Los científicos tranquilizan a los habitantes de Mazo y Fuencaliente y de momento descartan una erupción volcánica en la zona.


El municipio de Mazo se encuentra a 20 km de la carretera de la erupción del volcán La Palma. El jueves, se registró aquí un terremoto de magnitud 4,3, la intensidad más alta desde la erupción volcánica del 19 de septiembre. Estos terremotos no se detuvieron durante estas tres semanas, lo que es normal para el proceso de erupción en el Archipiélago, según los expertos que preparan el plan de acción ante una emergencia volcánica en Canarias (Pevolca). Sin embargo, las poblaciones afectadas por el terremoto de Mazo y Fuencaliente temen la apertura de un nuevo centro de emisión cerca de ellos.


Se derrumba la vertiente norte del volcán la Palma

Se derrumba la vertiente norte del volcán la Palma

Aprender más

Para tranquilizar a la población, el comité científico que gestiona la emergencia en La Palma decidió realizar dos sesiones informativas, “no una reunión de emergencia”, como dijo el alcalde municipal Pérez Corujo. A la entrada del pabellón Mazo, donde tuvo lugar el primer encuentro por la tarde, más de 500 vecinos de la ciudad Folleto del plan de acción de peligro volcánico de la isla, fabricado por Cabildo de La Palma. Proporciona al público información básica sobre cómo lidiar con una crisis volcánica, una lista de preguntas frecuentes, un historial de erupciones en la isla y una explicación de lo que significan los semáforos.





En estos encuentros, Singer decidió contar con la colaboración de varios expertos para transmitir un mensaje de tranquilidad al público. Insistieron en que por el momento no existe riesgo inmediato de reapertura de boca en estas zonas.

El vulcanólogo del Instituto Geográfico Nacional, Stavros Meletlidis, explicó a los vecinos, primero de Mazo y luego de Fuencaliente, que estos temblores, sentido por la población, se encuentran frecuentemente en procesos eruptivos en Canarias. Por ejemplo, durante la erupción submarina de El Hierro en Tenerife, se registraron una variedad de terremotos. La rigidez de la roca permite que las olas viajen, lo que explica por qué la erupción de Cumbre Vieja llegó a estos municipios en forma de movimientos sísmicos.

Miedo a perderlo todo

En la cuarta fila está Adela, una vecina madrileña de 70 años que vive en Mazo desde hace 30 años. Adela preparó varios cambios de ropa y documentación el día de la erupción volcánica, pero con el tiempo también trajo dos sacos de dormir. “El otro día sentí un escalofrío alrededor de las ocho de la mañana y sacudí mi silla”, admite. Adela llega a la reunión con la esperanza de ganarse la confianza que le permitirá conciliar el sueño por la noche. Durante dos semanas este vecino de La Palma duerme, pero no puede descansar. Se despierta cada dos horas por si pasa algo nuevo.

Cuando ocurre un terremoto, a Adela le encanta ver en Internet la profundidad del epicentro, porque, a pesar de los temblores, este es el parámetro que utilizan los expertos para determinar la probabilidad de una erupción. El director técnico de Pevolca, Miguel Angel Morcuende, explicó en detalle la situación actual del municipio a los vecinos de Mazo. Por el momento, Mazo no está en peligro, porque las variables que advierten sobre la erupción del volcán no se ubican alrededor de su perímetro. En esta zona, los expertos no encontraron deformaciones del terreno, ni fumarolas, ni grietas. Además, los movimientos sísmicos ocurren a una profundidad de más de 10 kilómetros.

Como Adela, María * quiere saber si puede conciliar el sueño por la noche, confiada en que su casa no correrá peligro a la mañana siguiente. Aunque no recibió una respuesta exacta a su pregunta, recibió un mensaje de esperanza. Por su parte, el coordinador del Instituto de Vulcanología de Canarias (Involcan) Nemesio Pérez pidió a la población que cumpla «su cuota de responsabilidad, para no arrepentirse de un solo sacrificio humano» y poder lograr el objetivo de un partido de fútbol con un palmer: «Mantén el contador de muertes en cero».

Si bien muchos vecinos abandonaron el sitio, la comisión de expertos respondió a todas las dudas de los presentes. Al final, Nemesio Pérez envió un mensaje de unidad a la población canaria. “Vivir en islas volcánicas implica largos períodos de calma, mientras que otros son más difíciles”, dijo. La existencia de las Islas Canarias como se las conoce hoy en día se debe al papel que jugaron los volcanes en su creación. “Las erupciones crearon esta tierra y no podemos tomarlas negativamente”, concluyó el vulcanólogo antes de recibir un aplauso de todos los equipos que trabajan en el desastre.

suscríbete a nosotros en Telegram



Deja un comentario