MetroGuagua tropezó con la capital


Javier Darriba

JAVIER DARRIBA Las palmas del Gran Canaria

La primera señal que dio el proyecto fue una señal. Luego de colocar la primera piedra de la obra civil que impulsará el recorrido de MetroGuagua el 28 de junio de 2017, la construcción se detuvo por más de un mes, a la espera de la llegada de materiales. Desde,
el sistema de transporte rápido y de alta capacidad se expande a un ritmo que ha obligado al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria a revisar paulatinamente sus previsiones: en esa obra de 2017 se mencionó al 2021 como la fecha para ver circular MetroGuagua en la parte baja de la ciudad; luego pasó a 2022 y ya no es confiable que se pueda usar antes de 2023.

MetroGuagua es un sistema de transporte público de alta capacidad que puede garantizar la frecuencia de los buses que pasan por paradas de cuatro minutos, gracias a que rotarán en una sola plataforma y tendrán prioridad en todos los cruces según corresponda. Con un sistema especial de tránsito. luces que brillan para los vehículos restantes cuando se acercan al autobús expreso.

La construcción de la plataforma especial que tiene este metro en superficie -donde comparte la operación que pagas antes de entrar en la parada- sufre retrasos de diversa índole lo que explica la acumulación de dos años de retraso. De echo,
De los nueve tramos principales adjudicados, hay seis problemas.

Las obras se detuvieron en Mesa y López. /

C7

En algunos casos, los problemas se atribuyen a empresas.. El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se vio obligado a rescindir el contrato que había suscrito con las empresas constructoras, como sucedió en el tramo Blas Cabrera Felipe, que tras un año de obras e interrupciones se llevó a cabo solo el 20,93%; en Vega de San José, también abandonada y próxima a ser juzgada por un período de seis meses más para completar la obra; y el tramo Mesa y López, al que se le concedieron tres prórrogas de plazo (en febrero, mayo y junio de 2019) antes de que la obra, que se suponía estaría terminada a mediados de marzo de 2019, quedó ciertamente paralizada. en enero de 2020. Obligó a asignarse puestos de trabajo en mayo del año pasado.

En otros casos, hubo cambios o eventos inesperados que extendieron por la fuerza el período de ejecución.. Esto tuvo lugar en el tramo de Pío XII-Galicia, donde se cambió la ubicación de la parada ahora frente al Mercado Central; y este pasado jueves se aprobó la homologación de otros dos tramos: el de Luis Doreste Silva, entre Cayetano de Lugo y Paseo de Madrid, que se vio afectado por la cobertura de una acera por parte de un andamio de reparación de una fachada de la avenida Juan XXIII ; y el intervalo entre Juan XXIII y Emilio Ley, a su paso por el Paseo de Madrid, con tres meses adicionales, por lo que la nueva fecha de cese de obra quedaría el 10 de noviembre de este año, según consta en la resolución municipal.

A todo esto hay que sumarle la suspensión de casi siete meses que se produjo como consecuencia del encarcelamiento impuesto para combatir el covid.

La implementación

Teniendo en cuenta el nivel de oferta,
la ejecución presupuestaria se encuentra actualmente en 37%. En el concurso se liberaron obras por importe de 33,21 millones de euros, cuando la previsión de gasto en obra civil del proyecto MetroGuagua se fijó en casi noventa millones de euros.

Si se mantiene el nivel de abandonos en la presentación de ofertas (un 26,5% menos que el valor de las ofertas), la obra civil podría acabar con unos 74 millones de euros. Si esto se suma a la inversión esperada en la compra de vehículos (aproximadamente treinta millones de euros),
el importe final podría ser de aproximadamente 105 millones de euros, una cifra cercana a las estimaciones realizadas por el equipo de gobierno, que hasta el momento habla de unos 102 millones de euros.

Cabe destacar que, frente a esta cifra, el Banco Europeo de Inversiones siempre ha sostenido que el coste final es de unos 127 millones de euros.

Por otro lado, si se atiende el trayecto recorrido, las obras terminadas o en construcción ya han llegado a poco más de la mitad (53%) de los 11,7 kilómetros que separan la cabecera y destino de MetroGuagua, es decir, Hoya de La Plata y Manuel Becerra.

Trabajos pendientes

Las previsiones para 2023 podrían ser breves, en cualquier caso, si no se aceleran los tramos pendientes, que son los más complejos. Entonces, debes recordar que
Aún no hay permiso de Costas -a pesar de que se anunció desde mediados de 2019- para conseguir una línea de mar a Vegueta y mover la GC -1; ni se ha redactado el proyecto del pasaje subterráneo MetroGuagua bajo el parque Santa Catalina. Solo en estas dos acciones se necesita una inversión cercana a los 58 millones.

El proyecto inicial cambió con el tiempo, ya que se ejecutaron diferentes secciones. En los últimos años, MetroGuagua ha abandonado el paso subterráneo Bravo Murillo, que planea cruzar con Rafael Cabrera. Y lo mismo sucedió con la intención inicial de trasladar la carretera al istmo, haciendo que Eduardo Benot viaje en autobuses.

.

Deja un comentario