Los destinos de la península minimizan los conflictos en los centros


Imagen de archivo de la llegada de migrantes a las puertas del campamento de Las Rijks, ubicado en el norte de Tenerife. / C7

El número de visitantes sigue creciendo, y en lo que va de año en las islas registró 7.263 personas, un incremento del 159%

Ingrid Ortiz Viera

El estado parece haber desprestigiado el sistema de transporte de migrantes a la península después de que la isla, llena de recursos, finalmente condujo a numerosos incidentes e incluso violaciones de derechos humanos. Esto es lo que se deduce de las cifras procesadas por la delegación del gobierno, ya que desde el inicio del boom migratorio se han mostrado reticentes a brindar datos sobre el número de derivaciones o deportaciones.

Actualmente, los refugios del Plan Canarias albergan a 1.404 personas, a las que se suman otras 738 en diversos recursos. De estos, unos 300 se encuentran en régimen de aislamiento en instalaciones compartidas con el gobierno de Canarias, ya sea para pruebas de coronavirus o para contacto cercano. Un total de 2.142 africanos, que llegaron en canoa o en barco, permanecen en el archipiélago, que en cualquier caso está lejos de la capacidad máxima de las 7.000 plazas previstas. Por el contrario, el flujo de beneficios no ha disminuido respecto al año pasado. Al 15 de julio, había 7.263 personas a bordo de 192 barcos, según el último balance del Ministerio del Interior, lo que supone un aumento del 159% en comparación con 2020.

En este contexto, las tensiones en los campamentos se reducen, dejando atrás episodios como los 64 expatriados abandonados fuera de los 50 Canarios, o las numerosas escaramuzas en Las Reiss que utilizaron palos y piedras, seguidas de la hospitalización de tres heridos graves, la detención de ocho participantes y la polémica intervención de la Policía Nacional con pelotas de goma.

Según la delegación del gobierno, los centros de Canarias planifican el 20% de su capacidad máxima

El antiguo cuartel de Los Rodeo también ha recibido críticas por la falta de aislamiento y la mala calidad de la comida, lo que ha provocado enfermedades estomacales y fúngicas en los huéspedes. Una situación en la que tanto el delegado del gobierno como Accem, quien gestiona el recurso, han asegurado que darán una solución. En cuanto a la primera pregunta, llaman la atención de la Asamblea de Apoyo a los Migrantes en Tenerife, que quedó «olvidada» cuando subió la temperatura y se observó una mejora alimentaria.

Aunque hasta la fecha no se han reportado conflictos internos graves, los voluntarios insisten en que el gobierno aún no da respuesta a problemas graves, como la falta de información para los inmigrantes, que en ocasiones son «trasladados al aeropuerto y regresan al campamento sin conocer la» causa «. ”O presencia de menores. En este sentido, la Asamblea ya condenó a principios de este mes que con motivo de la apertura del campamento juvenil La Esperanza, se vació el centro de menores migrantes, ubicado en este municipio, para entregarlos a Las Rice «en violación de la Requisitos básicos de la ley.

Decenas de personas “desesperadas” también pasaron meses acampando cerca del edificio de protesta para protestar por su situación. La Asamblea sigue condenando que el modelo macrocampo no garantiza los derechos humanos, criminaliza a los recién llegados e incluso los «deshumaniza». Entonces se preguntan cuánto tiempo mantendrán a quienes han estado en el recurso durante meses tratando de continuar con su proyecto de migración. «¿Cuánto tiempo durará este modelo de gobierno racista, brutal y brutal?»

TECLAS

  • Sin datos
    Entre abril y la primera semana de mayo, el Ministerio del Interior permitió el envío de unas 1.800 personas, asumiendo que llegaría a las 6.000 este mes.

  • Quejas
    Los activistas continúan criticando el bloqueo del gobierno, la falta de información y la presencia de menores en los recursos.

  • Raíces
    Del total de inmigrantes que aún permanecen en las islas, el campamento de Tenerife alberga a unas 220 personas, sin contar las de las afueras.

Las fronteras permanecen cerradas a medida que aumentan las tensiones

Canarias lleva cuatro meses viajando y el regreso se paraliza tras los acuerdos sobre el accidente con Senegal y el cierre del espacio aéreo de Marruecos con España y Francia por motivos de salud. Desde diciembre, el país alauí ha acogido a 80 personas a la semana en cuatro vuelos desde Gran Canaria, finalizando en El Aaiún, la capital del Sahara Occidental, por lo que se estima que puede llegar a un máximo de 1.400 personas durante su operación.

Las tensiones diplomáticas continúan hasta el día de hoy, y se espera que la situación no cambie en el corto plazo, lo que implica un cierto aumento de los controles fronterizos, no sin generar tensiones entre distintas autoridades, cuyas recomendaciones, por el contrario, entorpecen el adecuado flujo. de información.

El último episodio, que muestra una falta de cooperación, fue en Alicante, donde se ordenó a todas las unidades de la Guardia Civil que se negaran a revelar datos de Frontex sobre inmigración ilegal. En este sentido, la USGC lleva años pidiendo reformar los protocolos de actuación que se remontan a 1986, con el fin de mejorar la cooperación con la policía. «El ego, los celos y la ambición de liderazgo continúan obstaculizando y reduciendo la efectividad de la seguridad de los propios ciudadanos», dijo el comunicado.

Frontex tampoco es partidaria de difundir información sobre sus actividades, ya que ha sido criticada por diversas ONG y partidos políticos, que no solo se oponen a su presencia en las fronteras, ya que creen que cumple con la estrategia europea de militarización de fronteras, sino que aumentan su presupuesto. Las inversiones a favor de este organismo alcanzaron los casi 460 millones el año pasado y fueron en detrimento de otros servicios gubernamentales, como el Salvavidas Marítimo, sin un resultado satisfactorio.

.

Deja un comentario