Marcos Hormiga tradujo el elogio de John Mercer en la finca de Fuerteventura


“La sequía y las cabras son las únicas características de la isla” advirtió el arqueólogo británico John Mercer en el libro ‘Islas Canarias. Fuerteventura ‘, que incluye su recorrido por la isla alrededor de 1970. Publicado en inglés en 1973 y ahora -casi 50 años después- en español por Marcos Hormiga, supera la literatura de viajes para convertirse en un homenaje a Pancho Brito el de Gran Barranco, Salvadorito de Antigua, Vicentito de Betancuria, el marinero de Pozo Negro y el campesino de una isla preparándose para lanzarse a la industria turística.

La Consejería de Cultura del Cabildo de Fuerteventura ha publicado una nueva traducción del maestro, escritor y poeta majorero cuya labor editorial se ha resumido en 17 libros, de los cuales cinco son traducciones del inglés al español. Mercer (! 932-1982) visitó la isla con su compañera Susan Martinet-Mercer probablemente entre 1969 y 1970.

Nacido en las Islas Baleares, no justificó precisamente la elección de la isla para visitar pero, como algunos viajeros mitológicos, marcó el rumbo hacia un «lugar indicativo donde su público recibiría encantamientos y gigantes». altos acantilados que sobresalen del océano ”, mientras que desde el cielo“ predomina la desnudez de la escena por cortes profundos como barrancos, con una mancha de lava o un tramo de arena amarilla desbordada de marrón desierto. ‘

En ‘Islas Canarias-Fuerteventura’, John Mercer da una mirada a la isla y su gente, la historia de sus inicios, la geografía, las costumbres, el arte y la industria cuyos habitantes difícilmente podrían llevar una vida sobria. «Su familiaridad con Fuerteventura en todos los aspectos le permitió sentir el ambiente de vida allí. Charló con el fabricante de sillas de montar, observó a los agricultores en el trabajo (a veces un arado superior era arado por un burro y un camello) y se sentó con la gente en los cafés cuando el trabajo estaba terminado «, dijo su traductor.

Quedó tan impresionado con los habitantes de Fuerteventura que dedicó su trabajo a dos agricultores: Pancho Brito, de Gran Barranco, en el municipio de Betancuria; ya Salvador Santana, Salvadorito, de Antigua. Con ellos, los campesinos y el resto de habitantes de la campiña de Maxorata, Mercer también termina la obra: «son gente compacta pero generosa, comprensiva pero confiada, humilde pero recta, inculta porque no es educada. cargada de inteligencia y comprensión, con sencillez y amistad instantáneas. ‘

En su quinta traducción, Marcos Hormiga considera que Fuerteventura es “prácticamente contemporáneo” en lo que respecta a la escritura británica en inglés.

.

Deja un comentario