Testigos forzados de la destrucción


Los vecinos denunciaron la devastación que sufre esta parte del barrio capitalino. / c7

Denuncia Vecinos de la zona de Andamana exigen al Ayuntamiento que cese la destrucción de esta parte de La Isleta, donde han asegurado que hay viviendas «ocupadas por narcotraficantes».

«Mantén limpio el lugar». Eso es lo que reclaman los vecinos de la calle Andamana, diciendo que están “atrapados” en medio de la devastación que sufre desde hace décadas esta parte del barrio de La Isleta.. Señalan que la vista de casas en brillante estado de ruina hace que en esta zona de la ciudad se parezca más a una guerra que a un núcleo que, a pocas cuadras, se encuentra en un verdadero proceso de rehabilitación. nuevos edificios «.

“Se supone que el Ayuntamiento tiene un plan para esta zona de crear un bulevar entre las calles Andamana y Roque Nublo, hasta llegar al cuartel, y hay nuevas construcciones de viviendas a ambos lados”, explica un residente que prefiere permanecer en el anonimato por razones de seguridad.

Agregar eso
la propuesta municipal indicaba “tomar” muchas casas de la zona, y allí señaló el origen de los daños que había sufrido esta zona.. Y esto es lo que se aseguró de que «
Cuando murieron los ancianos que vivían en estas casas, sus herederos no quisieron seguir arreglándolas y poner dinero en ellas porque se tirarían a la basura ». La verdad, dijo, es que la idea «de la que me enteré hace más de 30 años, cuando él vivía aquí», sigue siendo «un proyecto en un cajón».

“Por aquí pasa toda la basura de la ciudad”, dijeron sobre el espectáculo al que asistieron quienes se definen como “gente normal” y “sufrientes” porque se ven obligados a renunciar al silencio.

«El plan no es malo, pero no puedes esperar 50 años», explicación de un vecino que habla en nombre de otras personas que han vivido toda su vida en un área que se ha deteriorado con el tiempo y que
se sienten en medio de un laberinto de casas abandonadas a su suerte, que en el mejor de los casos están tapiadas en su día pero en muchos otros han acabado okupadas.

«Fueron ocupados por narcotraficantes, no por familias que, por cualquier circunstancia, fueron vistos en la calle».Este residente aclaró que está llamando a funcionarios municipales sobre el problema de seguridad que se está acumulando con el manejo de drogas en la zona.

«Toda la basura de la ciudad pasa por aquí», Dice que el espectáculo es ayudado impotentemente todos los días por aquellos que se refieren a sí mismos como «gente normal» que son testigos directos de «cómo el barrio está empeorando» y se identifican como «víctimas» porque se ven obligados a renunciar a tu paz de la mente.

«Entre narcotraficantes y drogadictos hay pleitos y es en cualquier momento porque el mono no espera»Dijo que describiera lo que presenciaron junto a sus casas.

Agregó que este incidente deja a los vecinos con «un
sintiendo inseguridad permanente «, porque» no puedes estar relajado»Y están« siempre alerta »porque« te están mirando y son conscientes de todo ». Por lo tanto, implica,
«Mucha gente tiene miedo de dejar su coche en la calle».

Esta meta
desorden traer a otros
más, el ingenio
tierra construido por los ocupantes ilegales de estas casas vecinas, que incluso copiaron los edificios completos. “Hay un edificio de narco al lado de las casas”, enfatizó.

Así, señala que estas personas en algunos casos “están enganchadas a la luz pero no al agua” y denuncia que
no tienen ninguna duda de reconfortarse «en una botella o botes de basura y dejarlos en medio de la calle y hasta tirarlos por la ventana». Una situación que preocupa a los vecinos por la insalubridad que genera, porque
«Tiraron muchos de estos escombros en una casa donde no hay techo y que está llena de tierra».

Aseguró que el Ayuntamiento optó por poner unos contenedores en una esquina de la calle Andamana, «porque están cansados ​​de recoger todos los días la basura que tiran directamente a la calle, con mirada de pesar».

En este contexto, los vecinos de esta parte de La Isleta han pedido al Ayuntamiento que hasta que no se complete el proyecto de dinamización de esta ciudad, «limpiarla».

Entonces, sugirieron que
«Obligar al menos a los propietarios a incendiar las viviendas desocupadas», para evitar que sean fuente de medicamentos, y que en el caso de que no se puedan encontrar, como señalan en ocasiones argumenta el Ayuntamiento, “que el Ayuntamiento los incaute de oficio y luego pase la receta a los propietarios junto con el IBI ».

También preguntan que
«Dale a las casas una manita de pintura, aunque sea de lo que dejaron las escuelas y así uno tiene una cosita más decente, porque puede hacer algo más fácil y no cuesta nada».

“El Ayuntamiento va a hacer cosas, pero no llegan”, dijeron sobre las inversiones que está haciendo el Consistorio en diferentes zonas de la ciudad y
preguntaron «si mejorar la vida de los vecinos tampoco es una inversión».

En opinión de los vecinos del distrito portuario,
«El Ayuntamiento no está haciendo nada porque no tiene interés». Y para ello aseguraron que las reuniones se realizaron tanto con el concejal de Urbanismo, Javier Doreste, como con el alcalde del distrito Isleta-Puerto-Guanarteme, Luis Zamorano, «pero
las cosas no andan».

.

Deja un comentario