Lección de cine de Enrique Urbizu


Enrique Urbizu y Carlos Gómez, autores del libro ‘La caja de madera’, en Bilbao. / Jordi Alemany

«Si los chicos solo leyeran tuits, no podrían hacerlo con dos páginas de Baroja», advierte el director bilbaíno, que presenta una guía cinematográfica escrita con Carlos Gómez en Zinebi

Enrique Urbizu (Bilbao, 1962) ha alternado su labor de director con la docencia durante muchos años. Su experiencia en las aulas le sirvió para escribir ‘La caja de madera’ con el profesor Carlos Gómez, que fue alumno suyo. Estudios sobre Performance Cinematográfica ‘, una guía para cualquier lector interesado en el cine como lenguaje que sus escritores presentan este sábado en Zinebi, acompañados por Joxean Fernández, director de la Filmoteca Vasca. La entidad gestora de derechos audiovisuales DAMA, la Escuela de Cine de la Comunidad de Madrid (ECAM) y la revista ‘Caimán-Cuadernos de Cine’ publican un volumen diseñado como libro de referencia que nos enseña que nada se deja al público en las películas. Este concepto de actuación etéreo e invisible es crucial.

“Se trata de intentar observar una película no solo con gusto, sino también con criterio”, dice el autor de ‘Todo por la pasta’, que siempre habla con sabiduría y fervor de cine. “Todos los productos audiovisuales que consumimos tienen una actuación, desde el noticiero hasta la neblina del Papa. Nada es inocente, ni el color del fondo ni el volumen del sonido”, ilustra. “Todos tenemos gusto, es como el agujero, pero el criterio se basa en el conocimiento y la experiencia. El criterio se forma, se ensancha, se discute, entra en crisis … Si estuviéramos hablando del violín o de la cirugía, la distinción entre gusto y criterio debería Ser más claro ”, compara el director, que asegura que las visitas al Museo de Bellas Artes de Bilbao los domingos por la mañana con su padre.“ Allí me convertí en medio cineasta ”.

‘The Wooden Box’ analiza películas de escritores consagrados como David W. Griffith, Jean Renoir, King Vidor, Jacques Tati y Stanley Kubrick para desvelar las herramientas más importantes de la interpretación. También incluye un glosario de términos que resume la experiencia del cineasta bilbaíno, que debutó hace más de 30 años con ‘Tu novia está loca’. Por eso, en una filmación, se recomienda «dormir bien, llevar ropa cómoda y ser educado con la gente». En el plató «tienen que pasar cosas», pero la logística de producción debe estar perfectamente organizada. «La duda es buena, la vacilación es mala», afirma Urbizu en una regla fija que se aplica perfectamente a la vida.

Urbizu y Gómez ven su labor docente como una llamada a detenernos y abrir los ojos en un momento en el que sufrimos bulimia audiovisual. Las plataformas están lanzando series de manera incesante y existe la presión de verlas para formar parte del discurso al respecto en las redes sociales. El director de ‘La caja 507’ detecta ‘un desconocimiento sangriento’ entre los alumnos que se matricularon en una escuela de cine e ignoraron a los grandes escritores. Y que tienen la historia del cine a un clic de distancia. «Con mayor acceso, menos conocimiento, es el síndrome de la nevera llena», apunta el cineasta, que define el presente como «un ciclo de fragmentación y ligereza, de rapidez en el envío de mensajes». «Las habilidades de lectura y comprensión se reducen si los niños solo leen tweets, no podrán manejar dos páginas de Baroja o una película de Visconti».

Enrique Urbizu en el rodaje de la serie ‘Libertad’.

Al ganador de seis Goyas con ‘No habrá paz para los malvados’, revela, le dijeron en un despacho que hoy no sería posible hacer ‘Todos los hombres del presidente’, que recuerda haber visto a los 14 años. en el cine Astoria, porque los personajes hablan mucho. En estos tiempos «vertiginosos y entretenidos», en los que triunfan las películas de Marvel, Urbizu siente envidia de Francia, donde los planes educativos han reservado desde hace tiempo un espacio para la formación audiovisual. “El otro día llevé a clase una caricatura de 50 años de ‘Los Vengadores’, con el idiota del martillo, es la misma cultura popular. En Canadá, queman cómics de Asterix y Tintin. Ya sabía cuando los leí cuando era niño que tenían un trasfondo xenófobo, pero esos álbumes se abrieron al mundo para mí. Mientras tanto, hicimos que nuestros hijos vieran ‘The Squid Game’, la serie sobre chinos en chándal que se suicidan para jugar con galletas. Es normal que los chicos acaben como anfitriones en las discotecas ».

-En la definición de director de cine, asegura: si no te interesa la vida de tus vecinos, dedícate a otra cosa.

– Así es como es. La materia prima de las películas son las vidas de las personas, si no estás interesado, no vas a hacer películas como es debido. Todo tu trabajo va a consistir en hablar de lo que le está pasando a la gente: sentimientos, emociones, soledad, tristeza … Vas a tener que hablar con tus actores sobre ello y eso es lo que vas a tener que filmar.

-Hemos estado viendo películas que hablan de otras películas durante mucho tiempo.

-La ola de la posmodernidad continúa, ojalá haya amainado. Hay toda una generación criada bajo la influencia de Tarantino y sus seguidores. Puede ser muy pernicioso porque le evita encontrarse con los originales en los que Tarantino prospera. Ahí tienes que romper piedra y contarles de Melville, Aldrich, Fuller … Este es un cine de cine que nunca me ha interesado demasiado.

-Quizá Tarantino se haya vuelto demasiado mayor para sus alumnos. ¿Cuáles son las referencias que manejan?

– No son viejos. No manejan muchas referencias … Hace cinco o seis años, las películas asiáticas eran muy populares. Ahora se ve la presencia de los alumnos, todos están con ‘Titanes’ … Pero no creo que sean influencias consolidadas. Son gente muy joven, con pocas excepciones son abiertos y buscadores.

Enrique Urbizu y Carlos Gómez, autores de ‘La caja de madera. Estudios de performance cinematográfica ”.

-Otra frase del libro: en un cine la película nos controla, en casa nosotros controlamos la película.

-Antes había video casero, pero ahora todo es más exagerado. Tú controlas cómo ves la película, dónde, en qué marcos de tiempo, qué fragmentos, a qué velocidad … La posesión física de la película es total. Ves una mitad en el metro y la otra mitad cuando llegas a casa en dos pantallas diferentes.

-Con el video intentaste reproducir la liturgia en un cine en casa.

– Sí. Incluso apagaste la luz …

«La materia prima de las películas es la vida de la gente, si no te interesan tus vecinos, dedícate a otra cosa»

“La jodida pandemia deja una huella de asociabilidad. Si recuperamos cierta naturalidad en las relaciones, podremos volver al teatro »

-¿Crees que existe el peligro de que la serie eventualmente cambie el lenguaje cinematográfico de las películas?

-Muy pocas series se han renovado en el lenguaje cinematográfico, la gran mayoría han realizado una muy plana. Ese peligro siempre ha existido. Habrá películas que parecerán una serie, pero también películas que despegarán. Hay muchas cosas ahí fuera, ver teatro asiático, tan estimulante y variado. De repente, un japonés entra y te dice algo muy simple y lo golpea. Lo que pasa es que luego retiene la cuenta durante una semana.

-La audiencia adulta que acudió a las salas no volverá.

-Dependerá de la jodida pandemia, que deja un rastro de asociación, de una cierta precaución que todos vemos en la comunidad. Si recuperamos una cierta naturalidad en las relaciones, será posible volver a las habitaciones. Creo que el placer de ir al cine continuará.

.

Deja un comentario