todas están a la espera de su finalización.

La fajana, la zona extraída del mar por la lava, no ha crecido mucho en las últimas horas, aunque cada vez es más profunda. El delta cubre un área de 35 hectáreas y 75 metros de profundidad, un calado que hace muy poco probable que la plataforma se rompa, como se pensó originalmente.

Se espera que dos plantas desalinizadoras portátiles estén instaladas y operativas a finales de semana, con la misión de regar las granjas en el Valle de Aridane. Para ello, también se cuenta con el aporte de un petrolero que llegará mañana desde la península para reducir las necesidades de riesgo.

Morcuende destacó que el área afectada por el volcán representa solo el 8% de la superficie de la isla. «Esto debe ser enfatizado porque es una isla segura», dijo. Los datos del catastro, fechados el 12 de octubre, registran 937 edificios dañados: 760 son de uso residencial y 89 agrícolas. La superficie afectada es de 640 hectáreas, 27 más que el día anterior.

.

Deja un comentario