Las reformas se desvanecen con una pensión media de 1.400 euros


El sistema redujo el monto inicial hasta 2018 cuando la edad real de jubilación ya era de 65 años.

Jose maria camarero

El impacto inicial de la reforma de las pensiones, que comenzó en 2011, ha disminuido con el tiempo. Después de un aumento gradual de la edad de jubilación (de 65 a 67 en 2027), así como del cálculo de las cotizaciones (de los últimos 15 años a 25 años en 2022), los que se están jubilando son ligeramente inferiores a la pensión pensión pensión pensión pensión pensión pensión. Sin este arreglo. Fue de 2014 a 2018 Pero desde entonces, el monto de cada nueva pensión aprobada por la Seguridad Social ha sido superior a la anterior.

A septiembre pasado (último dato disponible), la nueva pensión de jubilación ascendía a 1.392 euros de media. El dato es ligeramente inferior a los 1.406 euros que se destinaron a los que se jubilaron en 2020, aunque todavía quedan tres meses para el 2021, por lo que es previsible que los nuevos beneficios sean superiores a los del año pasado, marcado por una epidemia.

Este será el tercer año consecutivo en que se incremente la nueva pensión. Cuando nació la generación del baby boom en los años 50 y 70, fue un anticipo de lo que sucedería cuando se jubilaran.

Hasta 2018, el efecto de las reformas fue reducir el monto de estas nuevas pensiones. En ese año, cada nueva jubilación aumentaba, con una media de 1.311 euros al mes, unos 100 euros menos que en la actualidad. En 2017, esa cantidad fue de 1.318 euros. En 2016, unos 1.348 euros, similar a los 1.346 euros de 2015. En 2014, 1.356 euros. Y en 2013, 1.313 euros. Son cuatro años de declive desenfrenado.

El efecto de la reforma se nota en la edad real de jubilación. Ha ido aumentando desde 2018 (entonces el tiempo de jubilación era de 64,2 años) 64,7 años. Esto se explica por la sanción que se aplica a las prestaciones de la Seguridad Social y obliga al trabajador a esperar unos meses para jubilarse para no ver reducida su pensión.

.

Deja un comentario