Residentes de Tahíche quedan varados por cambios en la identidad del ganador


Solar, donde tienes que estar. / CARRASCO

Medio año después de la colocación de la primera piedra, la obra avanzó poco. El estreno se deslizará al menos en 2024

A principios de mayo del año pasado se erigió oficialmente la primera piedra de la futura residencia de ancianos en Tahití con el visto bueno de los gobiernos de Canarias y del Cabildo, con un presupuesto de 18,9 millones. euro, incluido el tiempo necesario para tratar la valla en tres décadas. Después de medio año, la actividad en el sitio llama la atención por su falta, debido a cambios significativos en el postor ganador, UTE Residenza. Y parece que en algún momento no será posible un cambio de 180 grados, por lo que parece haber que esperar hasta el 2022 para que continúen las obras.

Principalmente, según fuentes empresariales entrevistadas por el diario, el adjudicatario atrajo nuevos inversionistas, lo que es una circunstancia difícil a nivel administrativo; Sin la intervención de la administración. Y que, a pesar de que el Gobierno de Canarias ha realizado un pago de 10 millones de euros de la inversión total, el resto tendrá que proceder de las arcas del propio Cabildo, de la Previsión Social y de la Presidencia.

En el evento de mayo, organizado por el presidente canadiense Ángel Víctor Torres, insistieron en que el edificio con un máximo de 130 residencias y 50 plazas adicionales durante la jornada sea desocupado en un año y medio. , en el caso de construcción normal. Entonces debe tener lugar la instalación final. Así, dada la parálisis actual, se puede concluir que lo más probable es que se tarde hasta 2024 para que la infraestructura necesaria se ponga en servicio a plena capacidad.

Terreno en Los Calderones

No hay que olvidar que la residencia estará en una instalación de 16.500 metros cuadrados en Los Calderones de Tahíche. El proyecto aprobado propone la construcción de un sótano subterráneo para servicios y estacionamiento; mientras que las áreas sobre el suelo se asignan con menos restricciones en las actividades residenciales, de atención diurna, de salud primaria y social, tareas administrativas y áreas disponibles para los residentes.

En el sótano, habrá una plaza de aparcamiento para los servicios de agua, equipos hidráulicos, calderas, lavandería, bodegas y personal propio y visitantes del centro. En la planta baja, junto al centro del salón, se encuentra la zona de estar principal, con varios módulos y zonas de ocio. En el nivel superior, deben establecerse los servicios administrativos, los vestuarios del personal y las oficinas.

Cabe señalar que no existe riesgo de perder financiación en el corto plazo en base a fuentes oficiales. En gran parte gracias a un reciente acuerdo entre el Gobierno de Canarias y los ayuntamientos, que en principio ampliará un año el plan de infraestructuras sanitarias. Según la concejala regional Noemí Santana, la medida «da a los gobiernos insulares un mayor margen de maniobra en la gestión de los espacios sociales y sanitarios».

.

Deja un comentario