Los científicos señalan que el volcán La Palma «tiene cada vez menos energía»


Volcán de la Palma. Foto Eltime.es 4

La disminución del dióxido de azufre que emana del volcán La Palma y los sismos a media profundidad sugieren que el sistema volcánico se está quedando sin energía, según los científicos que analizan la erupción que se inició en Cumbre Vieja el 19 de febrero de septiembre.

De hecho, las emisiones de dióxido de azufre asociadas al penacho volcánico fluctuaron entre 2.000 y 4.000 toneladas ese sábado, lejos de las más de 50.000 toneladas reportadas el día 23), María José Blanco, recordó en rueda de prensa este domingo que aún es alta. Dar valores.

«Parece que el sistema se está quedando sin energía y los niveles medios de sismicidad, temblor, deformación y dióxido de azufre están mostrando una tendencia estable o decreciente, pero tendremos que esperar a que se sostenga en el tiempo», dijo el ponente. .

Por su parte, el director técnico de Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, ha indicado que la lava sigue fluyendo hacia el delta de lava, lo cual es «una muy buena noticia» ya que no encuentra ningún dique, no engrosa ni gotea y por tanto. no ocupa Territorios nuevos con lo que vendría a «hacer más daño».

A diferencia de ayer, cuando el flujo de lava que recibió más aportes de magma fue el primero, hoy el que más «alimenta» es el noveno, el más al sur y entre el original y el número 2 han formado el crecimiento del Deltas de lava ya por encima del volcán San Juan (1949).

Pero Miguel Ángel Morcuende enfatizó sobre todo que no hay derrames de lava y por lo tanto no se crean problemas adicionales «por pura necesidad», es decir, daños a «vida y fincas».

Los gestores de Pevolca también felicitaron la falta de sismicidad superficial, ya que los terremotos persisten a grandes profundidades y de hecho el terremoto de mayor magnitud registrada hoy, 4,7 mgLg, estuvo a 37 kilómetros y alcanzó una intensidad IV.

Esta sismicidad profunda se mantiene y la sismicidad media, que está entre 10 y 15 kilómetros, muestra una tendencia a la baja.

La emisión difusa de dióxido de carbono relacionada con la cordillera Cumbre Vieja estuvo ayer entre 1.800 y 2.000 toneladas.

La calidad del aire se ha mantenido en niveles buenos o razonablemente buenos en cuanto a los efectos del dióxido de azufre, excepto en Puntagorda y Los Llanos de Aridane, que fue regular en determinadas épocas.

Con respecto a las partículas en suspensión de menos de 10 micrómetros, se registran valores bajos en todas las estaciones de La Palma, a excepción de un episodio con alta intensidad ocurrido ayer entre las 12:00 y las 14:00 en relación con trabajos de limpieza, un muy mala calidad del aire.

Sin embargo, debido a la alta concentración de anhídrido sulfuroso en las zonas evacuadas, que puede ser perjudicial para la salud, Fuencaliente ha cerrado hoy el acceso a las zonas restringidas para recoger objetos o documentos, precisó Miguel Ángel Morcuende.

A la fecha, la lava ha devastado 1.019,79 hectáreas y, según datos catastrales, destruyó 1.460 edificios, de los cuales 1.181 para uso residencial, 159 agrícolas, 67 industriales, 34 comerciales, 13 para uso público y 15 para otras actividades.

Actualmente son 481 personas las que han sido evacuadas de sus domicilios en hoteles de Fuencaliente y Los Llanos de Aridane y 43 familiares en centros socio-sanitarios.

Deja un comentario