Orgullo Madrid 2022 | El orgullo mostró su cara más reivindicativa: «No permitiremos ni un paso atrás»



Si la manifestación del Orgullo siempre ha tenido un carácter reivindicativo, la celebrada este sábado en Madrid mostró la mayor matón y manifestanteaunque no se ha abandonado el tono lúdico y alegre tradicionalmente inherente a este evento, uno de los más concurridos por la comunidad LGTBI en el mundo.

El espíritu de protesta y advertencia fue transmitido por consignas, del funcionario de la marcha, que sugería «Visibilidad, orgullo y resiliencia frente al odio», protagonizada por muchos asistentes, llena de sátira, algunas muy divertidas, contra quienes buscan desconocer la diversidad sexual. Pero esto se ve, sobre todo, en las declaraciones de casi un millón de personas que, según cifras de los grupos de reparación -600.000 según la Policía-, llenaron color, baile y reivindicación los dos kilómetros que separan la rotonda de Atocha de la plaza Colon, lugar y destino del desfile. Este año, Pride está tan concurrido como siempre, pero más crítico que nunca.

cara de planta

“No es para menos: hemos sido testigos de un aumento de la intolerancia y ahora tenemos que salir a las calles para recordarle a la gente que no vamos a permitir que ese paso atrás en todo lo que hemos cubierto”, dijo con seriedad. mili hernandez, propietario de la mítica librería Berkana en el barrio de Chueca y veterano activista LGTBI, desde mitad de la marcha. Unos metros atrás Federico Armentero, El presidente de la Fundación 26 de Diciembre, que defiende los intereses de las personas mayores LGTBI, confirmó este sentimiento de preocupación. “Los adultos sabemos que se han logrado derechos, pero también se pueden perder. Ahora necesitamos estar aquí para dar la cara a quienes quieren que viajemos al pasado”, declaró.

Si el diversidad cuando la sexualidad está viva es una de las reivindicaciones nucleares del colectivo LGTBI, la Marcha del Orgullo es una demostración de lo rica y diversa que es esa pluralidad. mar y ninapareja de lesbianas esperando que nazca su bebé en octubre-«Mis madres me mimaron»la mujer embarazada pintada en su vientre-, compartieron espacio Jorge y Javier, proceden del País Vasco y son miembros de la Red Empresarial por la Diversidad y la Inclusión (REDI). “Seis de cada diez miembros LGTBI siguen ocultando sus verdaderas identidades con sus empresas. Tenemos un largo camino por delante, por eso estamos aquí hoy”, advirtieron.

Derechos

La misma marcha encabezada por miembros de la asociación azul en sus camisetas son nuestros hijos, en defensa de las familias de gestación subrogada – “Nosotros también reivindicamos nuestros derechos”, advierte pedro arrastrando a su hija-cochecito, unos metros más allá fue conducido, de acera en acera, por la bandera del colectivo no binario. aferrándome a él, Ed, procedente de Pamplona, ​​dio motivos existentes para su presencia en la manifestación. “Somos tan invisibles que hasta la propia ley trans nos ignora. Cuando me ven con esta bandera me preguntan de qué país vengo”, suspiraba junto a los colores que identifican su orientación sexual.

Exacto, el ‘ley trans’ que pronto iba a ser aprobado por el Gobierno se convirtió en el protagonista de muchos de los mensajes de protesta de los carteles, aunque otros recurrieron a la paradoja para recordarnos: «Mejor erótico que neurótico», «Joder y no joder», «Vivir y dejar vivir» Y «La bisexualidad es lo más natural».

Algunos miembros del Gobierno, como ministros, acudieron a la manifestación irene montero Y Fernando Grande Marlaska, pero el protagonismo lo tienen los colectivos LGTBI y, sobre todo, los asistentes, que están durante toda la marcha, a pie o en alguna de las 40 carrozas del desfile, combinadas. fiesta y reivindicación.

Apoyo al colectivo

“Somos un matrimonio hetero y este es el tercer año que llegamos. Apoyamos la misión de este grupo así como la diversión”, dijo el pueblo tinerfeño inma y domingo, de 57 y 60 años, vestido con dos monos dorados separados sobre la espalda con un par de alas de colores. “Vengo como esta reina porque hoy toca lucirse”, reconoció la transexual colombiana. Lorena Pantoja con un modelo ‘drag queen’ que abre camino al andar.

A la altura de Cibeles, sede del Ayuntamiento, los manifestantes tenían mensajes para el alcalde: «Almeida, te vas y el Orgullo seguirá»le gritaron al alcalde de la ciudad, que este año se negó a colgar la bandera arcoíris en los balcones del ayuntamiento.

La reticencia del Ayuntamiento a implicarse en la organización ha marcado los últimos días de orgullo de este año. Tampoco desde la Comunidad de Madrid mostró entusiasmo en otros momentos en una cita que en su última edición, en 2019, reunió a un millón y medio de visitantes y dejó 400 euros en la ciudad. Si anteriormente Telemadrid había retransmitido una manifestación de principio a fin, esta vez la cadena autonómica optó por retransmitir una corrida de toros. “Entonces dirán que no tenemos por qué pensar que estamos de ida y vuelta”, insistió Mili Hernández mientras se dirigía a la Plaza de Colón, donde terminó la manifestación.

.

Deja un comentario