Todoque conspira contra el olvido | Islas Canarias


TELDEACTUALIDAD / Telde

La lava enterró a Todoke, una ciudad cuya vida se fue extinguiendo gradualmente, resistiendo el embate de un volcán que no se rindió hasta que no pudo más. Fue un símbolo de resistencia durante cinco agonizantes días antes de que el magma reanudara su viaje hacia el mar.

Aquellos que no perdieron sus hogares han perdido sus medios de vida, ya sea un viñedo, una pequeña granja, una casa de campo, un comercio o un negocio de restauración. En muchos casos fueron ambos. Y los pocos que todavía tienen lo que tenían temen que la ropa la consuma finalmente.

Sus habitantes, más de 1200 personas, se dispersaron por toda la isla, fueron recibidos en las casas de amigos y familiares. Algunos se han mudado y nunca planean regresar. Pero otros, la mayoría, resisten y esperan hasta que él desaparezca, para reagruparse de nuevo algún día, para mantener una conexión que va más allá de lo emocional, los recuerdos, las vivencias o las imágenes que han guardado antes, incluso antes del dinero, en poco tiempo. tuvieron que dejar sus hogares.

Hay quienes esperan construir un nuevo Todoque en algún lugar algún día. Otros incluso lo reconstruyen, aunque sea parcial o simbólicamente, sobre la propia lava.

Independientemente de lo que depare el futuro y lo que permita la naturaleza, quienes vivieron en la ciudad hace poco más de dos semanas conspiraron para que la historia, su historia, la historia de toda su vida no quedara relegada al olvido.

El punto de partida
Ya han dado el primer paso creando grupos de WhatsApp en las calles y en los barrios: Camino El Pastelero, La Vinagrera, La Gata, Pampillo … para compartir información sobre la última hora de la erupción, así como la idea de que “Esta unidad no se pierde” – dice la alcaldesa de Los Llanos de Aridane Noelia García.

El alcalde dice que estos días, los residentes de Todok admitieron que «nunca hablaron tanto como ahora», en la diáspora, con vecinos que viven en la misma calle.

Apenas hubo tiempo para sobrellevar el golpe, pero algunas rutinas ayudan, como la misa dominical a las diez, que ahora se celebra en la parroquia de la vecina localidad de La Laguna. Un ritual que, además de la liturgia, sirve como terapia emocional para saber que “otras personas experimentan los mismos miedos, sufrimientos, insomnio”, y que también promueve la reunificación, explica García, psicóloga de oficio.

En este templo se conservaron imágenes rescatadas de la Iglesia de Todok unos días antes del fatídico 26 de septiembre, cuando se produjo la icónica imagen de la caída de la torre, que se difundió en canales de televisión de todo el mundo.

Alberto Hernández, cura de La Laguna y Todoca, así como de Las Manchas y Puerto Naos, admite que el momento «conmocionó a todos», no tanto por el derrumbe del edificio al que «lamentablemente estamos acostumbrados» en este volcán. erupción, sino por su ubicación, porque estaba «en el centro» de la ciudad.

También formaba parte de este centro neurálgico una plaza, un barrio de colaboración, un centro médico, una escuela o un restaurante, Altamira, donde hace unos años había una escuela en la que estudiaron varias generaciones. Todas las salas en las que, como enfatiza Hernández, “se conocieron, celebraron y vivieron momentos importantes de sus vidas” y que quedaron sepultadas bajo la lava.

«Nunca volvera a ser lo mismo»

Roberto Leal, presidente de la Asociación de Vecinos y nieto del dueño del terreno donado para la construcción de la Iglesia de San Pío X, construida en el camino del pueblo, con el sudor y el esfuerzo de su gente, dice sin rodeos: “El Volcán ha pasado a la historia. No será el mismo «.

Fue testigo de la lava devorando las casas una por una, incluidas las casas de sus padres y hermanos, así como de amigos. El tuyo acaba de ser salvado. En este momento. “A veces me acuesto por la noche y veo en mi imaginación que el volcán está devorando cosas diferentes. Me cuesta dormirme «, admite Roberto Leal, para quien lo» peor «fue la» agonía «de cinco días. en el que la lava apenas se movía. Cuando la gente tuvo esperanza, «en diez minutos se lo llevó todo».

Fueron los alcaldes de Los Llanos los que incluso dijeron: «Espero que ahora se lleven mi casa». No pudieron soportar tanta incertidumbre durante tanto tiempo.

El presidente de la Asociación de Residentes del Distrito de Todoke teme que desde el punto de vista psicológico, “lo peor está por llegar”, aunque los ancianos ya están acusados ​​de huelga. Gente que no ha parado hasta ahora y que ahora apenas ha tenido fuerzas y coraje para levantarse de la cama. Tuvo la oportunidad de hablar con los reyes cuando visitaron La Palma hace doce días. Lo que les dijo, y lo que les dice a todos los que quieran escucharlo, fue: «Ahora la lava está caliente, pero a medida que se enfría, no nos recordarán».

Robert, como mucha gente lo conoce, nunca deja de recibir mensajes y llamar a su celular. Dice que “mucha gente” le dice que quiere irse de La Palma. Su consejo es esperar, ahora están «bloqueados», y esperar ayuda y decisiones que la administración pueda someter a arbitraje.

Vivir de lava
En su caso, lo tiene claro: “Me gustaría vivir en la cima del volcán, pegarle todos los días -se golpea en la mesa mientras pronuncia estas palabras- porque nos golpea con tantas desgracias. Vulgar, a la mierda «. Más calmado, argumenta que esta es probablemente la opción más segura porque» un volcán en un volcán por lo general no existe «.

Puede parecer una locura, pero recuerde que en Cabo Verde, en la isla de Fogo, la ciudad de Cha das Caldeiras fue reconstruida a partir de lava, destruida por una erupción volcánica en 2014. Esta ciudad es el hogar de poco más de mil habitantes. Como en Todoka. La lava arrasó con unos 230 edificios.

El director de este proyecto de rehabilitación, Rafael Daranas de la empresa estatal canaria de ordenación y ordenación territorial y medioambiental (Gesplan), espera que este tipo de intervenciones conlleven «enormes dificultades técnicas y geotécnicas», pero Cabo Verde lo hizo «.

“En cuanto a La Palma, no me atrevería a dar una respuesta. Depende de las circunstancias. Habrá que valorar muy bien la situación en la que nos encontramos, «cuando las ráfagas dejen de avanzar y se enfríen, y veremos qué tan espesas se vuelven de camino al mar». , aquí se explica cómo medir los costos y los esfuerzos.

“Pero no deberíamos limitarnos a una opción”, dice Daranas, y enfatiza que en Cabo Verde trabajaron en áreas donde el río de lava petrificada tiene entre seis y ocho metros de altura y se podría construir un vivero allí. ahora se está construyendo una escuela sobre una «base sólida» y un policlínico.

El arquitecto Henry Garritano, que dejó Italia en 1993 y se instaló en Todoka hasta que la lava lo obligó a buscar otro lugar hace dos semanas, es partidario de replicar el proyecto en la medida de lo posible.

Advierte que antes de que «la bestia deje de arrojar lava», todas son propuestas abstractas, pero su idea original es inundar la tierra con coladas de lava, como se hizo con el volcán San Juan, para crear nuevas áreas agrícolas y construir casas si no. en lava, en espacios que no han sido capturados.

Garritano sugiere organizar un concurso internacional de ideas y mostrar flexibilidad en la aplicación de las reglas, ya que se trata de una situación excepcional.

La alcaldesa de Los Llanos está dispuesta a analizar esta opción con los técnicos especialistas de Gesplan, aunque desconoce la morfología de los arroyos, su espesor y altura, ni la complejidad de trabajo en este tipo de terrenos. Y un factor más indica: «¿Qué deseo tiene la gente de vivir de lava?» Por supuesto, piensa que las familias que lo han perdido todo «no se puede decir que estén protegidas porque el sentimiento de pérdida será más fuerte».

Recuerde que en la erupción del volcán San Juan de 1949, la lava arrasó la casa de sus abuelos, pero la tierra sigue siendo su familia. Y si no lo construyeron es porque no quisieron, pero pudieron.

Nuevo Todoque en otros lugares
Otra hipótesis planteada por los vecinos es la replicación de Todoque en una nueva ubicación, teniendo en cuenta la distribución y los nombres de las calles.

En este caso, el problema está en la tierra, dice el alcalde de Los Llanos. «El territorio es lo que es, es limitado». En cualquier caso, en el ámbito del urbanismo se identifican cuatro o cinco distritos donde es posible construir, si no el mismo número de viviendas destruidas, al menos algunas de ellas.

No obstante, antes de tomar cualquier decisión al respecto, se consultará a los vecinos a través de los trabajadores sociales que los visiten en este momento para comprobar sus expectativas.

“Asumimos que no los podremos cumplir, porque las familias esperan que regresen el 19 de septiembre a las nueve de la mañana – antes de la erupción volcánica – y regresen a sus pequeñas casas. En casa, con sus animales, viviendo con parientes ”, – dice el alcalde.

«Hay que analizar en detalle los sentimientos de cada familia, porque habrá alguien que tenga un pedazo de tierra y la ayuda que reciba valdrá la pena para el comienzo» de su nueva vida, mientras que otros pueden querer un apartamento en otro lugar y entregarlo. página.

Toda la vida y la nueva vida
Cada caso es un drama, ya sea para alguien que nació, creció y concibió la jubilación en Todoka, o para alguien que eligió este lugar para iniciar un nuevo proyecto de vida.

Entre los primeros hay personas como Neri, Baudilio, Roberto, que construyeron pieza a pieza sus casas en bananeras o como arrieros.

Entre estas últimas se encuentra Emanuela Arduini, quien se instaló en Todoka con su esposo Andrea y su hija Valentina con el fin de «vivir una vida más tranquila … y de repente sucedió».

Los tres trabajaban en la cafetería de una asociación de vecinos, en la que invirtieron parte de sus ahorros. Antes de llegar a La Palma, donde vivían en alquiler en la zona de Pampillo, vendieron la pastelería que tenían en Parma. La explosión del volcán la encontró a ella y a su esposo en Italia. Vinieron a su país a vender su casa.

Desde Tijarafe, donde ella y su esposo alquilaron una casa de vacaciones por un mes porque tienen un perro y ni siquiera se les ocurre dejarla abandonada, Emanuela dice que no sabe qué hacer porque está abriendo otra. El negocio «no es tan sencillo» y porque «no sabemos cuánto y cuándo nos ayudarán».

Destaca que, a diferencia de la mayoría de quienes hasta hace poco eran vecinos suyos, no tienen familiares que les puedan proporcionar vivienda. «No tenemos a nadie aquí». Sin embargo, tiene claro para él que “nuestra vida está en La Palma. No queremos volver a Italia «.

El sentimiento vive
Aunque ahora todo se ve negro, el alcalde de Los Llanos enfatiza que además de la «terapia especial» que las víctimas necesitan actualmente, todavía hay mucho «trabajo comunitario para reconstruir emocionalmente la zona». Y agrega: «Tenemos lo más importante: el sentimiento y el deseo de la gente de que este sentimiento sobreviva». “No será fácil. Tardarán años. Pero una cosa está clara para mí: el sentimiento Todoque no desaparecerá. No ahora, no en las generaciones futuras ”, predice.

El párroco Alberto Hernández coincide en que Todokeros es «una zona muy piña» y hará «todo lo posible» para que la memoria no se pierda y «vuelva a vivir en un espacio común» en «cualquier enclave, sea el que sea». …

Beatrice Leal ya anotó esto, cuyo apellido es el mismo que el de muchos en Todoca, además de Cruz, Ramos, Rodríguez, González, Acosta, Pérez, Álvarez, País, Páez y Suárez, y quien destruyó la casa de sus padres donde crecía. La sorprendió regresar a Tenerife donde trabaja como profesora.

«Todos estamos conectados. Todos sufrimos por esto. Algún día, en algún lugar, sus descendientes construirán un nuevo Todoque. ¿Cuándo se detendrá, cuándo sucederá? Deja que se detenga pronto para que podamos empezar a pensar en cómo empezar de nuevo «.

Deja un comentario