Sonsoles Ónega: «Las etiquetas literarias acotan el contenido de la obra»


La periodista y escritora Sonsoles Ónega con un ejemplar de su última novela ‘Mil besos prohibidos’. / C7

Hoy, el escritor participa en la Feria del Libro de la capital grancanaria con ‘Los mil besos prohibidos’, una novela sobre el amor y la muerte

Luisa del rosario

Sonsoles Ónega, periodista y escritora, presenta
Hoy en el Museo de la Tercera Edad y dentro de la Feria del Libro de la capital grancanaria (18:00) su última novela: ‘Mil besos prohibidos’. «Me gusta mucho ir, es una audiencia maravillosa y muy agradecida», explica en una conversación telefónica.

‘Mil besos prohibidos’ trata de temas como el amor o la muerte, y aunque en algunas clasificaciones literarias el palomar es etiquetado como una novela romántica, su autor la rechaza. «
Esta etiqueta no siempre hace justicia con el trabajo, y lo digo en general, no solo por los libros. ¿Es una novela de amor? Podría ser, hay amor. Es contemporáneo, realista. Desencadena algunos dramas que como sociedad todavía están esperando, como el derecho a morir. A veces, las etiquetas reducen el contenido del trabajo «.

En su opinión, h
eran «hombres que expresan con palabras los sentimientos de las mujeres y todavía existe una tendencia a creer que solo sabemos cómo escribir sobre el amor. Por otro lado, me alegró recibir una portada de Pérez Reverte con la palabra amor (‘Italiano. Historia del mar, amor y guerra’). Supongo que es un territorio en el que todos nos movemos, no solo en la ficción, sino también en la realidad «.

La periodista define su último viaje literario como “una llamada a la vida. Justifica la vida con todas sus palabras »

‘Mil besos prohibidos’ viene después de ‘After Love’, que era una ‘novela con tintes históricos’, en La Segunda República y que tuvo lugar en Barcelona. Quería hacer algo contemporáneo y, en cierto modo, todo lo que ha experimentado mi generación. Viví la crisis económica de 2008, el abuso de poder y la manipulación de las instituciones como periodista y ciudadana, y quería escribir sobre ello y
Cuando pensamos en los grandes derechos que nos quedan por ganar, la cuestión de cómo morir es un tema pendiente que, en última instancia, no genera el consenso político necesario. porque es un asunto en el que deben unirse todos los sentimientos políticos y religiosos … ». En la novela, la madre de Costanza, la protagonista, “en un momento sufre una enfermedad y nos acompaña a lo largo de la historia”, explica la escritora.

«Una vez leí que la novela murió» sobre el tema de lidiar con «conflictos humanos». Sonsoles Ónega dice que se está “rebelando” contra la idea. «
Los momentos y las circunstancias cambian, pero los sentimientos siguen siendo los mismos. No garantiza que seas más feliz teniendo más libertad en el amor. Los amores infelices se reproducen en el tiempo, y estos personajes, Costanza y el Padre Mauro, se comunican de manera moderna, porque ahora estamos viviendo relaciones personales, virtuales y algo engañosas ”. De alguna manera, agrega, el amor está «virtualizado».

Con ‘Mil besos prohibidos’ “Me gustaría agarrar al lector del cuello y gritarle que hay que vivir. Toma riesgos en la vida. En la llamada a la vida porque no hay nada que no puedas cambiar. El personaje masculino es un sacerdote que cree que el suelo nunca se agrietará frente a una mujer. Eventualmente, los personajes eventualmente se vuelven razonablemente felices, que es por lo que nos esforzamos.
La novela justifica la vida en todas sus letras, su esencia ”, dice.

.

Deja un comentario