Labor convoca a agentes sociales a incrementar el SMI


Ministra de Trabajo, Eolanda Díaz. / Moncloa

El gobierno, los empleadores y los sindicatos se reunirán el 1 de septiembre para comenzar las conversaciones sobre el aumento del salario mínimo este año.

El nuevo curso es un fuerte comienzo para el gobierno. El Ministerio de Trabajo convocó el jueves a una reunión de empleadores y sindicatos el 1 de septiembre para discutir el aumento del salario mínimo interprofesional (SMI).

Fuentes ejecutivas señalan a este medio que, en principio, asistirán a la reunión «con el propósito de escuchar» y sin propuesta alguna por su parte.

Varios miembros del Gobierno ya esperan una serie de intervenciones públicas este verano para afrontar el aumento de las SMI, aunque parte del PSOE, con la vicepresidenta Nadia Calviano a la vanguardia, siempre se ha mostrado partidario de ponerlo sobre la mesa.

Una posición que ha creado revuelo y contradictorio con los socios de la coalición y con la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, para tomar medidas lo antes posible. De hecho, su promesa ya tiene un retraso de nueve meses.

La presión sindical también fue importante en este caso. Sus representantes incluso han amenazado con abandonar las conversaciones sobre reforma laboral y pensiones si aún no se resuelve el tema del crecimiento del SMI. Todo esto se ha sumado a los buenos datos laborales de los últimos meses, que han creado el caldo de cultivo perfecto para que los simpatizantes pospongan las negociaciones para ganar su puesto.

En principio, los ejecutivos asisten a las reuniones solo para escuchar. Pero lo cierto es que su hoja de ruta ya ha estado marcada por un reciente informe pericial, que recomendaba que el SMI, que ahora está congelado en 950 euros, se incremente de 12 a 19 euros este año, en función de la evolución de los salarios, para llegar al final de la legislatura.El 60% del salario medio, que rondará los 1.060 euros.

Fuentes consultadas aseguran que no habrá más retroceso en la decisión política. La única pregunta es cuánto se puede acordar. Ante la recomendación de un comité de expertos, los representantes de los trabajadores esperan un incremento de al menos 20 euros (IPC incluido). Pero lograr este objetivo no será fácil. «La llamada es positiva, pero no quiero tocar el timbre del vuelo», dijo el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, luego de recibir una llamada del gobierno.

Los sindicatos comenzaron a marcar sus territorios y recuerdan que el salario mínimo debería haber sido efectivo a partir del 1 de enero. «Esperamos que en la reunión podamos hablar no solo de 2021, sino también de 2022 y 2023», dijo Álvarez en una entrevista en Radio Interaconmia.

Con este puesto, el conflicto con el empleador es seguro. Tras aceptar el último aumento de los 950 euros actuales, los empresarios sostienen que ahora debemos centrarnos en la recuperación de la economía y el empleo. Y con una feroz oposición de los sectores más afectados por la crisis, volverán a manifestarse contra cualquier propuesta que implique aumentos salariales. En este caso, el gobierno debe tener especial cuidado al negociar, ya que los empleadores, como los sindicatos, han sido fundamentales para reformas como las pensiones en los últimos meses.

.

Deja un comentario