Tesla Model Y puesto a prueba: un SUV eléctrico innovador y sorprendentemente ágil


El Model Y, el último lanzamiento de Tesla norteamericano, comenzó a comercializarse en España hace apenas tres meses. En su variante
Gran autonomía, el único disponible de momento hasta la llegada del Sporty Performance -a lo largo del primer trimestre de 2022- ofrece más de 500 kilómetros de autonomía homologada y, como vimos en una prueba en profundidad, un comportamiento ágil asombroso.

Galería de fotos: Tesla Model Y

Galería.

Galería de fotos: Tesla Model Y

Personalmente, lo primero que destaca son sus grandes dimensiones. Con una longitud de 4075 mm, 2,12 de ancho y 1,62 de alto, nos encontramos ante uno de los vehículos utilitarios deportivos compactos más grandes del mercado, y de hecho Tesla tiene previsto lanzar una variante con una tercera fila en el futuro. ofrecemos hasta siete pasajeros. Estas dimensiones se aprovechan bien en el interior, con una cabina especialmente espaciosa y dos maletas espaciosas. La zaga, según Tesla, ofrece una capacidad de 854 litros, aunque hay que recordar que las dimensiones van hasta el techo, ya que el modelo no tiene cubierta, lo que puede hacer que se filtren los sonidos de la carga. Los bloques delanteros son de 117 litros, y son ideales para guardar un cable de recarga.

El interior destaca por lo que se puede llamar «sobriedad tecnológica». No hay botones, ni controles físicos, a excepción del volante, una palanca de cambios en la columna de dirección y otra, a la izquierda, para los intermitentes. Como el modelo del que proviene, el Model 3 (comparten más del 70% de las partes), es el papel principal para un
gran pantalla de tableta 15 pulgadas que es el verdadero epicentro del vehículo. Con él controlas absolutamente todo: desde el aire acondicionado hasta las luces, los modos de conducción o incluso la apertura de la guantera.

La calidad de visualización es excelente y el funcionamiento del sistema operativo que controla las distintas funciones es muy ágil y, al menos durante nuestra prueba, sin interrupciones. Y aunque la misma pantalla sirve como panel de control, lo que te obliga a mirar ligeramente a la derecha, la experiencia es mucho menos incómoda de lo que parece. Por supuesto, falta un pequeño panel de instrumentación complementario, como oponentes como el Volkswagen ID.4 o el Ford Mustang Mach E. O, como mínimo, una pantalla frontal que proyecta la información directamente en la línea de conducción del conductor. visión.

Aspectos como la colocación de los retrovisores laterales y la posición del volante también son controlados por la pantalla, que por cierto tiene ajuste telescópico: primero se selecciona la función en pantalla y luego se ajusta en dos. ruedas a los lados del volante, que también se utilizan para ajustar el volumen o la velocidad de desplazamiento con la asistencia de dirección
Piloto automático activado. Pero si la falta de un botón físico para controlar el aire acondicionado ya es una distracción a la hora de ajustar la temperatura -aunque es justo admitir que Tesla a cambio permite un ajuste casi total de las posiciones de ventilación a través de la pantalla-, aún más hay que ajustar. la velocidad de las escobillas del limpiaparabrisas, como nos pasó a nosotros, con lluvia intensa y de noche.

La tracción es siempre total gracias a los dos motores eléctricos, uno en cada eje (más adelante vendrá una variante de tracción trasera). Como ya hemos comentado, destaca especialmente su agilidad. Con una aceleración de 0 a 100 en solo 5 segundos y una velocidad máxima de 217 kilómetros por hora, sus respuestas son más típicas de un automóvil deportivo que de un vehículo utilitario deportivo de dos toneladas. su
centro de gravedad bajoGracias a la ubicación de las baterías, también permite un buen comportamiento dinámico. La dirección es bastante directa e instructiva y la suspensión, aunque firme, no es incómoda. Quizás los frenos son el aspecto donde hay más margen de mejora, en el caso de un uso intensivo y continuo. Sin embargo, cabe mencionar que el coche incluye un sistema de retención inteligente que recupera energía al levantar el pie del acelerador, lo que evita utilizar el freno con tanta intensidad como en un coche térmico convencional. El Model Y también se veía muy eficiente, con un consumo medio durante nuestra prueba de 17,7 kWh y una autonomía real que supera cómodamente los 450 kilómetros.

Se debe hacer una mención especial al sistema AutoPilot de Tesla, una herramienta de conducción avanzada que, a pesar de su nombre, no es comparable a la conducción autónoma. Dicho sistema funciona como un conjunto de asistentes, por ejemplo agrupando carriles o distancias con el vehículo precedente. Los de Tesla son particularmente avanzados, ya que permite, por ejemplo, cambiar de carril automáticamente bajo la supervisión del conductor (debe operar el volante mínimamente) o navegar automáticamente a un destino predeterminado (en este caso, el automóvil, en la carretera, el mejor sugerencia de trabajo para viajar o incluso tomar una salida de forma autónoma).

Sin embargo, el conductor
debe confirmar que aún está atento a la conducción con un ligero movimiento del volante cada veinte segundos (requerido por la normativa europea), y harás bien en hacerlo, ya que el sistema no es infalible, pudiendo detectar obstáculos donde no los hay y viceversa. Ni siquiera tiene que depender de la extensión opcional de capacidad de conducción autónoma total, lo que significa que el vehículo reduce la velocidad cuando se acerca a un semáforo de la ciudad; durante nuestra prueba, eligió frenar siempre, incluso cuando la luz estaba en verde. En este sentido, conviene recordar que Tesla está en constante actualización de sus vehículos para que puedas resolver estos problemas más adelante.

Nos gustó especialmente el interior por la buena calidad de las personalizaciones, que dejaron atrás problemas de calidad específicos que habíamos observado en lanzamientos de marcas anteriores. los
La sensación del volante es excelente y particularmente agradable.. El material que tenemos a mano es suave y agradable al tacto, y la sensación generalizada es que, aunque no se puede describir como un coche de lujo, está por encima de la media. El acabado de madera del salpicadero también es sobrio pero elegante al mismo tiempo.

Es un automóvil muy espacioso, también para los pasajeros traseros, y su amplitud se ve reforzada por un gran techo panorámico que no se abre, en nuestra unidad con acabado Interior Premium – también agrega asientos delanteros con ajuste eléctrico y asientos delanteros y traseros con calefacción en, una característica particularmente útil para evitar el uso de aire acondicionado y maximizar la autonomía; Base de carga inalámbrica para dos teléfonos inteligentes, sistema de sonido de alta calidad y filtro de aire HEPA de grado médico. Esta cubierta está cubierta con un revestimiento que filtra los rayos solares, con protección ultravioleta e infrarroja, aunque sería necesario ver hasta qué punto es eficaz en condiciones de pleno sol en un país caluroso como España (nuestra prueba tuvo lugar a principios de Noviembre).

Un punto fuerte es la integración del coche con servicios como
Google Maps de Spotify; y otra es la oferta de entretenimiento disponible, con juegos o acceso a internet para facilitar los tiempos de espera necesarios para recargar el coche. Tiempos de espera, por cierto, que pueden ser particularmente cortos en Tesla (dependiendo del punto de carga), gracias a que el vehículo soporta fuerzas de hasta 250 kW en carga continua, y puede recargar a velocidades de hasta 1.600 kilómetros. por hora en los nuevos Superchargers V3.

El modelo no tiene llave física (está disponible como opción), por lo que el propietario puede configurar su propio teléfono como tal, gracias a Bluetooth, que en realidad es cómodo y evita llevar objetos extra en los bolsillos (excepto cuando llueve). en la pantalla, lo que en ese caso particular provoca una molestia). El teléfono también te permite activar la opción «Invocación» o invocación, que te permite mover el vehículo desde el exterior a bajas velocidades, por ejemplo para sacarlo de un espacio de estacionamiento particularmente estrecho. Como opción de emergencia, Tesla proporciona una tarjeta que debe pasarse por los marcos de las puertas para abrirla y colocarse en un espacio específico entre los asientos delanteros.

Ficha Técnica – Modelo Y Gran Autonomía

– motores: dos eléctricos con 351 CV

– Autonomía aprobada: 507 kilometros

– tracción: Motor dual total

– Consumo medio aprobado: 16,8 kWh

– tribu: 117 litros delante, 854 detrás

– Precio: desde 64980 euros, por asistencia

.

Deja un comentario