Pomares y la dignidad del PSOE


Pomeres en la Comisión RTVC, donde evitó hablar de presunta falsificación. / efe

Aceptarlo nuevamente como candidato de Fernando Klaviz a la Junta de Control de Radio y Televisión Canarias ya no será miopía ni ceguera, sino un ultraje para los socialistas.

Francisco Suárez Alamo

El PSOE canario tiene los que no estudian. Les tomó 26 años recuperar la autonomía y creen que no la perderán. Es más, incluso empiezan a reconocer que su gran adversaria, la Coalición Canaria, tiene sus tramas, gobierna parte de Canarias, como siempre lo ha hecho, y vive en paz. Como si la mayor aspiración del Código Penal no fuera, en cuanto la matemática parlamentaria lo permita, eliminar todo rastro socialista.

Esto se debe a que los socialistas parecen dispuestos a aceptar la candidatura de Francisco Pomeres a miembros del Consejo de Supervisión de Radio y Televisión Canarias. Sí, el mismo Pomares que impuso Fernando Clavige como candidato en la coalición canaria. Sí, el mismo Pomares que no ocultó sus vínculos económicos con empresas implicadas en el negocio audiovisual. Sí, el mismo Pomares que obtuvo enormes ganancias como asesor de Socater y que ahora profesa la fe del convertidor, argumentando que lo ideal es un televisor sin participación técnica privada. Sí, el mismo Pomares, que en la sede del parlamento evitó hablar de la supuesta falsificación de su caso para conseguir un trabajo como docente en La Laguna. Y sí, el mismo Pomares que está investigando el juez sobre una denuncia relacionada exactamente con esos papeles que presentó a la Universidad de Tenerife.

El primer intento de hacerlo miembro de la Junta de Supervisión se frustró cuando el PSOE se dio cuenta de que la CC no quería un cuerpo constructivo en RTVC, sino dinamizar el trabajo que se estaba haciendo en televisión y radio. Para ello, nadie es mejor que una pieza como Pomares. No hizo falta un trote para ver qué hay en la hoja de ruta del CC y sus «aliados», pero ya se sabe que la miopía se encuentra entre algunos líderes y estrategas socialistas.

Pero lo que es ahora, ya no será una cuestión de falta de vista o ceguera. Hablaremos de la indignación de los socialistas, al margen de los incomprensibles esfuerzos por alimentar a los enemigos que ansían que el PSOE muerda el polvo en las próximas elecciones. La inconsistencia es máxima dado que el proceso parlamentario acaba de comenzar, por lo que el último decreto-ley de la RTVC se convierte en un proyecto de ley que abre la puerta a repensar el papel de la Junta de Supervisión y, sobre todo, cómo prevenir la gestión de personas con intereses evidentes. . Porque lo que hace el PSOE es construir una casa en el tejado y poner un maestro de obras, que se sabe que tiene una única tarea: que se caiga el edificio y enterrar a RTVC y, por cierto, al PSOE.

Finalmente, un recordatorio de esta miopía y amnesia del PSOE: esta semana, Pomares identificó al presidente Torres como “mafioso”. Además de lo que los socialistas creen desde siempre, creo que no encaja en el periodismo y mucho menos en el Consejo de Supervisión. Por supuesto, no soy profesor universitario … y Clavige no me patrocina.

.

Deja un comentario