Las 10 cosas que los Emmy 2022 no deben olvidar



La academia de televisión tiene un trabajo duro este año. Si en temporadas pasadas, con la expansión del streaming y la (sobre)producción, se intentaba destacar el mejor tiempo de estudio requerido y no asequible, la temporada 2021-2022 se ha vuelto especialmente densa. Debido a la pandemia, muchas series populares (‘Stranger Things’, ‘Barry’, ‘Atlanta’) se retrasaron y coincidieron con el comienzo de un año que estuvo lleno, además, de novedades. Allí, en particular, hay una borrachera de títulos prestigiosos, todo para ganar sesgo de rendimiento. Aquí reunimos los títulos y nombres que esperamos escuchar de El martes es el 12º anuncio de nominaciones..

Un drama: ‘Pachinko’

La escala del proyecto ‘Pachinko’ se resume en sus hermosos créditos iniciales, donde, además de imágenes nostálgicas y una danza catártica, veremos primero el logo de la serie en coreano, luego en japonés y finalmente en inglés. Este último detalle es un perfecto resumen visual del viaje familiar de la serie, desde el Japón ocupado por Corea hasta el propio Japón y los Estados Unidos donde el idioma de los negocios se aprende cada vez más fácilmente. Emoción, identidad, lenguaje y remordimiento se encontraron emotivamente en uno de los tantos hitos de Apple TV+ esta temporada: sin olvidar ‘Separación’, ‘Caballos lentos’, ‘Fundación’ o ‘Las Luminas’.

Una broma: ‘Perros de reserva’

Desarrollado por las cuatro manos del cineasta esterlina harjoun miembro de la Nación Seminole de Oklahoma, y ​​en todas partes Taika Waititi, esta (triste) comedia es la rareza más hilarante: una historia protagonizada por nativos americanos, pero no basada en una discusión seria de sus traumas históricos sino en el recuerdo de su sentido del humor. En el Okern (Oklahoma) imaginario, cuatro gánsteres adolescentes de poca monta alternan drama y travesuras que son muy reconocibles a pesar de las fascinantes diferencias culturales.

Una actriz principal en el drama: Rhea Seehorn

Rhea Seehorn como Kim Wexler.


¿Qué tiene que hacer Seehorn para ser nominado a un Emmy por su papel del abogado Kim Wexler en ‘Better Call Saul’? Si la respuesta es “molestia”, no te la esperes, porque esta actriz prefiere adentrarse en el terreno del misterio y el calor más matizado. Durante seis años dio clases magistrales de magnetismo como el sufrido socio (en varios niveles) de Jimmy/Saul, un Bob Odenkirk ha nominado cuatro veces por su papel en la serie, como bancos jonathan. Solo queda esta oportunidad para celebrar a Wexler. Espero que no lo hayan desperdiciado.

Actor principal de un drama: Jeremy Strong

En su malvado plan para intentar cambiar a Waystar y, en sentido figurado, matar al padre, Kendall Roy es la triste estrella de la tercera temporada de ‘Sucesión‘, especialmente en un episodio de cumpleaños que es a la vez divertido y conmovedor. El personal se ríe con ganas de las travesuras excesivas de Strong como actor de Método (por ejemplo, trae recuerdos de la infancia al set para capturar la vulnerabilidad de su personaje), pero si esas excentricidades sirven como la creación de tal creación, hay muchas risas. .

Actriz principal de una comedia: Selena Gomez

Con el efectivo equilibrio de las energías cómicas de ‘Only Murders in the Building’, steve martin pone neurosis; tu compañero para siempre Martín corto, comedia física, y la más inesperada Selena Gomez, una apatía millennial más propia de Sundance que de Touchstone. Su Mabel puede ser, por momentos, pura sátira, pero esa mirada delata un dolor permanente. De estos Emmy solo se aprecia la primera temporada; que Gómez también sea bueno en la segunda, recién estrenada, le ayudará en el caso de estar nominado.

Actor principal de una comedia: Bill Hader

‘Barry’ puede seguir siendo una buena comedia criminal con una escena del mundo del espectáculo, un ‘Cómo conquistar Hollywood’ en pequeñas dosis, pero se ha convertido en un cuadro psicológico de oscuridad feroz. Hader (también co-creador y director ocasional) bordó en las etapas recientes de la desintegración psicológica de aquel sicario convertido en actor. Si es nominado y logra vencer Jason Sudeikis (‘Ted Lasso’), su excompañero en ‘Saturday night live’, será la primera persona en ganar este galardón para las primeras temporadas de una serie.

Una miniserie: ‘Estación Once’

¿Una serie sobre una pandemia estrenada en plena pandemia? Sí y no: esta (bastante floja) adaptación de la novela de Emily St. Paul. John es también una, o más importante, una serie sobre el poder curativo del arte y las conexiones que hacemos. El creador Patricio Somerville y su equipo se acerca y se aleja de un rico tapiz de personajes, pero en el centro de todo siempre está la amistad entre Kirsten (Matilda Lawler y, de adulta, Mackenzie Davis) y su ángel guardián Jeevan (Himesh Patel). Mucha ciencia ficción emocional.

Actriz principal de una miniserie: Elle Fanning

Además de seguir desbordando grandeza en ‘The Great’, Fanning saltó a la fama en ‘La chica de Plainville’ (estreno este domingo, por fin, en nuestro Starzplay) como Michelle Carter, esa chica que fue condenada a prisión por asesinato tras animando a su novia a suicidarse a través de mensajes de texto. Solo por la última escena del primer episodio, una impresión de que Carter imita a una semi-ficticia Lea Michele durante el duelo, Fanning merece un Emmy explícito.

Actor principal de una miniserie: Jon Bernthal

Al reclamar ‘La ciudad es nuestra’, Jorge Pelecanos Y David Simón Convirtieron la investigación de un periodista (la de Justin Fenton sobre un grupo de policías corruptos en la ciudad de Baltimore) en una trepidante tragedia: el ascenso y la caída de un cadete de policía a través de los ojos de sus compañeros. Bernthal sabe llevar el peso del personaje, con sus dualidades, su carisma y su capacidad de autoboicot. Llena la pantalla, magnetiza.

Una banda sonora: ‘Tokyo vice’

Toda la música única e inquietante de los últimos doce meses (‘La chica de antes’, ‘¿Sabes quién es?’, ‘Outer range’…) es obra del mismo dúo, danny bensi Y Saunder Jurriaans, ya conocido como ‘Ozark’ o ‘El Visitante’. También cuentan con la ‘partitura’ de ‘Tokyo vice’, donde salen de su zona de confort (una música atmosférica con instrumentación atípica) para experimentar con beats electrónicos, cuerdas expresivas e influencias orientales naturales. Tocaron techo en ‘1999’, una especie de club cut dramático y experimental que es fácil imaginar remezclado por cuatro tet o Puntos flotantes.

.

Deja un comentario