NC y CC se escudan en el pacto social para sumar su voto decisivo a la nueva ley laboral


El respaldo decisivo de postre de Pedro Quevedo y Ana Oramas representantes respectivos de estas formaciones, pudieron adelante sacar uno de los proyectos más importantes comprometidos por el Gobierno central para la presente legislatura, logrando superar por un solo voto (y eso gracias al voto telemático, erróneo, de un diputado popular) el rechazo en este caso no sólo de los dos principales partidos de la oposición, PP y Vox, sino también el de los socios habituales del Ejecutivo, ERC, PNV y Bildu.

Una alternativa mayoritaria con Cs, PdCat, Más Paísy un conglomerado de partidos de uno o dos escaños cada uno, del que finalmente se descolgaron los dos representantes de UPN, ha permitido a socios de la coalición de gobierno, PSOE y UP, sortear la ruptura del bloque la investidura, abriéndose un escenario impredecible sobre la aritmética parlamentaria para el resto de la legislatura.

CC y NC confirmaron el apoyo que ya habían anunciado semanas atrás, aunque en ambos casos señalaron que se trata de una reforma que “se queda corta” y sobre la que plantearon a la vicepresidenta segunda del Gobierno central y ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, una serie de objeciones para las que reclaman atención por parte de la Administración central en el desarrollo y aplicación de la nueva norma. Junto a los dos diputados nacionalistas, la mayoría de parlamentarios electos por Canarias respaldaron por tanto el decreto, los cinco socialistas y la única representante en estos momentos de ARRIBA, Meri Pita, ya que la formación morada sigue sin ocupar el escaño que dejó en octubre el tinerfeño alberto rodriguezuna circunstancia esta, por ciento, que ha estado a punto de costarle una derrota de consecuencias imprevisibles al Ejecutivo de Pedro Sánchez. El ‘no’ canario a la nueva ley correspondió obviamente a los cuatro diputados populares y los dos de Vox.

Tanto Quevedo como Oramas se escudaron para justificar su apoyo en la necesidad de superar los términos de la norma ahora en vigor y aprobar en 2012 con la mayoría absoluta del PP, sin pacto social y sin negociación parlamentaria, y en el hecho de que ahora viene avalada por el acuerdo entre empresarios y sindicatos. Ven la nueva norma positiva para Canarias, pero ponen cuestión en que no se toque la indemnización por despido, además de considerar que hay que mejorar, a través de órdenes ministeriales u otros instrumentos de aplicación de la ley, aspectos de especial incidencia en las Islas como los contratos en el tercer sector, o el ámbito territorial para las ofertas dde recolocación en el sector de la construcción.

Quevedo justificó su apoyo, durante el debate producido durante toda la mañana de ayer en el Congreso, en que “a pesar de que cuando se presentó la reforma de 2012 del PP nos comprometimos a derogarla completamente hay que reconocer que, siendo esta de ahora incompleta , es un avant evidente.” Un avance, aseguró, “no solo en cuanto a los contenidos, sino por el procedimiento”, destacando en este sentido que frente al “rodillo, al ordeno y mando y sin escuchar a nadie ni en la cámara, ni fuera de ella” en el caso de la reforma de 2012, la actual es fruto del “consenso entre los agentes sociales” y del acuerdo entre diferentes grupos parlamentarios.

El diputado de NC expresó no obstante su preocupación por el efecto la nueva normativa puede tener sobre el tercer sector, las entidades sin ánimo de lucro, “que tiene una relevancia elevada en el empleo”. “Son entidades colaboradoras de las administraciones públicas y funciona por proyectos y esta cuestión debe aclararse porque si no se les mete en un lio monumental, porque aunque estamos de acuerdos en que los contratos por obra y servicio son una fórmula franquista a extinguir, deben extinguir reemplazos por algo para no hacerles peligrar en el futuro”, resalto.

Ana Oramas, por su lado, insistió en el argumento con el que justificó desde el primer momento su apoyo a la reforma: “Si los que crean empleo en este país, que son las empresas, y los que defienden los derechos de los trabajadores, que son los sindicatos, alcanzan un acuerdo, hay que aceptarlo porque ese es realmente el mundo laboral”, afirmó la diputada de CC, recordando que, en este caso, también los sindicatos y las organizaciones empresariales de las Islas apoyan la nueva norma. Oramas también reclamó a la vicepresidenta segunda que se vigile el desarrollo y aplicación en la ley para el caso de las organizaciones no gubernamentales, cuyos contratos están vinculados a proyectos con condiciones específicas que no quedan reflejadas en el nuevo texto legal. El otro reparo a la norma es el hecho de que el ámbito geográfico en el que una empresa de la construcción puede ofrecer una recolocación para evitar el despido sea el provincial, y no el insular en el caso de los dos archipiélagos. “Se subrían producirían despidos de trabajadores que se vieran obligados a salir de su isla de residencia para una oferta de trabajo”, denunció la diputada. Oramas señalar que, pese a los datos positivos de empleo que se han dado en los últimos meses y que fueron destacados por la vicepresidenta segunda, Canarias sufre aún una alta tasa de paro, especialmente engtre los jóvenes “Tenemos que seguir trabajando con planes de empleo, con Formación Profesional y sobre todo con fondos europeos que permitan revertir esa situación en Canarias”, remato la diputada.

Efectos en Canarias

Por parte del PP, su diputado por Las Palmas y secretario general del grupo parlamentario, Guillermo Mariscal, asegura que “esta reforma lo que hace demasiado es limitar la flexibilidad laboral, y perjudica gravemente por ello tanto al sector agrario como al hotelero, que son los principales sectores económicos y de empleo en Canarias”. Según él, “en estos sectores la temporalidad obliga a un modelo flexible que nos permita ser más competitivos y esta reforma va en sentido contrario y pone en riesgo el empleo en nuestros principales sectores.

En el ambito politico, mariscal cree que el apoyo de NC responde a la lógica de los acuerdos con el PSOE, pero asegura no comprender la posición de CC “porque son oposición tanto en Canarias como en Madrid y creo que han hecho una mala lectura de esta reforma».

El diputado tinerfeño y portavoz del PSOE en el Congreso, Héctor Gómez, hace una interpretación completamente contraria a la del PP: la reforma laboral beneficia a los sectores más importantes de la economía canaria. “Es un paso importante para Canarias porque cubre dos de los aspectos de las grandes debilidades de nuestro mercado de trabajo como son la temporalidad y la precariedad”, señala, Según él, “en Canarias tenemos una realidad estructural preocupante y con el fomento de los contratos indefinidos y la estabilidad laboral vamos a dar un impulso importante al empleo de calidad en el Archipiélago.” Considere que el apoyo de las dos formaciones nacionalistas responde a una lectura lógica y coherencia con el diálogo social anterior y niega que se haya pactado otra cosa de forma paralela con ninguna de ambas formaciones. Sobre la ruptura del bloque parlamentario de la investidura señala que “siempre hemos dicho que nuestra intención era dialogar con todos los grupos y lograr el mayor apoyo posible” y que “el hecho de que este decreto lo hayamos sacado grupos con unos determinados no quiere decir que en adelante no sigamos trabajando y pactando con los grupos que apoyan habitualmente al Gobierno.”

.

Deja un comentario