Querida Ana, bienvenida al club.


Galicia ya forma parte de un club femenino español con medalla olímpica de atletismo que abrió María Vasco en Barcelona en el ’92 y continuó Ruth Beitia en Río 2016.

RUTH BEITIA El actual campeón olímpico en salto de altura

Estimada Maria Vasco,

¿Recuerdas las preguntas que te hice? Por supuesto que lo sabes, porque ese es el único lugar donde no te mojaste. Si crees que esto está mal, les recordaré a todos mis lectores que ya te están escuchando. ¿Quién será la tercera mujer que se una a nosotros en este maravilloso privilegio de ser olímpica? Pues ya tenemos la respuesta, trío Ana Peleteiro, y con honores.

Vimos la final del triple salto por un infarto, pero no os voy a mentir, disfruté a partes iguales con la estatura masculina y en las semifinales de los 800, donde el joven Adrián Ben entró en la final.

Vamos a meternos en el lío, eso de lo gallego es una cosa. Sí, María, ya no estamos solos. Prometió un final especial, muy especial, podría haber pasado cualquier cosa, pero todo pasó.

La vimos salir con cara seria, concentrada … Personalmente, pocas veces la he visto tan confiada, pero tú y yo sabemos lo que es la final olímpica, estuvo perfecta en su papel. Yulimar Rojas comenzó colocando una medalla de oro no disponible con récord olímpico, de 15,41 a 9 pulgadas del récord mundial de Inessa Kravets. La increíble Patricia Mamona, mejoró dos veces el récord portugués y terminó en segundo lugar, ingresando al grupo seleccionado al superar la barrera de los 15 metros con 15.01. Y tercero, nuestra Ana Peleteiro, también con récord español de 14,83. Qué primera ronda.

Por un momento, queríamos que la competencia terminara ahora, porque yo ya era un medallista. Pero no, la competencia seguía viva, Ana más profunda que nunca, salto a salto, hasta que Jam Rickets, una jamaicana, la llevó al cuarto lugar. Nervios, muchos nervios que vivimos desde casa rezando para que las tornas vuelvan a girar sin ni siquiera ser conscientes, nuestra Ana aparece en el pasillo del Estadio Olímpico y vuelve a mejorar su récord 14,87. Aún era sexto, aún quedaba un salto jamaicano, aún quedaba la esperanza de que no mejorara y … ¡Boom !, Ana Peleteiro se convierte en la primera medalla olímpica española en atletismo en Tokio en 2020, con la explosión de felicidad que todos tenemos. he querido ver.

Pero hubo sorpresas, otra de las alumnas del gran Iván Pedros, nuestra Yulimar Rojas, aún tenía que dar el último salto, porque es venezolana, pero también es un poco nuestra y tiene récord mundial con 15,67.

Qué baile de bandera, qué explosión de alegría, qué círculo de honor con tres saltadores que realizaron uno de los mejores triples saltos que recordamos. Y eso fue en los Juegos de la Esperanza, Resistencia, quien resiste, gana. En los Juegos de Tokio 2020.

Si me lo permites, María Vasco, le dedicaré unas palabras a Ana.

Eres genial, eres un bronce olímpico, lloras, ríes, despiertas … En tus declaraciones decías que Iván trabajó muy duro, decías que Nelson Évola llegó en el quinto salto para darte unas palabras de motivación, dijiste que no lo creas, te lleva unos días digerirlo. Solo puedo felicitarte, que Maria Vasko y yo entendamos perfectamente tus palabras. Ese trabajo en equipo fue realmente excepcional, pero solo tú pasaste a la historia y aumentaste un poco nuestro atletismo, si cabe.

Querida Ana, bienvenida al club, gracias.

.

Deja un comentario