Tokio 2020 | Baloncesto: España no puede enfrentarse a Doncic y se enfrentará a Estados Unidos


Doncic sigue invicto con Eslovenia. 16 de 16. Una victoria que condena a España a un camino espinoso en los cuartos de final, donde Estados Unidos espera tras un empate celebrado poco después del partido. Un golpe para la selección, que tuvo menos acierto que el rival en los últimos minutos.

Allí, con el partido en la mano, los compañeros de Dončić (12 puntos, 14 rebotes y 9 asistencias) supieron matar el partido. Muy bien Tobey, Prepelic y Cancar en el último cuarto en el que su estrella no debería haber ganado ni un solo punto. España falló el suyo, ya que apenas sumó cinco puntos en los últimos seis minutos y medio del partido, todo del voluble Ricky cuando más se necesitaba.

Cuando se le preguntó por un millón de dólares cómo detener a Dončić, España respondió muy rápidamente, así es como el grupo trabajó en esa misión. Con Claver como capitán general, pegado al genio esloveno, y con otros dos forasteros que le ayudaron en esa tarea. La selección formó un cuadro de boxeo, con azulgrane individualmente, para intentar no recibir a Dončić. Cuando existió, ese apoyo vino de Ricky o Rudy para evitar que pensara. Para no darte libertad de movimiento. Una zanja tras otra.

El plan funcionó bien para Scariola, quien canceló, al menos en ese primer trimestre, la inspiración de los espías de los Mavericks. El conflicto se equilibró porque, en ausencia de Dončić, Eslovenia presentó sus grandes armas. Una patada exterior que mostró Cancar y que impidió que la selección hiciera más daño (19-13, min. 6).

El encuentro fue una partida de ajedrez, con táctica y sobre el tablero. No hay lugar para la alegría o la imaginación. Aburrido, pero intenso. Su segundo error lo cometió Dončić, pisoteando a Ricky en una de esas ayudas defensivas, aunque Sekulić no lo envió al banquillo. La confianza en sí mismo que pronto le costó el tercero, en la segunda acción ofensiva en la que Abrines se encargó de detener a Luka. Esta vez, sin embargo, tuvo que llegar al banco. La misión está cumplida.

Doncic canceló, era hora de ganar, pero España no. De repente se volvió cohibido y la otra unidad volvió a levantar sospechas. Los eslovenos se lanzaron con gran libertad y eso es mortal. Blažić, Murci, Prepelić … la lista de goleadores es interminable y los eslovenos crecieron, tomando la delantera por primera vez nada más empezar el segundo cuarto (24-26, min. 12).

Le costó marcar un gol ante España, que sufrió una baja tras mandar a Doncid al banquillo. Fue como si la tarea hubiera terminado, cuando llegó el momento de ganar el partido.

El regreso de Ricky y Marc revivió al equipo. No fue el mejor día en la base, demasiado inestable, pero valió la pena dominar el ataque nacional. Sus ocho puntos en ese último tramo previo al descanso, en el que España consiguió frenar a los francotiradores eslovenos (44-41, min.20).

El juego cambió en la segunda parte, ya que a la rigidez táctica se sumó una mayor intensidad en ambos equipos. España aumentó su fuerza para detener a Dončić, que no gustó al equipo esloveno. El líder necesitaba estar protegido, por lo que jugarían más duro. Los palos caían en lo que ya era una guerra total. El pobre Dončić cayó de todos los colores, aunque su mala jornada en un tiro libre alivió a España.

Se ha agregado una selección de moda al aire libre, con Rudy y Abalde muy exitosos. Así llegó un set que pareció interrumpir el partido (55-43, min. 23). Fatamorgana, porque con Dončić nunca se puede considerar un partido ganado.

Vuelta eslovena

Eslovenia reaccionó gracias a su líder, que olvidó la canasta y comenzó a mirar a los demás. Su otro gran peligro. Casi sin llamar la atención, cruzó la buena defensa de España para conseguir los puntos de sus compañeros. 22 para Cancar; 15 para Prepelić y 16 para Tobey, que fue una pesadilla en la segunda mitad. Los eslovenos volvieron al ralentí, que ya se gastaba en el último cuarto, en el que el parcial de 7: 0 les daba la primera ventaja tras un largo tiempo (82-83, min. 37).

España se le encomendó a Ricky, un disparo muy malo, que, sin embargo, fue el único apoyo ofensivo para el equipo en esos últimos minutos en los que España sufrió mucho. Nadie se atrevió a mirar la canasta, y solo el base, que anotó los únicos cinco puntos para el equipo en los últimos seis minutos, tuvo el valor de hacerlo (87-88, min. 39).

España tenía un último balón para ganar, pero el triple de Abalde, que tenía un sorprendente 4 de 6 desde el perímetro, se estrelló en la canasta y enterró las opciones de España. El equipo tenía una última oportunidad, esta vez para extorsionar en horas extras, pero no había nada que hacer. Era hora de mirar el camino difícil. Por la empinada pendiente hacia las medallas. Finales antes de tiempo para llegar el miércoles.

España se medirá a Estados Unidos en cuartos de final

Tras una primera fase aceptable, con dos buenas victorias ante Japón y Argentina, España se encontró con un hueso llamado Eslovenia. El equipo invicto de Doncic. Luchó contra ellos hasta el final, cediendo en un desastroso último minuto que lo condenó a un camino más complicado hacia las medallas.

Estados Unidos será ahora el primer rival en ese camino. Un rival en los cuartos de final de este torneo olímpico que amaneció amistoso con España y que se puso tremendamente complicado. Es hora de ganar sí o sí el próximo miércoles, a hora por confirmar, para que no te vayas a casa temprano. Para no interrumpir una serie de tres Juegos consecutivos al ingresar al podio.

Si gana el gigante, con estrellas como Kevin Durant, Damian Lillard o Devin Booker, España tendrá que enfrentarse a un ganador Australia-Argentina. Otra gran prueba en las semifinales.

En otros partidos, Francia se medirá a Italia y pasará por la segunda parte de la tabla, que también incluirá a Eslovenia y Alemania, el último de los cuartos de final.

.

Deja un comentario